Al Arabiya News fue multado con 120.000 libras (170.000 dólares) por violar la privacidad de un superviviente de torturas en Bahrein

25 de enero de 2018 – La emisora saudí Al Arabiya ha sido multada con 120.000 libras esterlinas (171.556 dólares) por Ofcom, un organismo británico regulador de las comunicaciones, por infringir la privacidad del líder político bahreiní encarcelado y superviviente de la tortura Hassan Mushaima. La sanción es consecuencia de la decisión del organismo regulador, de abril de 2017, de que Al Arabiya se enfrentara a sanciones por emitir un testimonio grabado que fue extraído en detención bajo amenaza de tortura. En su programación, Al Arabiya nunca presentó el hecho de que Mushaima mantiene su inocencia, ni que su tortura esté bien documentada. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) y el Instituto de Bahrein para los Derechos y la Democracia (BIRD) celebran la decisión de Ofcom e instan a Al Arabiya a eliminar inmediatamente el contenido difamatorio en línea y a emitir una disculpa inmediata a Mashiama y su familia.

Para leer la decisión de Ofcom de abril de 2017, haga clic aquí; para el anuncio de la sanción, haga clic aquí.

Hassan Mushaima, un líder de la oposición política, es uno de los 13 de Bahrein, un grupo de defensores de los derechos humanos, activistas y líderes religiosos que fueron arrestados, torturados y condenados a penas de prisión arbitraria por su participación en las protestas pro-democracia de 2011. La tortura de Mushaima ha sido documentada por la Comisión Independiente de Investigación de Bahrein (BICI) y por el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura. Durante el juicio de Mushaima, no se le permitió testificar, ni a su abogado hablar en su defensa. Un tribunal militar lo condenó a cadena perpetua por cargos derivados de sus llamamientos a establecer una república en Bahrein. Mushaima cumple actualmente su condena en la prisión de Jau en Bahrein, donde las autoridades lo han sometido a nuevos abusos, como la privación arbitraria de la atención médica.

El 27 de febrero de 2016, la cadena de televisión de propiedad saudí Al Arabiya emitió un programa sobre los acontecimientos de la Primavera Árabe de 2011 en Bahrein titulado Box de febrero. En él, Al Arabiya emitió imágenes de Mushaima hablando ante la cámara. Mushaima afirma que Al Arabiya presentó erróneamente imágenes de él dando una confesión forzada como testimonio voluntario. La “entrevista” transmitida por la cadena, dice, fue grabada en mayo-junio de 2011, cuando estaba bajo custodia policial y sujeto a constantes abusos, torturas y amenazas.

Ali Mushaima, el hijo del denunciante, dijo: “No hay nada más doloroso para mí que conocer la tortura que mi padre sufrió en su encarcelamiento. El deplorable programa de Al Arabiya muestra a mi padre en su momento más vulnerable y aflige profundamente a toda nuestra familia. Al Arabiya se ha apartado de la ética periodística y se ha permitido ser una herramienta de propaganda para pulir la imagen de los torturadores, mientras empaña la imagen de los activistas”.

Mushaima, que estaba angustiado por el programa, se quejó a Ofcom, afirmando que el programa presentaba su caso injustamente y constituía una violación injustificada de su privacidad. Le dijo a su hijo, Ali, por teléfono: “Es un acto totalmente político, ver a los medios intimidar a una víctima de tortura que no puede defenderse.” Además de presentar falsamente el testimonio prestado bajo coacción como una entrevista consensuada, Mushaima afirmó que Al Arabiya no había transmitido ninguna información que cuestionara la narrativa presentada por el Gobierno de Bahrein, incluidas las conclusiones de 2011 de la BICI y los dictámenes de los órganos de derechos humanos de las Naciones Unidas. La cadena tampoco le dio ninguna oportunidad de responder al programa y sus alegaciones.

Después de investigar la denuncia, Ofcom encontró que Al Arabiya había representado injustamente a Mushaima; no le dio la oportunidad de responder a las acusaciones de irregularidades y violó su legítima expectativa de privacidad. Además, Ofcom determinó que el programa incluía imágenes que podían “afectar material y adversamente a la percepción que los espectadores tenían de [Mushaima] y que la emisora no aclaró qué medidas había adoptado para asegurarse de que los hechos materiales no se habían presentado, omitido o desatendido de manera injusta para el Sr. Mushaima [sic]”. Ofcom prosiguió señalando que, “Dado el alto perfil y la naturaleza bien publicitada de estos acontecimientos, en opinión de Ofcom, Al Arabiya News era consciente, o debería haber sido consciente, al menos en la fecha de la emisión (27 de febrero de 2016), de que las declaraciones que estaba haciendo el Sr. Mushaima [sic] en las secuencias filmadas a principios de 2012 podrían no haber representado con exactitud o equidad su relato de los hechos”. Como resultado, Ofcom concluyó que la presentación -y específicamente la omisión de las conclusiones del BICI de que Mushaima había sido torturado- era efectivamente injusta.

Sayed Ahmed Alwadaei, Director de Promoción de la BIRD, dijo: “La decisión de Ofcom envía un claro mensaje de que Arabia Saudita y Bahrein no pueden usar sus medios de comunicación estatales para difundir información errónea y noticias falsas sin consecuencias. Después de delitos tan atroces como la tortura, los juicios farsa y una injusta condena a cadena perpetua, Hassan Mushaima sigue sufriendo abusos perpetrados por las autoridades de Bahrein. Recientemente, incluso se le ha negado el acceso a la medicación apropiada. Cada segundo él que pasa en la cárcel es otra marca negra en el legado de tortura del Gobierno de Bahrein”.

La multa de 120.000 libras esterlinas de hoy es consecuencia de la publicación de una declaración de Amnistía Internacional en la que se destaca el hecho de que a Mushaima se le ha negado el tratamiento médico adecuado, incluida la medicación apropiada para su diabetes, durante el tiempo que ha estado detenido.

Además de la multa, Ofcom también sostuvo que se debía ordenar a Al Arabiya que se abstuviera de emitir de nuevo el material que se había encontrado en infracción. Sin embargo, a pesar de ello, el canal ha seguido transmitiendo el documental infractor en su canal de YouTube.

Husain Abdulla, Director Ejecutivo de la BADDH y representante de Mushaima en la denuncia, declaró: “Mientras que cada día se tortura a más prisioneros de conciencia en las cárceles de Bahrein, Al-Arabiya -un portavoz del Gobierno saudí- ha sido libre de reforzar una falsa narrativa que conjuga el activismo legítimo a favor de la democracia con el terrorismo. Hasta ahora. Acogemos con satisfacción el buen juicio de Ofcom en este caso, así como su firme sanción. Al Arabiya debe retirar inmediatamente el video de todas las plataformas y tomar medidas para garantizar que esto no vuelva a suceder.”

ADHRB y BIRD se sienten alentados por la sanción de hoy contra Al Arabiya, pero instan a Ofcom a hacer cumplir su decisión de que la red se abstenga de difundir el material en cualquier otra forma, incluso a través de su canal de YouTube. Hacemos un llamamiento a Al Arabiya para que retire inmediatamente este material y garantice que sus futuras emisiones no perpetúen aún más los abusos sufridos por prisioneros de conciencia como Hassan Mushaima.