Arabia Saudita sentencia a Mohammed al-Otaibi y Abdullah al-Attawi

29 de enero de 2018 – La semana pasada, el Tribunal Penal Especializado de Arabia Saudita condenó a dos destacados defensores de los derechos humanos, Mohammed Abdullah al-Otaibi y Abdullah al-Attawi, a 14 y 7 años de prisión respectivamente. El SCC los declaró culpables de varios delitos falsos relacionados con la libertad de expresión y la libertad de asociación, entre ellos “participar en la creación de una organización y anunciarla antes de obtener autorización”, “dividir la unidad nacional” y “publicar información sobre sus interrogatorios”. La ONG Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) condena dicha sentencia y pide a Arabia Saudita que libere inmediatamente a al-Otaibi y al-Attawi y retire todos los cargos contra ellos.

Mohammed al-Otaibi y Abdullah al-Attawi son dos de los cuatro fundadores, junto con Abdullah Badrani y Mohammed ‘Ayedh al-Otaibi, de la Unión de Derechos Humanos. La Unión para los Derechos Humanos fue una organización de derechos humanos de corta duración que se estableció en abril de 2013 pero que nunca recibió una licencia del gobierno para operar. Después de establecer la organización, al-Otaibi y al-Attawi fueron citados repetidamente para ser interrogados por el fiscal sobre su labor de derechos humanos, en particular las declaraciones que publicaron y las entrevistas que concedieron. Los funcionarios también presentaron varios cargos contra al-Otaibi relacionados con su labor en materia de derechos humanos, incluso en virtud del artículo 6 de la Ley sobre el delito cibernético, que tipifica como delito “producir, preparar, transmitir o almacenar material que atente contra el orden público, los valores religiosos, la moral pública y la vida privada, a través de la red de información o las computadoras”.

En diciembre de 2016, la fiscalía pública remitió el caso de al-Otaibi al Tribunal Penal Especializado de Riad, el sistema de tribunales de seguridad nacional del reino establecido para juzgar casos de terrorismo, pero que ha sido utilizado para procesar a activistas pacíficos. A finales de marzo de 2017, después de que se levantara la prohibición de viajar por un caso anterior, al-Otaibi huyó a Qatar para escapar del enjuiciamiento, de camino a intentar solicitar asilo político en Noruega. En mayo de 2017, en violación de varias disposiciones legales contra la devolución -la devolución forzosa de solicitantes de asilo o refugiados a un país en el que pueden ser perseguidos- Qatar extraditó a al-Otaibi a Arabia Saudita. Desde su regreso forzoso a Arabia Saudita, al-Otaibi ha permanecido bajo custodia.

Husain Abdulla, Director Ejecutivo de la ADHRB: “La condena de Mohammed al-Otaibi y Abdullah al-Attawi a largas penas de prisión por cargos relacionados con la libertad de expresión y la libertad de asociación demuestra el compromiso continuo de Arabia Saudí de suprimir completamente todas las formas de sociedad civil independiente y encarcelar a todos los defensores y activistas de los derechos humanos en un esfuerzo por silenciar toda disidencia. Sus sentencias contradicen las normas y estándares internacionales de derechos humanos. La comunidad internacional debe dejar claro a Arabia Saudita, tanto en público como en privado, que Mohammed al-Otaibi y Abdullah al-Attawi deben ser puestos en libertad y que deben retirarse todos los cargos que se les imputan”.

Arabia Saudita ha utilizado durante mucho tiempo la legislación restrictiva para cerrar organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos y enjuiciar a activistas y defensores de los derechos humanos, incluida la Ley sobre el delito cibernético, las Leyes antiterroristas de 2013 y 2017 y la Ley de asociaciones. La Arabia Saudita debe reformar esas leyes y ajustarlas a las normas internacionales y levantar las restricciones a la libertad de expresión y a la libertad de reunión y asociación. La ADHRB pide a Arabia Saudita que libere inmediata e incondicionalmente a Mohammed al-Otaibi y Abdullah al-Attawi y a todos los demás prisioneros de conciencia que han sido condenados injustamente por su activismo.