Bahrein aplaza el juicio por conspiración de Qatar contra el jeque Ali Salman y otros miembros de Al Wefaq

El 25 de enero de 2018, el Fiscal General de Bahrein, Osama Al Ufi, anunció que el Tribunal Penal Superior volvía a aplazar el juicio del jeque Ali Salman, el jeque Hassan Ali Juma Sultan y Ali Mehdi Ali Al Aswad por acusaciones relacionadas con “intercambiar información de inteligencia con Qatar” para socavar la monarquía de Al Khalifa en 2011. La próxima audiencia está fijada para el 19 de febrero de 2018, supuestamente para que la Fiscalía tenga tiempo de “proporcionar la grabación original de la conversación telefónica entre el primer sospechoso Ali Salman y [el ex primer ministro de Qatar] Hamad bin Jassim [bin Jaber bin Mohammed bin Thani Al Thani]”, cuya copia televisada se presentó durante la sesión del 25 de enero. El juicio ha sido aplazado en repetidas ocasiones desde que comenzó en noviembre de 2018.

En la actualidad, sólo el Jeque Salman está detenido, cumpliendo una pena de prisión independiente basada únicamente en los discursos políticos que pronunció en su calidad de líder del grupo de oposición Al Wefaq, ahora disuelto por la fuerza. Los otros dos acusados -el jeque Sultán, antiguo miembro electo del Consejo de Representantes, y Al Aswad- también son miembros de Al Wefaq, pero no están actualmente bajo custodia del Gobierno. En particular, el jeque Sultán fue difamado públicamente en los medios de comunicación progubernamentales por acusaciones similares en junio de 2017; al mismo tiempo, las autoridades de Bahrein -incluidos los funcionarios de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA)- detuvieron y torturaron repetidamente a su hijo, Mohamed Hasan Ali Mohamed Juma Sultan, en un intento de coaccionarlo para que se convirtiera en informante para ayudarles a tomar como objetivo al jeque Sultán y a otras figuras políticas. El Gobierno privó arbitrariamente a Sheikh Sultan de su ciudadanía en 2015, y ya no está en el país.

Aunque las acusaciones se remontan a 2011, las autoridades sólo presentaron cargos después de que Bahrein se uniera a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto en una disputa diplomática con Qatar a partir de junio de 2017. Los cargos en sí parecen corresponder en gran medida a comunicaciones bien documentadas entre los dirigentes de Al Wefaq y el Gobierno qatarí, que intentaba abiertamente mediar en la crisis política de Bahrein, según informó la Comisión Independiente de Investigación de Bahrein (BICI) ya en noviembre de 2011. Fuentes de la oposición alegan que las autoridades de Bahrein han adulterado y manipulado de otra forma las comunicaciones para crear falsos indicios de irregularidades, y que las fuerzas del Ministerio del Interior han incautado documentos pertinentes que el jeque Salman tenía la intención de enviar desde la prisión a sus abogados.

Contrariamente a las nuevas acusaciones del Gobierno de Bahrein, las pruebas sugieren que el Gobierno de Qatar prestó apoyo simultáneamente a la represión definitiva del movimiento en pro de la democracia cuando parecía improbable que la mediación tuviera éxito, contribuyendo con tropas al despliegue de la Fuerza del Escudo de la Península (PSF) e incluso, según se informa, abusando de los manifestantes que huían y extraditándolos, según el Centro de Derechos Humanos de Bahrein (BCHR). Sin embargo, desde que estalló el conflicto político en junio de 2017 en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), las autoridades de Bahrein han tipificado como delito muchas formas de comunicación y expresión relacionadas con Qatar, llegando incluso a procesar a un abogado por haber discutido supuestamente una impugnación legal contra el boicot contra Qatar.

Los nuevos cargos contra el jeque Salman y otros dirigentes políticos también se producen tras un ataque más amplio contra la oposición de Bahrein antes de las elecciones de 2018 para el Consejo de Representantes. El 17 de julio de 2016, un tribunal confirmó la orden del Ministerio de Justicia de Bahrein de cerrar Al-Wefaq, después de que las autoridades se hubiesen incautado de los bienes del grupo, hubiesen bloqueado su sitio web y cerrado su sede. El Gobierno ha adoptado medidas similares contra casi todos los grupos de oposición, incluido Wa’ad, la mayor sociedad laica de izquierdas, que se disolvió en 2017. Una condena en este nuevo caso aseguraría que el Jeque Salman, el líder del mayor bloque político de Bahrein, siga encarcelado arbitrariamente durante la próxima temporada electoral.

Sam Jones, investigadora de ADHRB.