Declaración escrita del Consejo de Derechos Humanos: 2017 – Un nuevo varapalo para los derechos humanos en Bahrein

Con ocasión del 37º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos presentó una declaración escrita al Consejo sobre el grave deterioro de la situación de los derechos humanos en Bahrein durante el año anterior.

2017: Un nuevo punto bajo para los derechos humanos en Bahrein

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) aprovecha esta oportunidad en el 37º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para plantear una grave preocupación por el deterioro de los derechos humanos en Bahrein. El año pasado se han producido algunos de los peores abusos de los derechos humanos del reino en décadas. Desde principios de 2017, activistas y defensores de los derechos humanos han sido torturados y encarcelados arbitrariamente; la policía ha matado a manifestantes pacíficos en violentas redadas; el espacio político ha sido prácticamente cerrado; y los autores de tales violaciones han gozado de impunidad por sus delitos.

Defensores de los derechos humanos y activistas políticos encarcelados

El Gobierno de Bahrein siguió deteniendo, torturando y negando arbitrariamente atención médica a los defensores de los derechos humanos y activistas políticos de Bahrein en 2017. En julio, un tribunal condenó al destacado defensor de los derechos humanos Nabeel Rajab a dos años de prisión por “publicar y difundir rumores y noticias falsas” en relación con entrevistas en los medios de comunicación. En otro caso, Rajab se enfrenta a nuevos cargos por “difundir rumores falsos en tiempo de guerra”, “insultar a las autoridades públicas” e “insultar a un país extranjero”. Estos cargos se derivan de los comentarios publicados en su cuenta de Twitter en los que se destacan las denuncias de tortura en las cárceles de Bahrein y se critica el papel de Bahrein en la operación militar dirigida por la Arabia Saudita en Yemen. Si Rajab es condenado, se enfrenta a hasta 15 años adicionales de prisión.

Durante toda su detención, Rajab ha estado expuesto a un trato duro y a condiciones de vida inhumanas, incluida la reclusión en régimen de aislamiento prolongado. Rajab informó que su celda estaba sucia y llena de insectos. Como resultado, la salud de Rajab sufrió un deterioro significativo, lo que llevó a repetidas hospitalizaciones. Los guardias también lo han sometido a un trato degradante, que incluye el afeitado forzoso del cabello, la incursión arbitraria en su celda por la noche y la confiscación de sus objetos personales.

Otro activista de Bahrein, Ebtisam al-Saegh, también fue acosado, detenido y torturado repetidamente en 2017. De enero a abril, y en particular después de su participación en el 34º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, al-Saegh fue interrogado repetidamente; fue objeto de una campaña de difamación respaldada por el Estado; se le prohibió viajar; y se le amenazó con ataques a su familia. Luego, en mayo, al-Saegh fue convocada para ser interrogada por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y fue torturada física, psicológica y sexualmente. Las autoridades amenazaron con seguir atacando a al-Saegh y a su familia si no cesaba sus actividades de derechos humanos. A principios de julio, el Gobierno detuvo a al-Saegh y más tarde la acusó de cargos de “terrorismo” sin fundamento junto con otros dos activistas.  Aunque fue liberada en octubre, sus cargos siguen activos.

Muchos presos de conciencia que ya estaban encarcelados también vieron cómo se deterioraban sus normas de detención en 2017. Por ejemplo, el Dr. Abduljalil al-Singace -un académico bahreiní, bloguero y activista de los derechos humanos encarcelado desde 2011- sufre una serie de problemas de salud graves y constantes que no han sido tratados adecuadamente durante su encarcelamiento, incluido el síndrome pospoliomielitis que le ha dejado parcialmente paralizado en ambas piernas. Al Dr. al-Singace también se le ha diagnosticado anemia falciforme, hipertensión arterial y problemas de salud relacionados con el oído interno, incluyendo infecciones y vértigo. Sin embargo, las autoridades han negado sistemáticamente al Dr. al-Singace el tratamiento médico regular que necesita para hacer frente a estas dolencias, así como la cirugía que requiere como resultado de la tortura a la que fue sometido durante su detención inicial.

Del mismo modo, el activista Hassan Mushaima, que fue encarcelado junto con el Dr. al-Singace durante las secuelas de las protestas de 2011, es un superviviente de un linfoma y está bajo las órdenes de los médicos para recibir exámenes regulares de cáncer. Sin embargo, las autoridades de la prisión le han impedido asistir a ninguna de sus citas de detección desde septiembre de 2016.

Fuerza excesiva y matanza extrajudicial

El año pasado fue también uno de los más sangrientos de Bahrein en decenios, ya que las autoridades cometieron por lo menos 9 ejecuciones extrajudiciales. El 15 de enero, el Gobierno puso fin a una moratoria de facto de la pena de muerte al ejecutar a tres detenidos tras un juicio injusto plagado de violaciones de las garantías procesales, incluidas la tortura y las confesiones forzadas. Ese mismo mes, personal de seguridad enmascarado, que se cree que es miembro de la NSA, atacó una sentada pacífica en la aldea de Diraz, disparando munición real a la multitud y matando a Mustafa Hamdan, de 18 años de edad. La sentada se dispersó permanentemente el 23 de mayo cuando las fuerzas de seguridad volvieron a atacar Diraz, esta vez arrestando a cientos de personas y matando a cinco, incluido el hermano mayor de Hamdan.

Cierre del espacio civil y político

El Gobierno de Bahrein impuso nuevas restricciones a las libertades políticas en 2017, cerrando prácticamente el espacio para la oposición formal antes de las elecciones parlamentarias de 2018. En marzo, el Ministerio de Justicia procedió a disolver Wa’ad, el último grupo importante de oposición que seguía operando en Bahrein, citando alegaciones infundadas de “incitación a actos de terrorismo y promoción del derrocamiento violento y por la fuerza” del Gobierno después de que el grupo emitiera una declaración sobre la “crisis política constitucional” del reino. La disolución del grupo fue confirmada en octubre, lo que marcó la eliminación casi total de la disidencia política formal en Bahrein.

El Gobierno también ha utilizado la prohibición de viajar en represalia y la detención arbitraria para impedir que los agentes independientes de la sociedad civil de Bahrein salgan del país para hacer participar a la comunidad internacional, incluidos los mecanismos de las Naciones Unidas. Antes del tercer período de sesiones del Examen Periódico Universal de Bahrein, celebrado en mayo, el Gobierno impuso prohibiciones de viaje a por lo menos 32 agentes de la sociedad civil, por ejemplo. En consecuencia, solo tres activistas independientes de Bahrein pudieron asistir al período de sesiones, en contraste con al menos 47 durante el segundo ciclo en 2012. El año pasado se impidió a Nedal al-Salman, uno de los principales miembros del Centro de Derechos Humanos de Bahrein (BCHR), salir de Bahrein en más de cinco ocasiones. Las autoridades no le dieron una razón para ninguna de las prohibiciones, lo que finalmente le impidió asistir a las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y del Foro de ONG sobre Derechos Humanos de la Unión Europea.

Impunidad para los autores

El Gobierno ha fracasado por completo a la hora de responsabilizar a los funcionarios por violaciones sistemáticas de los derechos humanos como la tortura y la detención arbitraria, y este fracaso ha continuado en 2017. Los órganos de derechos humanos y de supervisión de Bahrein, entre los que destacan el Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior, la Unidad de Investigaciones Especiales de la Fiscalía, la Comisión de Derechos de los Prisioneros y Detenidos y la Institución Nacional de Derechos Humanos, siguen estando estrechamente vinculados al Gobierno y son incapaces o no están dispuestos a abordar adecuadamente los casos que se les presentan. A pesar de las reiteradas comunicaciones y quejas de organizaciones independientes de derechos humanos y de los procedimientos especiales de la ONU, estos órganos de supervisión no han cumplido sus mandatos y, en ocasiones, han trabajado para ocultar las violaciones de derechos que deben investigar. Sólo se ha procesado y condenado a un pequeño número de funcionarios de bajo nivel, y la mayoría de las sentencias no reflejan la gravedad de los delitos. Mientras tanto, las fuerzas de seguridad siguen cometiendo sistemáticamente abusos e incluso tomando represalias contra los denunciantes que han recurrido a los mecanismos de rendición de cuentas.

La impunidad por los delitos contra periodistas y defensores de los derechos humanos, en particular, sigue siendo rampante. En junio de 2017, el Ministerio de Asuntos de Información de Bahrein suspendió indefinidamente Al-Wasat, el único periódico independiente de Bahrein. Karim Fakhrawi, cofundador de Al-Wasat, fue torturado hasta la muerte por la Agencia Nacional de Seguridad de Bahrein en 2011, y aunque el Gobierno investigó el caso en medio de la presión pública, los funcionarios responsables no fueron acusados de torturas que causaron la muerte, que pueden resultar en hasta una vida en prisión. En su lugar, los funcionarios fueron finalmente condenados a sólo tres años de prisión. En 2012, el periodista independiente Ahmed Ismael Hassan al-Samadi murió después de recibir un disparo mientras filmaba una protesta en la aldea de Salmabad. Tras la muerte de Hassan, la ONU pidió que se investigara su asesinato, pero el estado de la investigación judicial del caso se considera aún sin resolver.

Los miembros de la familia real son especialmente inmunes a la investigación y al enjuiciamiento. Han surgido pruebas creíbles de que el Jeque Nasser bin Hamad Al Khalifa -hijo del rey y alto dirigente militar- supervisó la detención arbitraria y la tortura durante la supresión de las protestas pro democracia de 2011, por ejemplo. El jeque Nasser hizo comentarios públicos indicando su intención de llevar a cabo represalias contra los activistas, y dos líderes de la oposición encarcelados han informado de que él personalmente los torturó. En 2014, el Tribunal Superior de Londres llegó incluso a dictaminar la anulación de su inmunidad real después de que un refugiado bahreiní con el nombre de “FF” presentara una demanda contra él en el Reino Unido. No obstante, el Gobierno de Bahrein nunca ha investigado al jeque Nasser y sigue impugnando las acusaciones.

Recomendaciones

A finales de 2017, la situación de los derechos humanos en Bahrein alcanzó otro nuevo mínimo. El Gobierno ha intensificado sus esfuerzos para cerrar todo espacio civil y político independiente, y las autoridades siguen abusando impunemente de los activistas, los defensores de los derechos humanos y los periodistas. Por lo tanto, instamos a la comunidad internacional a que haga un llamamiento al Gobierno de Bahrein:

  • Adherirse a sus compromisos internacionales de defender las libertades fundamentales y los derechos humanos básicos;
  • Poner en libertad a todos los presos de conciencia que se enfrentan a cargos derivados de la libre expresión pacífica o del activismo en pro de los derechos humanos, incluidos Nabeel Rajab, Ebtisam al-Saegh, el Dr. Abduljalil al-Singace y Hassan Mushaima;
  • Garantizar en todas las circunstancias la libertad de circulación de los defensores de los derechos humanos mediante la abolición de la práctica de dictar prohibiciones de viaje en represalia;
  • Permitir que los grupos de oposición política operen libremente, incluso restableciendo la condición de sociedades disueltas arbitrariamente como Wa’ad;
  • Y hacer que todos los funcionarios rindan cuentas por los abusos, incluyendo la tortura y la detención arbitraria.