El respeto a los derechos humanos en Emiratos Árabes Unidos es examinado durante el EPU de las Naciones Unidas

22 de enero de 2018 – Hoy, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) ha llevado a cabo el tercer ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) de los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Docenas de estados emitieron recomendaciones al Gobierno de los Emiratos, instando a reformas de derechos humanos en una variedad de áreas temáticas que van desde la libertad de expresión y la pena capital hasta los derechos laborales de los migrantes y la trata de personas. La organización Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) acoge con agrado todas las recomendaciones productivas que abordan cuestiones fundamentales de derechos humanos y pide al Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos que acepte sin reservas las recomendaciones y trabaje activamente para su aplicación.

A través del proceso del EPU, todos los Estados miembros de las Naciones Unidas se someten a un examen cíclico de su historial de derechos humanos en el que otros Estados ofrecen recomendaciones al Gobierno examinado. Este es el tercer ciclo del EPU de los EAU, y su última revisión se realizó en enero de 2013.

Durante su segundo examen, los Emiratos Árabes Unidos recibieron 180 recomendaciones de 86 estados, de las cuales el Gobierno aceptó 107. Sin embargo, en los cinco años transcurridos desde su segundo ciclo de examen, los EAU no han aplicado plenamente muchas de las recomendaciones fundamentales. La evaluación de la ADHRB -presentada a las Naciones Unidas para su consideración antes del examen de hoy- concluyó que el Gobierno de los Emiratos no había aplicado la gran mayoría de las recomendaciones relativas a los tratados internacionales y los mecanismos de derechos humanos; los derechos de libre expresión, asociación y reunión; y las reformas de la justicia penal. Por el contrario, continúa imponiendo severas restricciones a la actividad política, al trabajo de derechos humanos y al espacio independiente de la sociedad civil. Además, las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos someten regularmente a quienes violan estas restricciones a tortura, desaparición forzada, detención arbitraria y procedimientos de juicio injustos, contraviniendo así otras recomendaciones del segundo ciclo del EPU relativas al cumplimiento de los tratados y a las prácticas policiales justas.

Ahora, durante el tercer ciclo del EPU de los Emiratos Árabes Unidos, casi 100 Estados ofrecieron conjuntamente docenas de nuevas recomendaciones, muchas de las cuales reiteraban o ampliaban propuestas de reforma anteriores que no se habían aplicado. Entre otras cuestiones, los Estados pidieron al Gobierno de los EAU que despenalizara la libertad de expresión y de opinión; pusiera fin al acoso judicial de los defensores de los derechos humanos y otros agentes de la sociedad civil; pusiera fin al uso de la tortura y la pena capital; garantizara los derechos de las mujeres y los niños; protegiera los derechos de los trabajadores; luchara contra la trata de personas; ratificara los tratados internacionales básicos como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; creara una institución nacional de derechos humanos de conformidad con los Principios de París; y cursara invitaciones permanentes a los procedimientos especiales de las Naciones Unidas.

Varios estados, como el Reino Unido, precedieron la sesión con preguntas avanzadas, instando al Gobierno de los Emiratos a proporcionar información detallada sobre el uso de la pena capital; las medidas adoptadas para proteger el derecho al debido proceso y a un juicio justo; los programas para poner fin a la trata de personas; y las acciones para promover la libre expresión. Bélgica y Suecia solicitaron específicamente que los Emiratos Árabes Unidos respondieran por sus continuos ataques a los defensores de los derechos humanos, preguntando “cómo garantizará el Gobierno que [los defensores de los derechos humanos] puedan ejercer su labor legítima en un entorno seguro, libre de intimidación o acoso” y “qué medidas está adoptando para garantizar que las personas puedan defender y promover los derechos humanos sin correr el riesgo de ser acosadas, intimidadas, represalias, amenazadas, arrestadas o detenidas”, respectivamente. En otras preguntas avanzadas se solicitaban detalles sobre las medidas para combatir la trata de personas, proteger los derechos de los trabajadores y eliminar la discriminación por motivos de género.

Durante el período de sesiones, diversos estados emitieron entonces recomendaciones oficiales en las que se hacía hincapié en esferas temáticas similares. Países como Alemania, Austria, el Canadá, Eslovenia, los Estados Unidos (EE.UU.), Estonia, Italia, México, Noruega, los Países Bajos y Suecia instaron oficialmente a los Emiratos Árabes Unidos a que levantaran las restricciones a la libertad de expresión, en particular mediante reformas de las leyes contra el terrorismo y el delito cibernético. Australia, la República Checa, Ghana, Hungría y Estados Unidos recomendaron igualmente que los Emiratos Árabes Unidos garantizaran el derecho a un juicio justo a todos los detenidos, y a muchos de estos países se sumaron Alemania, Bélgica, Estonia, Francia, Italia y Letonia -entre otros- para pedir que se pusiera fin a las represalias contra los defensores y defensoras de los derechos humanos. Chile propuso específicamente que los Emiratos Árabes Unidos crearan un registro central de todos los detenidos para ayudar a prevenir las desapariciones forzadas y permitir a las familias determinar la situación de sus seres queridos. Una gran proporción de los Estados que recomendaron la creación de este registro pidieron además al Gobierno de los Emiratos que limitara o aboliera el uso de la pena capital y que ampliara su cooperación con la ONU mediante la ratificación de tratados como el PIDCP y la emisión de invitaciones permanentes a todos los procedimientos especiales de la ONU. También se instó a los Emiratos Árabes Unidos a combatir la discriminación por motivos de género y la trata de personas, y a adoptar nuevas medidas para proteger los derechos de los trabajadores, incluidos los migrantes.

“Es bueno ver que los Emiratos Árabes Unidos son objeto de examen por su consolidación de un régimen autoritario y su supresión de la disidencia pacífica”, dijo Husain Abdulla, Director Ejecutivo de la ADHRB. “Con los EAU presentándose como un líder regional e incluso mundial mientras encarcelan a defensores de los derechos humanos como Ahmed Mansoor, la comunidad internacional ha utilizado adecuadamente el proceso del EPU para hacer responsables a las autoridades de los Emiratos de su continua violación de los derechos básicos, y para mostrarles el camino hacia una gobernanza responsable. Hacemos un llamamiento a los Emiratos Árabes Unidos para que tomen en serio estas recomendaciones constructivas, y para que las Naciones Unidas se aseguren de que el Gobierno de los Emiratos cumpla con sus obligaciones”.

Aunque varios estados no ofrecieron recomendaciones incisivas y críticas, la ADHRB acoge con satisfacción la participación de aquellos estados que trataron de utilizar sus recomendaciones para poner de relieve las violaciones significativas y persistentes de los derechos humanos. Hacemos un llamamiento al Gobierno de los Emiratos para que aplique dichas recomendaciones con vistas a instituir reformas que garanticen todos los derechos humanos fundamentales.