El poder del fútbol en el CCG

Para los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo, el fútbol es más que un deporte, es una forma de ganar poder que no se puede obtener a través de la política o la diplomacia. Países como Qatar y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) utilizan el fútbol para crear una imagen global positiva y asegurar su influencia en todo el mundo. Gracias a los grandes acuerdos de patrocinio, los derechos de denominación de los estadios y la propiedad de los equipos, los Estados del CCG han podido difundir el poder blando y la influencia, y al mismo tiempo encubrir los abusos de los derechos humanos.

Fly Emirates’ se ha hecho infame en el fútbol como el patrocinador de camisetas más común en las ligas europeas. La aerolínea con sede en Dubai es la que más gastó en patrocinios de camisetas en la temporada 2017/2018 y es una de las cinco empresas, de un total de 212, que patrocinan camisetas en más de una liga. Actualmente Fly Emirates tiene acuerdos de patrocinio con el Arsenal de Inglaterra (44,24 millones de dólares), el Real Madrid de España (33,75 millones de dólares), el Hamburgo de Alemania (9,37 millones de dólares), el AC Milan de Italia (21,25 millones de dólares), el París Saint-Germain de Francia (31,25 millones de dólares), el Cosmos de Nueva York de EE.UU. (3,12 millones de dólares) y el SL Benfica de Portugal (10 millones de dólares), con un coste total de 152,98 millones de dólares. Emirates también renovó su contrato con el Real Madrid hasta 2021/2022 por un récord de 87,49 millones de dólares. Etihad, otra aerolínea de los Emiratos Árabes Unidos, se clasificó en quinto lugar en cuanto a gastos de patrocinio de camisetas en la temporada 2017/2018 – gastando 48,87 millones de dólares para patrocinar al Manchester City. Además de los patrocinios de camisetas, Emirates y Etihad también tienen los derechos de denominación de los dos estadios de fútbol más caros de Europa que son sede del Arsenal y el Manchester City.

El Manchester City, un equipo de fútbol británico de alto nivel, es propiedad de los Emiratos Árabes Unidos desde 2008. Desde entonces, los Emiratos Árabes Unidos han ampliado su franquicia “City Football” a otros dos continentes, adquiriendo lo que ahora se denomina Melbourne City FC de Australia y New York City FC de los Estados Unidos. Qatar también es un gran jugador en lo que respecta a la propiedad de equipos de fútbol. Han sido dueños del equipo español, Malaga CF, desde 2010 y del equipo francés, Paris Saint-Germain, desde 2011, cuando fue comprado por Qatar Sports Investment. El año pasado, Qatar también gastó un récord de 263 millones de dólares para que la estrella de fútbol brasileña Neymar dejara el Barcelona y jugara en el Paris Saint-Germain.

Lamentablemente, el papel del CCG en el fútbol eclipsa su papel en los abusos de los derechos humanos. Apenas el año pasado, los Emiratos Árabes Unidos acogieron la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, un torneo entre los clubes campeones de cada una de las seis confederaciones continentales. Los Emiratos Árabes Unidos también fueron el destino de vacaciones de verano elegido por 17 jugadores de fútbol diferentes. Ese mismo año, los Emiratos Árabes Unidos encarcelaron a Tayseer al-Najjar, un periodista jordano acusado de “insultar los símbolos del Estado” en los mensajes de Facebook en los que criticaba a Israel, Egipto y los países del Golfo, arrestaron a Ahmed Mansoor, uno de los últimos defensores de los derechos humanos que se expresaba libremente en el país, y desempeñaron un papel importante en la tortura y las desapariciones forzadas en el Yemen.

Qatar también utiliza su enorme presencia en el fútbol mundial para tratar de ocultar su historial de abusos de los derechos humanos. Se le ha acusado de explotar a los trabajadores migrantes y de restringir los derechos a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica; sin embargo, será el anfitrión de la Copa Mundial de la FIFA en 2022. Además, a pesar de su historial de abusos de los derechos humanos, el equipo alemán FC Bayern Munich viajó a Qatar por séptimo año consecutivo para entrenar en la Aspire Academy de Doha, aunque afirma ser un club que “profesa responsabilidad social y un orgulloso patrimonio judío”.

En general, el poder que los estados del CCG han podido comprar a través del fútbol ha impactado en la forma en que son percibidos por la comunidad internacional. Poseer equipos, patrocinar camisetas y tener sus nombres en estadios de primera categoría permite a los países del CCG extender su influencia por todo el mundo sin las imágenes negativas de las violaciones de los derechos humanos en las que participan. De esta manera, el fútbol ha servido para proyectar el poder blando y encubrir los abusos.

Monica Zuraw, abogada interna de ADHRB