Siete años después del levantamiento de 2011, los tribunales militares de Bahrein confirman las sentencias de muerte de civiles

21 de febrero de 2018 – Hoy, el Tribunal Superior Militar de Apelación de Bahrein ha rechazado la apelación de tres civiles y un soldado condenados en un juicio masivo – “Caso de Terror/2017/1” – por el Tribunal Superior Militar el 25 de diciembre de 2017. El caso marca el primer juicio de civiles ante un tribunal militar en Bahrein desde los Tribunales de Seguridad Nacional de 2011, tras la decisión del rey de abril de 2017 de enmendar la constitución y ampliar la jurisdicción del poder judicial militar. El uso de tribunales militares para juzgar a civiles viola las normas internacionales sobre juicios justos y representa una flagrante contravención de las obligaciones de reforma de Bahrein en el marco del proceso de la Comisión Independiente de Investigación de Bahrein y el Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas. La organización Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) condena el fallo de hoy y pide que todos los acusados sean puestos en libertad. El gobierno debe anular inmediatamente las sentencias, restablecer la prohibición constitucional de los juicios militares para los civiles y garantizar que cualquier otro procedimiento judicial se lleve a cabo en tribunales civiles que cumplan con todas las normas de un juicio justo.

El 25 de diciembre de 2017, el Tribunal Superior Militar de Bahrein juzgó a 18 hombres (17 civiles y un soldado) acusados de formar una célula terrorista y de conspirar para asesinar al comandante de la Fuerza de Defensa de Bahrein (BDF), el ejército de Bahrein. El tribunal condenó a seis hombres -Sayed Fadhel Abbas Hassan Radhi, Sayed Alawi Sayed Husain Alawi, Mohammed Abdulhassan Al Mutagahwi, Murtada Majeed Ramadan Alawi, Habeeb Abdullah Hassan Ali y el único soldado, Mubarak Adel Mubarak Mahanna- a la pena de muerte con una condena adicional de 15 años de prisión, y a siete hombres a siete años de prisión. Absuelven a cinco de los acusados. Los 13 hombres que fueron condenados también fueron despojados de su nacionalidad.

Hoy, tras las audiencias de apelación celebradas los días 10, 14 y 31 de enero de 2018, el ejército rechazó las apelaciones de Mubarak Adel Mubarak Mahanna, Sayed Fadhel Abbas Hassan Radhi, Sayed Alawi Sayed Husain Alawi y Mohammed Abdulhassan Al Mutagahwi, confirmando sus sentencias de muerte y sus penas de prisión. Ahora pueden impugnar el fallo en el más alto tribunal de la BDF: el Tribunal Militar de Casación. Además, el Tribunal Superior Militar de Apelación rechazó un recurso de la Fiscalía Militar que pretendía anular las cinco absoluciones y suspendió otro recurso de la Fiscalía Militar para modificar el veredicto en rebeldía de cinco acusados que no están bajo custodia del Gobierno. El tribunal aceptó la apelación de dos acusados -Hussain Mohammed Ahmed Shehab y Mohammed Yussef Marhoon Al Ajmi- y redujo sus penas de prisión de siete a cinco años, pero rechazó una apelación similar de otros dos acusados -Mohammed Abdul Hussain Saleh Al Shihabi y Mohammed Abdel Wahed Mohamed El Najjar- confirmando sus sentencias de siete años. Los militares confirmaron los fallos de desnaturalización de los 13 acusados condenados.

El caso representa el primer juicio de las BDF contra civiles desde que el rey eliminó la prohibición constitucional de esos procedimientos en abril de 2017, tras la aprobación de las cámaras elegidas y designadas de la Asamblea Nacional. En 2011, se establecieron tribunales de seguridad similares para conocer los casos derivados de las protestas en favor de la democracia, conocidos como Tribunales de Seguridad Nacional (CNS) en referencia al Estado de Seguridad Nacional declarado por el rey. Los CNS se caracterizaron por las violaciones del debido proceso, la falta de transparencia y las irregularidades judiciales, incluida la aceptación de testimonios forzados extraídos mediante tortura. Después de las protestas de 2011, el gobierno disolvió el NSC y mantuvo la disposición constitucional que restringía al poder judicial militar estándar a juzgar a civiles. Sin embargo, la enmienda de 2017 a la constitución eliminó esta disposición y permitió a las BDF juzgar a civiles en casos que se considera que afectan a la seguridad nacional, incluso sin la declaración de un Estado de Seguridad Nacional o Ley Marcial. La decisión del rey hace que la medida de emergencia de los juicios del Consejo de Seguridad Nacional sea una parte normal del sistema judicial de Bahrein, e incorpora más directamente a los militares en la gobernanza civil.

El uso de tribunales militares para juzgar a civiles viola los derechos a un juicio justo consagrados tanto en la Declaración Universal de Derechos Humanos (artículo 10) como en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 14). Además, contraviene el espíritu de las recomendaciones de la BICI, que en la Recomendación 1720 afirmaba que “los principios fundamentales de un juicio justo, incluido el acceso rápido y pleno a la asistencia letrada y la inadmisibilidad de los testimonios coercitivos, no se respetaban” en el Consejo de Seguridad Nacional, y que los casos debían someterse a un examen civil. Las medidas del Gobierno también violan explícitamente las recomendaciones que Bahrein aceptó como parte de su proceso de examen periódico universal, en las que, de forma variable, se pedía a las autoridades que garantizaran que los civiles no volvieran a ser juzgados en tribunales militares.

Agravando el uso de un tribunal militar, tanto el procedimiento inicial como el de apelación han estado plagados de otras violaciones de las garantías procesales y los derechos humanos. Varios acusados informan de que los funcionarios los torturaron para obtener confesiones, y algunos – como Sayed Alawi y Sayed Fadhel – fueron sometidos a desaparición forzada y detención en régimen de incomunicación. Ocho acusados fueron condenados en rebeldía, ya que, según se informa, habían huido al Iraq y al Irán, y al menos dos eran menores de edad en el momento del presunto delito o de la detención. Además, el tribunal “emitió una decisión por la que se prohibía la publicación de cualquier información, dato o noticia por cualquier medio audiovisual, electrónico o escrito”. En el juicio inicial, las autoridades impidieron que algunos acusados se reunieran con un abogado hasta la tercera audiencia en noviembre de 2017, y el tribunal ha rechazado la solicitud de la defensa de volver a examinar a los sospechosos e interrogar a testigos anónimos durante la apelación. En la audiencia de apelación del 31 de enero, las fuentes informan de que no se permitió a los acusados hablar, a pesar de las garantías previas del juez.

La mayor participación de los militares en la represión interna se produce en un momento en que el principal socio de la defensa de Bahrein, los Estados Unidos (EE.UU.), está profundizando en la cooperación en materia de seguridad. Se estima que el 85% del armamento de las Fuerzas Armadas de Bahrein ya es de fabricación estadounidense, y en marzo de 2017, justo cuando el Parlamento de Bahrein estaba impulsando la enmienda constitucional, la Administración Trump señaló que retiraría todas las restricciones restantes sobre una venta de armas multimillonaria al reino, que autorizó más tarde ese mismo año. Desde 2015, el Gobierno de los Estados Unidos ha justificado la reanudación de las transferencias de armas al ejército de Bahrein porque el BDF y la Guardia Nacional habían sido retirados de la policía nacional. Sin embargo, el BDF ha vuelto ahora directamente a un papel en la aplicación de la ley, y algunos de los acusados reportan haber sido detenidos e incluso torturados por personal del BDF, en instalaciones del BDF. Esto agrava los problemas de larga data del ejército de Bahrein de discriminación sectaria y extremismo, documentados por la ADHRB, así como su mayor control sobre el sistema de salud pública.

“Siete años después de que los Tribunales de Seguridad Nacional fueran condenados rotundamente por la comunidad internacional por castigar arbitrariamente a docenas de manifestantes, activistas y defensores de los derechos humanos en juicios farsa, Bahrein ha duplicado el uso del ejército para juzgar a civiles”, dijo Husain Abdulla, Director Ejecutivo de la ADHRB. “Salvo ahora, el rey modificó la constitución para que los juicios militares sean una parte básica de la justicia bahreiní, ni siquiera una supuesta medida de emergencia”. Se trata de una represión, lisa y llanamente, y un claro paso hacia un Bahrein al estilo de la dictadura militar más abusiva de la región. Como socio preeminente del reino en materia de defensa, EE.UU. está obligado a presionar públicamente a Bahrein para que invierta esta tendencia – o cortar el apoyo a un ejército en tan obvia violación del derecho internacional”.

La ADHRB reitera nuestra condena de los injustos juicios militares de Bahrein y pide al gobierno de ese país que anule los veredictos, derogue la enmienda constitucional y libere a los detenidos. El gobierno debe además dejar de imponer la desnaturalización punitiva e instituir una moratoria inmediata sobre la pena de muerte con miras a abolir la pena capital. Por último, la ADHRB pide a los principales asociados militares de Bahrein, y en particular a los Estados Unidos, que suspendan toda asistencia en materia de seguridad y cooperación con las BDF hasta que éstas dejen de estar facultadas para juzgar a civiles y se las investigue por su participación en graves abusos de los derechos humanos, como la tortura.