Perfil en Persecución: Fawzeya Mashaalla Mohamed Haji

Fawzeya es una mujer bahreiní de 56 años que se encuentra actualmente detenida en la prisión de mujeres de Isa Town. Ha sufrido malos tratos en prisión, incluida la denegación de atención médica por parte de las autoridades penitenciarias de Bahrein.

El 15 de diciembre de 2017, un grupo de agentes enmascarados vestidos de civil llegó en una treintena de automóviles y asaltó la casa de Fawzeya. Llegaron a la casa a las 3:00 am y le pidieron a Fawzeya que se presentara para ser interrogada ese mismo día a las 3:00 pm. Cuando llegó, Fawzeya fue interrogada durante la noche en la Dirección de Investigaciones Criminales (CID) del Ministerio del Interior (MOI) en Adliyah hasta la mañana del 16 de diciembre de 2017. Al día siguiente, el 17 de diciembre de 2017, los agentes la llevaron a la Oficina del Ministerio Público, y luego la detuvieron durante una semana en la cárcel de mujeres Isa Town. Su detención se renovó por otros 15 días y fue acusada de albergar a un fugitivo. Actualmente está a la espera de juicio en Isa Town.

Fawzeya padece graves problemas de salud y su familia ha solicitado varias veces que el CID la libere de inmediato para recibir tratamiento. La familia informó al CID que sufre de presión arterial baja, problemas cardíacos, asma y varios problemas digestivos que van desde el estómago hasta el colon. Antes de su detención, Fawzeya se había sometido recientemente a dos cirugías y había recibido terapia de salud mental. Sin embargo, a pesar de estas graves condiciones de salud, las autoridades no permitieron que su familia la visitara y le negaron las visitas médicas. En lugar de atender las quejas de la familia, las autoridades de Bahrein han reenviado continuamente a la familia a diferentes instituciones que tampoco han logrado resolver las quejas. En diciembre de 2017, un representante del CID informó a la familia que a nadie se le permitiría visitar Fawzeya.

El 11 de marzo de 2018, Fawzeya fue trasladada al hospital al-Qalaa debido a una caída repentina de la presión arterial, un pulso débil y niveles altos de azúcar en sangre. Ella es particularmente vulnerable a un serio deterioro de su salud debido a un ataque cardíaco previo casi fatal. Sin embargo, Fawzeya no recibió ningún tratamiento médico allí. Solo permaneció en el hospital unas horas y le dieron el medicamento para su afección cardíaca.

El 1 de abril de 2018, la familia de Fawzeya solicitó reunirse con un oficial de la Fiscalía Pública para solicitar una liberación temporal porque su juicio se había retrasado y ella necesitaba atención médica urgente. El oficial nunca se reunió con su familia y se negó a reunirse con Fawzeya.

Los funcionarios han amenazado y acosado repetidamente a Fawzeya. En una ocasión, cuando la conductora del MOI iba a exceso de velocidad camino al hospital de al-Qalaa, le pidió al funcionario que redujera la velocidad. El conductor respondió: “Espero que muera, para que podamos deshacernos de usted”. Las autoridades también amenazaron a Fawzeya cuando solicitó tratamiento dental. Le dijeron que eligiera entre “aceptar el dolor y firmar una declaración para rechazar el tratamiento dental” o “que le arrancaran los dientes”. Además, las autoridades han amenazado a Fawzeya y la han obligado a firmar una declaración de que no necesita más tratamiento que la medicación.

Fawzeya actualmente se niega a recibir visitas como protesta por los malos tratos que ha recibido en la prisión de Isa Town. Su protesta se produce a través de huelgas de hambre lanzadas por otras presas de Isa Town como Hajer Mansoor Hassan y Medina Ali en respuesta a los continuos abusos.

Las acciones de Bahrein contra Fawzeya violan su obligación internacional en virtud del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 12, derecho a la salud). Bahrein es parte de este tratado. ADHRB pide a Bahrein que cumpla con sus obligaciones de derechos humanos proporcionando suficiente atención médica y medicamentos a Fawzeya. También pedimos a las autoridades que mantengan condiciones de vida adecuadas en la prisión de mujeres de Isa Town.