El jeque Salman: No dé “luz verde” a la deportación de un futbolista de Bahrein

12 de diciembre de 2018 – El jueves 6 de diciembre, la organización Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) envió una carta al Jeque Salman bin Ebrahim Al Khalifa en la que le instaba a pedir públicamente el retorno seguro de Hakeem a Australia en su calidad de Presidente de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) y señalaba que la ADHRB interpretaría su silencio como una luz verde para su extradición a Bahrein. También pedimos al Jeque Salman Al Khalifa, Vicepresidente de la FIFA, que apoyara públicamente la posición oficial de la FIFA en el caso de Hakeem: “La FIFA apoya los llamamientos para que las autoridades tailandesas permitan al Sr. al-Araibi regresar a Australia, donde actualmente goza de la condición de refugiado, lo antes posible”. La FIFA también señaló que espera que el caso “se resuelva de acuerdo con las normas internacionales bien establecidas”.

El lunes 10 de diciembre, la BADHR recibió una respuesta de la AFC en nombre del Secretario General de la organización, Dato’ Windsor John, en la que se afirmaba simplemente que “el contenido de [su carta] está debidamente anotado”. Tenga la seguridad de que la AFC se toma este asunto muy en serio. Seguimos vigilando la situación de cerca y estamos trabajando con la FIFA para asegurar una respuesta coordinada”.

Debido a la deslucida reacción de la AFC, la ADHRB ha enviado una carta de seguimiento a la Confederación expresando nuestra decepción por la respuesta de la Confederación y pidiendo al Jeque Salman Al Khalifa que pida públicamente la liberación de Hakeem y que apoye los llamamientos de la FIFA y de la Federación Australiana de Fútbol para que le permitan viajar sin obstáculos de Tailandia a Australia. Encuentra un pdf de la carta aquí.

12 de diciembre 2018
Jeque Salman Bin Ibrahim Al-Khalifa
AFC House
Jalan 1/155B, Bukit Jalil
57000 Kuala Lumpur
Malaysia

Querido Jeque Salman Al Khalifa,

Tomamos nota de la respuesta de la Confederación Asiática de Fútbol a nuestra carta de 6 de diciembre de 2018 relativa a Hakeem Ali Mohamed Ali AlAraibi, un jugador de fútbol con estatuto de refugiado en Australia que es de Bahrein. Sin embargo, debemos expresar nuestra gran decepción por el hecho de que en la respuesta no se esbocen las medidas que usted o la organización adoptarán para garantizar que el Sr. AlAraibi no sea extraditado de Tailandia a Bahrein, donde se enfrenta a ciertas torturas y donde teme por su vida. En sus propias palabras, el Sr. AlAraibi ha expresado su profundo temor de que “si voy a Bahrein, me torturarán de nuevo”. Como Presidente de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) y Vicepresidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), tiene una influencia significativa. Le pedimos que utilice esa posición e influencia para asegurarse de que el Sr. AlAraibi no sea extraditado de Tailandia a Bahrein y que se le permita regresar inmediatamente a Australia sin ningún impedimento.

La evolución de la causa del Sr. AlAraibi en Tailandia avanza a buen ritmo, y lamentamos que hasta la fecha el tribunal tailandés haya prorrogado la detención del Sr. AlAraibi por 60 días, lo que allana el camino para que Tailandia lo extradite en espera de una orden judicial. También ha salido a la luz recientemente que el juez que condenó al Sr. AlAraibi en un juicio profundamente defectuoso que se basó únicamente en la confesión torturada de su hermano, Emad AlAraibi, es el Jeque Mohamed bin Ali Al Khalifa, miembro de la familia real de Bahrein. Debido a esto, hay una necesidad aún más urgente de que usted, como miembro de la familia real de Bahrein y Presidente de la AFC -que tiene jurisdicción sobre la Asociación de Fútbol de Bahrein (BFA)- defienda públicamente a su jugador. La FIFA y la Federación Australiana de Fútbol (FFA) ya han pedido su liberación y le instamos encarecidamente a que se haga eco de estos llamamientos.

Vemos la escasez de la respuesta a nuestra carta inicial como una indicación de que usted permanecerá en silencio, a pesar de que su carta hace referencia explícita a la FIFA, que ya ha pedido la liberación del Sr. AlAraibi. De hecho, un portavoz de la FIFA declaró: “La FIFA apoya los llamamientos para que las autoridades tailandesas permitan al Sr. al-Araibi regresar a Australia, donde actualmente goza de la condición de refugiado, lo antes posible”. Además, la FIFA declaró que espera que el caso del Sr. Al-Araibi “se resuelva de acuerdo con normas internacionales bien establecidas”.

Como parte de su misión, la AFC declara que está “Centrada y dedicada a maximizar el potencial de [las Asociaciones Miembro]” y busca “Asegurar que las competiciones de la AFC, los partidos y la conducta de su gente se ajusten a los más altos estándares éticos y deportivos”. En vista de ello, nos sorprende y decepciona su negativa a emitir una declaración en apoyo del derecho del Sr. AlAraibi a regresar a Australia. Como Presidente de la AFC, tiene la responsabilidad de apoyar a sus jugadores y a las asociaciones miembros. Guardar silencio mientras un jugador de la AFC se enfrenta a la extradición y a una casi segura tortura significaría una completa abdicación de su responsabilidad como jefe de la AFC y desobedecería las normas “éticas más elevadas” a las que aspira su Confederación.

Le pedimos que adopte una postura más firme en el caso del Sr. AlAraibi y que abogue inmediata y públicamente por su liberación de la detención y por que las autoridades tailandesas le concedan permiso para viajar sin obstáculos a Australia. La FIFA ya ha tomado una postura pública, al igual que la FFA, una asociación bajo el paraguas de la AFC. Por ello, como Vicepresidente de la FIFA y Presidente de la AFC, le instamos encarecidamente a que apoye las declaraciones de la FIFA y la FFA. También le instamos encarecidamente a que aproveche toda su influencia como miembro de la familia real de Bahrein para asegurarse de que Hakeem AlAraibi no sea extraditado a Bahrein, donde corre el riesgo de ser torturado. Si no toma esas medidas, consideraremos que esto da luz verde para que el Sr. AlAraibi sea enviado de vuelta a Bahrein. Usted tiene la influencia y el poder para asegurar que el Sr. AlAraibi pueda volver a casa en Australia. Le instamos a que ejerza su influencia para que pueda salir de Tailandia y no sea extraditado a Bahrein.

Sinceramente,

Husain Abdulla

Director Ejecutivo

Americans for Democracy & Human Rights en Bahrein