Omán: Donde criticar al gobierno puede suponer una condena de siete años

En todo Omán, la libertad de expresión es inexistente, ya que el gobierno detiene rutinariamente a activistas, académicos y otras figuras críticas por publicar cualquier disidencia del gobierno. La libertad de expresión está fuertemente limitada e incluso criminalizada por la ley – en 2018, Omán actualizó su Código Penal, en última instancia, aumentando las restricciones y permitiendo castigos más severos por criticar al gobierno. El artículo 97 establece que el “castigo para cualquiera que, ya sea abiertamente o por medio de una publicación, cometa calumnias contra el sultán y su autoridad, o lo denigre personalmente, será encarcelado por un período no inferior a tres años ni superior a siete”, lo que supone un notable aumento respecto a un castigo anterior que oscilaba entre los seis meses y los tres años para tales delitos. Además, debido a la vaguedad de la mayoría de los artículos del Código Penal, los activistas, académicos y periodistas omaníes suelen ser encarcelados por cargos relacionados con la libertad de expresión si su trabajo, sus escritos o sus redes sociales se consideran críticos con el Estado o el sultán. El sultán Qaboos bin Said al-Said de Omán ha utilizado estas leyes para cerrar periódicos críticos, como Azamn, y acusar a otros activistas de delitos como “uso indebido de Internet” o “alteración del orden público”.

Sólo en los últimos años, muchos activistas destacados han sido detenidos en Omán por criticar directa o indirectamente al gobierno. Abdullah Habib, destacado escritor y activista en línea, fue detenido en 2015 y acusado de los delitos de difusión del odio, blasfemia y uso de internet para publicar material que perjudica los valores religiosos o el orden público por publicar en Facebook sobre cuestiones políticas y de derechos humanos dentro del país. Aunque fue puesto en libertad el 4 de mayo de 2016, un tribunal lo condenó a tres años de prisión el 8 de noviembre de 2016. El 2 de abril de 2018, el Tribunal de Apelación de Mascate confirmó la sentencia de tres años, pero suspendió dos años y medio de su condena, y lo envió a la Prisión Central de Samail para que cumpliera los seis meses restantes de su condena. Durante su estancia en prisión, a Habib se le negó sistemáticamente el acceso a sus medicamentos y su salud se deterioró rápidamente. Tuvo la suerte de salir de la cárcel más tarde, en junio de 2018, antes de su liberación prevista para octubre, tras un indulto del sultán Qaboos con motivo de la fiesta religiosa Eid Al-Fitr.

Otros activistas, como Hassan Al-Basham, han sido objeto de ataques y encarcelados en Omán por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Al-Basham, destacado activista en línea y ex diplomático, fue detenido el 17 de septiembre de 2015, puesto en libertad durante varios días, y posteriormente vuelto a detener el 25 de septiembre de 2015 y sometido a prolongados interrogatorios. Fue condenado a tres años de prisión por “utilizar Internet en lo que podría ser perjudicial para los valores religiosos” e “insultar al sultán”, además de ser multado con 500 riales omaníes, o 300 dólares estadounidenses, el 8 de febrero de 2016. Al igual que en el caso de Habib, Al-Basham se vio privado de suministros médicos básicos en prisión y su salud se deterioró rápidamente. Sin embargo, al intentar apelar de nuevo su sentencia en noviembre de 2017, no se permitió a los representantes legales de Al-Basham mostrar su historial médico en el tribunal y su sentencia fue confirmada. Hassan Al-Basham falleció el 28 de abril de 2018 en prisión debido a una fuerte caída de sus niveles de azúcar en sangre y a la falta de primeros auxilios proporcionados por las autoridades penitenciarias.

Más recientemente, en octubre de 2018, otras dos personas fueron detenidas en Omán bajo cargos relacionados con la libertad de expresión. El periodista Sultan Al-Maktoumi y el activista Salem Al-Arimi fueron detenidos sin orden judicial -en el caso de Al-Maktoumi, se ha presumido previamente que fue el objetivo como medio para controlar sus críticas antes de la visita del primer ministro de Israel a Omán unos días después-. Según el artículo 102 del Código Penal de Omán, “todo aquel que cometa abiertamente calumnias contra […] un jefe de Estado extranjero […] será [encarcelado] por un período no inferior a tres meses ni superior a tres años”. Desde su detención, tanto a Al-Maktoumi como a Al-Arimi se les ha negado el derecho a la asistencia letrada y a ver a sus familias durante un tiempo.

Las leyes opresivas de Omán en torno a la libertad de expresión han hecho casi imposible impulsar un cambio progresivo, dejando a ciudadanos como Abdullah Habib, Sultan Al-Maktoumi, Salem Al-Arimi y Hassan Al-Basham sin acceso a los derechos humanos fundamentales que les otorga el derecho internacional. En última instancia, la actual legislación de Omán en materia de libertad de expresión sólo promueve una mayor autocensura y pone en peligro la capacidad de los defensores de los derechos humanos, los activistas y los periodistas para pedir responsabilidades y hacer frente a los abusos de derechos sobre el terreno.

Ethan Cook es becario de la ADHRB.