ADHRB condena los veredictos emitidos en el caso “Bahrain Hezbollah” y la desnacionalización de 138 acusados

17 de abril de 2019 – Ayer, el Cuarto Tribunal Penal Superior de Bahréin emitió el veredicto final en el juicio de la llamada célula de Hezbolá de Bahréin. A pesar de la preocupación por las detenciones arbitrarias, la tortura y los malos tratos, el tribunal revocó la ciudadanía de todos los 139 acusados por cargos de terrorismo, excepto uno, en un juicio masivo en el que participaron 169 acusados. Este es el mayor caso de desnacionalización en Bahréin y eleva a 990 el número total de personas a las que se les ha revocado la ciudadanía. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) condena enérgicamente las sentencias dictadas en el caso “Bahrain Hezbollah” y la privación ilegal de la nacionalidad. La ADHRB plantea además su grave preocupación por las acusaciones de tortura y otras violaciones de las normas de un juicio justo.

El tribunal emitió la orden de desnacionalización como parte de su veredicto en el juicio masivo de 169 acusados de cometer diversos actos terroristas mediante su participación en una organización que el gobierno bahreiní denomina “Hezbolá Bahreiní”. El tribunal absolvió a 30 acusados y revocó la ciudadanía a 138 personas, condenó a 69 acusados a cadena perpetua, a 39 a 10 años de prisión, a 23 a siete años de prisión y a ocho hombres a cinco años de prisión o menos. El tribunal también impuso a 96 acusados una multa de 100.000 dinares bahreiníes, unos 26.500 dólares estadounidenses.

Bahréin afirma con frecuencia haber descubierto células terroristas financiadas y apoyadas por rivales regionales para reforzar e inflar la preocupación por la actividad terrorista, utilizando pruebas extraídas mediante tortura y confesiones coaccionadas para respaldar su afirmación. Por ejemplo, el 15 de mayo de 2018, el Tribunal Penal Superior revocó la ciudadanía de 115 personas acusadas de cometer delitos de terrorismo mediante la participación en una organización a la que el gobierno se refirió como las “Brigadas Zulfiqar”, una organización supuestamente establecida por los rivales regionales de Bahréin. Sin embargo, la ADHRB documentó que el veredicto y los juicios se vieron empañados por denuncias creíbles de abusos de derechos rampantes, como detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas, confesiones forzadas y falta de acceso a asistencia letrada.

Con la conclusión del caso “Hezbolá de Bahréin”, que dio lugar a la desnacionalización de 138 personas, el gobierno bahreiní ha despojado a 990 personas de su ciudadanía bahreiní desde 2012. En 2015, el gobierno desnacionalizó a 208 personas, en 2017, el gobierno desnacionalizó a 156 personas, en 2018, Bahréin despojó a 298 personas de su ciudadanía, y hasta ahora en 2019, el gobierno ha despojado a 181 personas de su ciudadanía bahreiní.

Husain Abdulla, director ejecutivo de ADHRB: “Este veredicto es una clara violación del derecho internacional y demuestra hasta dónde está dispuesto a llegar el gobierno de Bahréin para aplastar la disidencia pacífica. Esta desnacionalización administrativa masiva se basa en la tortura y las confesiones forzadas y demuestra cómo los funcionarios han convertido en arma la revocación arbitraria de la ciudadanía para castigar a los bahreiníes normales y corrientes. La comunidad internacional debe condenar inmediata y enérgicamente a Bahréin y tomar medidas para garantizar que el gobierno respeta sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos.”

La ADHRB condena enérgicamente el veredicto del Tribunal Superior y expresa su preocupación por el hecho de que las sentencias se basen en violaciones de los derechos humanos, incluidas las detenciones arbitrarias, la tortura y las confesiones forzadas. Instamos a la comunidad internacional, especialmente a Estados Unidos y al Reino Unido, a que presionen a Bahréin para que condene las desnacionalizaciones arbitrarias y las sentencias de prisión, y a que pidan la liberación de los acusados hasta que se les pueda garantizar un juicio justo de acuerdo con las normas internacionales.