Perfil en Persecución: Hadeer Abdulla Abadi

Hadeer Abdulla Abadi es una ciudadana bahreiní de 25 años que está detenida arbitrariamente en el Centro de Detención para Mujeres de la ciudad de Isa. Las autoridades la han maltratado, la han amenazado con largas penas de cárcel y siguen manteniéndola en prisión preventiva.

El 10 de enero de 2019, alguien de la Dirección de Investigación Criminal (CID) llamó y envió un mensaje de texto al teléfono de Hadeer, diciéndole que se presentara en la CID el 13 de enero, sin decirle el motivo. Hadeer nunca recibió una citación oficial.

Después de que Hadeer se presentara en la CID el 13 de enero, los agentes la interrogaron durante 12 horas sin abogado. Durante ese tiempo, los agentes la maltrataron, la insultaron, le dijeron palabrotas y la sometieron a lo que ella describe como “presión psicológica”. Le gritaron y amenazaron con “décadas” de prisión si no confesaba que se había unido a un grupo terrorista y que había transferido dinero a un grupo terrorista. Hadeer se mantuvo firme y no confesó los cargos.

Al cabo de 12 horas, los agentes presentaron a Hadeer ante la Fiscalía sin la presencia de su abogado. La OPP ordenó la detención de Hadeer durante 30 días a la espera de la investigación, y las autoridades la trasladaron al Centro de Detención para Mujeres de Isa Town para su detención preventiva.

El 12 de febrero de 2019, Hadeer tuvo una segunda audiencia en la OPP, esta vez acompañada por dos abogados. En la audiencia, Hadeer presentó una carta en la que exigía su liberación y rechazaba los cargos en su contra. Los abogados también pidieron la liberación de Hadeer bajo fianza. La OPP rechazó ambas peticiones y renovó la detención de Hadeer por otros 30 días. Los abogados pidieron entonces hablar con Hadeer durante cinco minutos para levantarle el ánimo, y las autoridades lo permitieron con la condición de que ellos también estuvieran presentes. Este fue el único contacto que tuvo Hadeer con un abogado en el mes transcurrido desde su detención.

El 5 de marzo, la familia de Hadeer presentó una carta solicitando la libertad bajo fianza de Hadeer, pero la fiscalía rechazó la petición. El 14 de marzo, Hadeer tuvo una tercera vista en la OPP, que prorrogó su detención por otros 30 días, pero las autoridades le impidieron hablar en la vista. Además, aunque su abogado estaba presente, las autoridades impidieron a Hadeer hablar con él.

El 11 de abril de 2019, Hadeer tuvo una cuarta audiencia, esta vez ante la Fiscalía de Delitos Terroristas, una subdivisión de la OPP. Hadeer estaba sin su abogado en esta audiencia, por lo que se vio obligada a defenderse a sí misma. Hadeer argumentó que debía ser puesta en libertad ya que no tenía “nada que ver” con los cargos a los que se enfrentaba. También explicó que su madre está mal de salud y que ella es la encargada de cuidarla. Las autoridades denegaron su petición de libertad y prorrogaron su detención por otros 30 días.

Hadeer permanece en el Centro de Detención para Mujeres de Isa Town.

Bahréin ha violado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, a las que Bahréin se ha adherido. Además, Bahréin ha contravenido los principios del derecho internacional consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). Los agentes citaron a Hadeer sin explicaciones, la interrogaron sin su abogado, emplearon tácticas amenazantes y agresivas durante su interrogatorio y la mantuvieron en prisión preventiva durante más de tres meses, negándole la libertad bajo fianza en múltiples ocasiones. Los intentos de las autoridades de obligar a Hadeer a autoinculparse violan su libertad de coacción y, junto con su negativa a permitirle un acceso adecuado a su abogado, violan su derecho a un juicio justo.

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) hace un llamamiento a Bahréin para que ponga fin a la detención de Hadeer y, en caso de que se mantengan cargos penales graves contra ella, garantice que recibe un juicio justo acorde con las normas del debido proceso. Además, instamos a las autoridades bahreiníes a que investiguen las denuncias de malos tratos y coacciones durante los interrogatorios, y a que ofrezcan una reparación adecuada.