Perfil en Persecución: Isa Ebrahim Hasan

Isa Ebrahim Hasan es un ciudadano bahreiní de 28 años. Desde su arresto y detención arbitrarios en 2015, las autoridades bahreiníes lo han sometido a tortura y a una desaparición forzada, y lo han condenado en un juicio injusto. Actualmente se encuentra en la prisión de Jau.

El 3 de noviembre de 2015, hombres enmascarados vinculados al Mando de las Fuerzas Especiales de Seguridad (SSFC) rodearon el lugar de trabajo de Isa y lo detuvieron. Los agentes del SSFC no mencionaron el motivo de su detención, ni presentaron una orden judicial. Una vez que Isa estuvo en el coche, los agentes comenzaron a torturarlo y luego lo llevaron a la Dirección de Investigación Criminal (CID). Las autoridades bahreiníes hicieron desaparecer a Isa durante un total de 28 días tras su detención.

Durante su desaparición, los agentes de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) torturaron a Isa negándole el sueño, sometiéndole a descargas eléctricas, obligándole a permanecer de pie durante largos periodos de tiempo, despojándole de su ropa, echándole agua fría antes de meterle en una cámara frigorífica y manteniéndole con los ojos vendados y esposado durante 24 horas para obligarle a firmar confesiones para tres casos distintos, que finalmente firmó.  Además, Isa alega que fue objeto de malos tratos por parte de los agentes de la NSA debido a su religión y raza. Como resultado de esta tortura, Isa desarrolló un gran dolor de espalda y de cuerpo, pero las autoridades no le proporcionaron ningún tratamiento.  Se presentaron quejas al Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior y al Instituto Nacional de Derechos Humanos sobre el estado de Isa, pero ambas peticiones fueron ignoradas. El 1 de diciembre de 2015, Isa fue trasladada al Centro de Detención del Dique Seco.

Isa fue acusado de formar un grupo acusado de poseer armas, de unirse a un grupo terrorista llamado “Brigadas Zulfiqar” y de formar un grupo terrorista llamado “Hezbolá bahreiní.” Antes de su juicio, las autoridades negaron a Isa el acceso a su abogado para preparar adecuadamente su defensa. Entre abril de 2017 y abril de 2019, el Cuarto Tribunal Penal Superior condenó a Isa en tres casos distintos. El 25 de abril de 2017, Isa fue condenado a cinco años de prisión por formar un grupo acusado de poseer armas y fue trasladado a la prisión de Jau.  El 15 de mayo de 2018, Isa fue acusado de formar parte de las “Brigadas Zulfiqar” y condenado a ocho años más de prisión y a la revocación de su ciudadanía bahreiní -que posteriormente le fue restituida por orden real el 20 de abril de 2019, junto con otras 550 personas-. El 16 de abril de 2019, Isa fue condenado a otros siete años de prisión por formar un grupo terrorista llamado “Hezbolá bahreiní.”  Isa recurrió estos dos últimos cargos, y ambos fueron confirmados. Isa permanece en la prisión de Jau.

El trato que el gobierno de Bahréin da a Isa vulnera las obligaciones internacionales de Bahréin en materia de derechos humanos, como la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) y el Pacto Internacional de Derechos Sociales, Culturales y Económicos (ICESCR), a los que Bahréin se ha adherido. Los artículos 2 y 11 de la Convención contra la Tortura prohíben la tortura y los malos tratos y exigen a los Estados Partes que impidan la tortura y que investiguen y castiguen a sus autores. Además, el artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece que todas las personas tienen derecho a un juicio justo, pero las autoridades bahreiníes condenaron a Isa en un juicio que violaba flagrantemente estas disposiciones.

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) pide la liberación inmediata de Isa y una investigación sobre sus acusaciones de tortura y malos tratos. Además, pedimos a las autoridades que proporcionen a Isa una indemnización por su detención arbitraria y su sufrimiento. También pedimos que las autoridades penitenciarias proporcionen atención médica inmediata y regular a todos los presos y detenidos.