Perfil en persecución: Majeed Ahmed Habib Ahmed

Majeed Ahmed Habib Ahmed es un ciudadano bahreiní de 37 años que fue detenido en 2013. Las autoridades bahreiníes lo detuvieron en su casa sin orden judicial por asistir supuestamente a una protesta, y fue sometido a tortura y condenado en un juicio injusto. Ahora está recluido en la prisión de Jau.

El 7 de mayo de 2013, a las 4:00 de la mañana, agentes vestidos de civil allanaron la casa de Majeed y lo detuvieron. Cuando le preguntaron por el motivo de la detención, uno de los agentes dijo que Majeed había asistido a una protesta el día anterior; sin embargo, Majeed sostiene que pasó el día en su casa. A Majeed le dijeron que lo llevarían a la Dirección de Investigaciones Criminales (CID) y que lo devolverían en dos días. Sin embargo, los agentes hicieron desaparecer a Majeed y lo mantuvieron incomunicado durante 15 días tras su detención.

Durante su detención en la CID, los agentes sometieron a Majeed a graves torturas psicológicas y físicas. Le vendaron los ojos, le golpearon, le privaron de rezar y ducharse y le obligaron a permanecer de pie durante largos periodos de tiempo. También despojaron a Majeed de su ropa y le obligaron a bailar y a corear “Viva Bu Salman”, en referencia a la familia real. Además, le amenazaron con agredir sexualmente a su esposa. También lo obligaron a llevar la ropa mojada y lo mantuvieron en una habitación extremadamente fría con el aire acondicionado a tope durante tres días. No se permitió a su abogado estar presente durante todo el periodo de investigación. Tras ser torturado, Majeed firmó una confesión preparada. El 21 de mayo de 2013, 15 días después de su detención, Majeed fue trasladado al Centro de Detención del Dique Seco.

Majeed fue condenado a seis meses de prisión por participar en una reunión ilegal. El 17 de julio de 2014 fue condenado a otros 15 años de prisión por los cargos de unirse a un grupo terrorista y por el intento de asesinato de un agente de policía. Tras su condena, fue trasladado a la prisión de Jau, donde permanece actualmente. Su condena fue confirmada en apelación, y de nuevo por el Tribunal de Casación en septiembre de 2016. Por lo tanto, ya ha agotado todos los recursos internos.

Majeed ha sido sometido a malas condiciones y a negligencia médica durante su encarcelamiento. En la prisión de Jau, la administración mantuvo a Majeed en régimen de aislamiento en abril de 2019, y le privó de tratamiento médico, a pesar de que sufría hemorragias en los ojos y en los oídos y de que informó de dolores en la espalda, los hombros y los pies.

Las acciones de Bahréin contra Majeed violan el derecho internacional, incluida la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR), a los que Bahréin se ha adherido. Los artículos 2 y 11 de la Convención contra la Tortura prohíben la tortura y los malos tratos y exigen a los Estados Partes que impidan la tortura y que investiguen y castiguen a sus autores. Además, el arresto y la detención de Majeed sin una orden judicial infringieron su derecho a la libertad y la seguridad, protegido por el artículo 9 del PIDCP. La condena de Majeed, a la luz de su confesión coaccionada obtenida mediante tortura, fue producto de un juicio injusto según el artículo 14 del PIDCP, que da derecho a toda persona a ser oída públicamente y con las debidas garantías por un tribunal competente, independiente e imparcial, y el artículo 15 de la Convención contra la Tortura, que garantiza que toda declaración establecida como resultado de tortura sea revocada como prueba en cualquier procedimiento. Además, el artículo 12 del PIDESC enumera el derecho a la salud, en virtud del cual las autoridades bahreiníes están obligadas a proporcionar atención médica a Majeed.

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) pide la liberación inmediata de Majeed, debido a su juicio injusto, y una investigación sobre sus acusaciones de tortura y malos tratos. Además, pedimos a las autoridades que proporcionen a Majeed una indemnización por su detención arbitraria y su sufrimiento. También pedimos que las autoridades penitenciarias proporcionen atención médica inmediata y regular a todos los presos y detenidos.