Los procedimientos especiales de la ONU publican una carta de denuncia dirigida a los Emiratos Árabes Unidos en la que abordan el actual encarcelamiento del abogado de derechos humanos Mohamed Abdullah Al-Roken

El 31 de julio de 2019, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas (ONU) sobre la Detención Arbitraria, el Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, el Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos y el Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes publicaron una carta de denuncia dirigida al Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en la que citaban su preocupación por la continuación del encarcelamiento y los presuntos malos tratos de Mr. Mohamed Abdullah Al-Roken.

El Sr. Al-Roken es un abogado de derechos humanos y ex presidente del Colegio de Abogados de los EAU. Prestó asistencia jurídica a las víctimas de violaciones de derechos humanos en los EAU, incluidos los defensores de los derechos humanos y los activistas que fueron procesados por su trabajo pacífico de derechos humanos. Entre febrero de 2012 y julio de 2013, el Sr. Al-Roken y otros 93 defensores de los derechos humanos, abogados y jueces, fueron arrestados, detenidos y juzgados en relación con su trabajo. Junto con otros 64 acusados, el Sr. Al-Roken fue acusado de “conspirar contra el gobierno” por firmar una petición que pedía reformas democráticas en los EAU, y recibió una condena de 10 años de prisión.

Tras la sentencia, los funcionarios trasladaron al Sr. Al-Roken a la prisión de Al-Razeen para que cumpliera su condena. El Sr. Al-Roken y otros detenidos están expuestos regularmente a temperaturas extremadamente altas y bajas debido a la ubicación de la prisión en el desierto. Además, los guardias de la prisión habrían apagado el aire acondicionado a propósito para aumentar la incomodidad de los detenidos.

El 11 de noviembre de 2015, las autoridades penitenciarias habrían puesto música a todo volumen en la celda del Sr. Al-Roken durante horas. Tras tocar el timbre de emergencia de su celda durante varias horas sin obtener respuesta, el Sr. Al-Roken perdió el conocimiento. Los guardias de seguridad lo llevaron a la clínica de la prisión, donde le diagnosticaron hipertensión arterial, tras lo cual los funcionarios lo devolvieron a su celda. A la mañana siguiente, la música a todo volumen volvió a sonar en su celda, lo que le provocó dolor de oído. Los funcionarios volvieron a llevarlo a la clínica de la prisión y le diagnosticaron una infección de oído agravada por el ruido extremo.

Además, los funcionarios de la prisión niegan sistemáticamente al Sr. Al-Roken el acceso a la atención médica adicional y lo colocan de forma regular y aleatoria en régimen de aislamiento sin acceso a la luz del día durante períodos que van desde una semana hasta un mes. Además, los funcionarios de la prisión impiden regularmente al Sr. Al-Roken y a otros detenidos rezar y realizar actos de culto. Al-Roken también se le niegan regularmente las visitas familiares, las llamadas telefónicas y el acceso a su abogado. A menudo no se informa a su familia de estas denegaciones hasta que han viajado y esperado fuera de la prisión durante horas. Cuando el Sr. Al-Roken recibe visitas de sus familiares, los funcionarios de la prisión lo someten a cacheos invasivos y lo obligan a sentarse detrás de una barrera de cristal durante la visita.

Además, los funcionarios de la prisión también registran aleatoriamente las celdas del Sr. Al-Roken y confiscan artículos personales, como libros, papel y bolígrafos, así como alimentos traídos por las familias de los presos. Por la noche, los funcionarios registran violentamente, golpean y agreden verbalmente al Sr. Al-Roken.

El Grupo de Trabajo y los Relatores Especiales expresaron su grave preocupación por el continuo encarcelamiento del Sr. Al-Roken, por su habitual reclusión en régimen de aislamiento y por las denuncias de tortura y trato cruel e inhumano a las que fue sometido el Sr. Al-Roken durante su estancia en prisión en relación con su trabajo como abogado de derechos humanos. Pidieron al gobierno de Emiratos Árabes Unidos que cumpliera con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos establecidas en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, el Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas Sometidas a Cualquier Forma de Detención o Prisión y las Reglas Nelson Mandela. Por último, el Grupo de Trabajo y los relatores especiales hicieron un llamamiento al gobierno de los EAU para que adoptara todas las medidas necesarias para garantizar el derecho a la libertad de opinión y de expresión. El gobierno de EAU aún no ha enviado una respuesta.