Perfil en Persecución: Anwar Amer AlMohsen

Anwar Amer AlMohsen es un jugador de balonmano que jugaba en el club Al Ettifaq antes de ser detenido a los 18 años. Desde entonces, ha sido sometido a tortura para forzar confesiones y condenado a cadena perpetua en múltiples juicios injustos.

El 9 de octubre de 2013, agentes del Ministerio del Interior, incluida la policía antidisturbios (probablemente el Mando de las Fuerzas Especiales de Seguridad), así como agentes de paisano, detuvieron a Anwar en una institución religiosa de Duraz con otras tres personas. No se facilitó ninguna orden de detención, pero había recibido siete citaciones para presentarse en las comisarías antes de su arresto. Anwar afirma que se le persigue por participar en protestas y manifestaciones políticas, y que los cargos que se le imputan son inventados por motivos políticos.

Los agentes trasladaron a Anwar a la Dirección de Investigaciones Criminales (DIC). Esa noche, los agentes llevaron a Anwar a su domicilio familiar, donde encerraron a todos los miembros de su familia en una habitación y realizaron un registro en el resto de la casa, rompiendo puertas y dañando los techos. Los agentes declararon que estaban buscando armas, que no encontraron.

Los agentes devolvieron a Anwar al DIC, donde lo sometieron a tortura durante dos días para obligarlo a confesar. Anwar relata que los agentes lo interrogaron, golpeándolo “severamente”, lo sometieron a estar de pie a la fuerza, lo insultaron y lo acosaron, amenazándolo con más torturas si no confesaba.

Como resultado de la tortura, Anwar firmó una confesión de los cargos que se le imputaban. Después de firmar esta confesión, fue llevado a la Oficina de la Fiscalía, al tercer día de su detención. La fiscalía le informó de que si no firmaba y certificaba sus confesiones, sería devuelto a la DIC para ser interrogado y torturado de nuevo. Firmó las confesiones y fue trasladado al Centro de Detención del Dry Dock en espera de sus juicios.

A lo largo de su detención preventiva, Anwar fue trasladado periódicamente al DIC para nuevos interrogatorios y luego a la Fiscalía para firmar confesiones sobre nuevos cargos, y de nuevo al Dry Dock.

Anwar fue condenado por varios cargos en múltiples juicios, desde 2014 hasta 2017. Fue condenado por cargos de tentativa de asesinato de agentes de seguridad, posesión de armas, fabricación de armas e importación de armas; agresión a un agente y daños a un vehículo policial; y establecimiento y adhesión a una célula terrorista, posesión de armas, fabricación de armas y agresión. Fue condenado a una pena de entre cinco años de prisión y cadena perpetua y se le retiró la nacionalidad bahreiní. Posteriormente se le restituyó la nacionalidad por orden real el 20 de abril de 2019. En algún momento de 2016, fue trasladado a la prisión de Jau tras cumplir 21 años.

El 1 de enero de 2017, varios presos intentaron fugarse de la prisión de Jau. Anwar estaba entre el grupo, pero fue detenido en la puerta. Seis meses después fue trasladado a lo que los presos denominan el “edificio de aislamiento“, donde permanece. El 12 de abril de 2018, Anwar fue declarado culpable de intento de fuga de prisión y condenado a 10 años más de cárcel.

A lo largo de cada uno de sus juicios, a Anwar se le designó un abogado por el tribunal, pero solo vio a su abogado durante las sesiones del tribunal. Sus confesiones también se utilizaron en los juicios contra él.

El 15 de agosto de 2019, Anwar emprendió una huelga de hambre con los demás reclusos de su edificio, en protesta por el sistema de “aislamiento” de la prisión y la discriminación religiosa. La huelga de hambre finalizó al cabo de unas semanas, pero no se atendieron las demandas de los presos y las condiciones en la prisión no mejoraron.

Las acciones contra Anwar violan las obligaciones contraídas por Bahrein en materia de derechos humanos, incluida la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CCT) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCYP). La tortura y los malos tratos a los que los agentes sometieron a Anwar violan la prohibición de la tortura consagrada en la CCT, así como el artículo 7 del PIDCYP. El uso de sus confesiones obtenidas mediante tortura para condenar a Anwar, junto con su falta de acceso a la asistencia letrada, lo sometieron a un juicio injusto, en violación del artículo 14 del PIDCYP, y convirtieron su detención en arbitraria, en violación del artículo 9 del PIDCYP.

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) pide al gobierno de Bahrein que anule la condena de Anwar, a la luz de sus juicios injustos. Si se mantienen los graves cargos penales contra él, pedimos que su nuevo juicio se celebre con arreglo a las normas internacionales sobre juicios justos, en consonancia con las obligaciones internacionales de Bahrein. Además, pedimos a las autoridades bahreiníes que investiguen las denuncias de tortura y malos tratos de Anwar, con el fin de que los autores rindan cuentas.