Perfiles en la persecución: Ali Ebrahim Al-Arab

Ali Ebrahim Al-Arab era un estudiante de secundaria de 15 años de edad de Bani Jamra, Bahrein, antes de su detención en 2019. Fue detenido sin cargos e interrogado sin abogado, violando así de sus derechos fundamentales. Permanece en el Dique Seco Nuevo, la sección de la prisión de Jau para menores de 21 años.

El 30 de abril de 2019, un funcionario de la Dirección de Investigaciones Criminales llamó al padre de Ali y le pidió que presentara a Ali en la Dirección de Investigaciones Criminales. Los agentes declararon que interrogarían a Ali durante unas horas y que sería puesto en libertad, ya que tenían conocimiento de que se estaba sometiendo a sus exámenes escolares durante ese tiempo.

El padre de Ali cumplió, y llevó a Ali al CID aproximadamente a las 4:00 pm de ese mismo día, 30 de abril de 2019. Su padre esperó fuera de la sala de interrogatorios durante tres horas, hasta que Ali llamó a su madre y le dijo que llamara a su padre y le dijera que se fuera a casa. Ali fue interrogado sin la presencia de un abogado o de sus padres. Tres días después de ser detenido, Ali llamó a su familia, les informó de que seguía detenido en el CID, y que estaba “bien”. Ali no había sido acusado de un crimen en ese momento.

Los oficiales retuvieron a Ali en el CID por dos semanas, transfiriéndole a la Oficina de la Fiscalía (OPP) dos veces, el 5 de mayo y el 14 de mayo de 2019. El 5 de mayo de 2019, Ali fue acusado de colocar un falso explosivo y quemar neumáticos. El 14 de mayo de 2019, fue acusado de colocar un falso explosivo en la calle AlBudai en marzo de 2019. Su detención fue ordenada por 30 días. Fue transferido al Centro de Detención del Dique Seco para la detención preventiva. Su detención fue renovada cada 30 días por seis meses. El abogado de Ali declaró que la única prueba contra Ali era una declaración de otro chico de 15 años.

Durante una llamada telefónica, la familia de Ali preguntó si había sido sometido a tortura en el CID, pero no pudo hablar libremente, ya que un oficial estaba presente durante la llamada. Les informó de que le vendaron los ojos mientras estaba en el CID.

La familia de Ali solicitó en varias ocasiones a las administraciones del CID y del Dique Seco que le permitieran presentarse a sus exámenes, pero las administraciones no respondieron hasta después de que la fecha del examen ya había pasado. La familia también pidió a la administración del Dique Seco que le permitiera tener libros para estudiar. La administración del Dique Seco rechazó esta respuesta, afirmando que los prisioneros no necesitan libros.

El 31 de octubre de 2019, Ali fue declarado culpable en su primer caso y condenado a dos años de prisión. Fue transferido a la prisión de Jau, se le dio un uniforme y se le cortó el pelo a la fuerza. Fue llevado al Dique Seco Nuevo, la sección de Jau reservada a los menores de 21 años, donde permanece.

En el Nuevo Dique Seco, los oficiales aislaron a Ali, afirmando que dio positivo en la prueba de Hepatitis C. Lo mantuvieron en una pequeña celda con otro individuo afligido. Su madre llamó a la administración y pidió que lo sacaran de esta celda hasta que se pudieran hacer más pruebas. Ali fue trasladado a una celda solitaria, donde fue retenido durante 23 horas al día durante dos semanas, cuando los resultados de los análisis de sangre mostraron que no sufría de Hepatitis C o cualquier otra condición médica.

El Gobierno de Bahrein ha violado numerosas leyes y obligaciones de derechos humanos en su tratamiento de Ali, incluyendo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), la Convención sobre los Derechos del Niño (CRC), la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR), cada uno de los cuales ha sido suscrito por Bahrein. Ali fue retenido sin cargos durante seis días, y no fue llevado ante una autoridad judicial hasta después de seis días, en violación del artículo 14 del PIDCP y del artículo 37 de la Convención sobre los Derechos del Niño. Además, el uso de una venda en los ojos durante los interrogatorios en el CID creó un ambiente coercitivo, y puede haber constituido un maltrato, en violación de la Convención contra la Tortura y la Convención sobre los Derechos del Niño.  Además, el prolongado período de confinamiento en solitario de dos semanas puede exceder la necesidad médica, y también podría constituir tortura o malos tratos. Por último, la negativa de las autoridades a alojar a Ali para que estudie y complete sus exámenes constituye una violación de su derecho a la educación, consagrado en el artículo 28 de la Convención sobre los Derechos del Niño y en el artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) pide al Gobierno que libere a Ali, a la luz de las técnicas de interrogatorio coercitivas, sin la presencia de sus padres o de un abogado. También pedimos a las autoridades de Bahrein que investiguen las alegaciones de tortura y malos tratos en el CID y en los centros de detención. Pedimos además al gobierno de Bahrein que cumpla con sus obligaciones en virtud del derecho internacional, proporcionando una indemnización a Ali por la violación de sus derechos en virtud del PIDCP, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, la Convención sobre los Derechos del Niño y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.