El senador Ron Wyden presenta una declaración para que conste en acta sobre el deterioro de la situación en Bahrein

5 de marzo de 2020 – 27 de febrero de 2020, el Senador Ron Wyden (D-OR) presentó una declaración para el Registro del Congreso, en la que se aborda la represión de Bahrein contra los manifestantes pacíficos. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) elogia y apoya la declaración del Senador Wyden y las preocupaciones que plantea.

En su declaración, el Senador Wyden expresa su preocupación por las acciones de la monarquía gobernante de Bahrein contra las protestas pacíficas. Recuerda cuando los manifestantes eran detenidos a la fuerza por cientos y asesinados por docenas, lo que será hace 9 años este mes. Hace un llamamiento al gobierno de Bahrein para que no haga responsables a sus líderes y no mantenga las reformas.  Desde 2017, Bahrein ha intensificado y aumentado sus arrestos y detenciones de quienes critican al reino. En 2019, el historial de Bahrein en materia de derechos humanos se intensifica a medida que se llevan a cabo más ejecuciones y detenciones.

El senador reconoce a Bahrein como aliado de los Estados Unidos; sin embargo, sigue considerándolos responsables y obligados a rendir cuentas por la tensión que han causado a su pueblo. Reprende al gobierno de Obama por permitir que Bahrein trate a los manifestantes pacíficos con tanta severidad. El senador Wyden destaca la hipocresía de la administración Trump cuando se discute el tema de los derechos humanos en la sala. Mike Pompeo habla de la importancia de los derechos humanos y de la capacidad de los EE.UU. para poner en marcha cambios en un país para detener el abuso de los derechos humanos por parte de regímenes no conformes. Sin embargo, en lo que respecta a Bahrein, el Secretario Pompeo no tiene mucho que decir sobre su abuso de los derechos humanos.

El senador Wyden concluye la declaración instando a sus colegas a oponerse a la persecución de los manifestantes pacíficos en Bahrein. Pide una vez más a Bahrein que ponga fin a su represión de la libertad de expresión y de la expresión pacífica.

Sr. WYDEN – Señor Presidente, este mes hace 9 años, los ciudadanos de Bahrein levantaron pancartas para defender un mayor papel en su sociedad y en el proceso político.

La monarquía gobernante de Bahrein reprimió a los manifestantes pacíficos; la policía y las fuerzas de seguridad del Estado detuvieron a cientos y mataron a más de una docena, según los informes de prensa de la época. Los dirigentes de Bahrein prometieron rendición de cuentas y reformas en respuesta a la condena internacional, pero apenas aplicaron ninguna de ellas, y hicieron retroceder algunas de las pocas que sí aplicaron.

De hecho, la situación en Bahrein no ha hecho más que empeorar. Americans for Democracy and Human Rights de Bahrein escribió el año pasado que “desde 2017, el gobierno ha intensificado la represión mediante el arresto, la detención y la condena de las personas que llaman la atención sobre el historial de derechos humanos del reino o critican al gobierno”.

El mes pasado, Human Rights Watch escribió: “El historial de Bahrein en materia de derechos humanos empeoró en 2019, ya que el gobierno llevó a cabo ejecuciones, condenó a los críticos de la expresión pacífica y amenazó a los activistas de los medios de comunicación social”.

No es un gran placer para mí señalar la creciente represión de la monarquía. No tengo ninguna animosidad personal hacia Bahrein, que sigue siendo un importante aliado de EE.UU.

Pero el gobierno de EE.UU. tiene el deber, la obligación, de ser honesto con los amigos y aliados y de mantenerlos en un alto nivel. Lamento decir que la administración Obama no hizo lo suficiente para mantener a Bahrein en ese alto nivel, como he venido repetidamente a esta sala para discutir. La administración Trump, por su parte, ha sido aún más insensible a los abusos del régimen, a pesar de que el Secretario de Estado Mike Pompeo ha hablado muchas veces sobre la importancia de los derechos humanos.

Justo el año pasado, el Secretario Pompeo dijo que América puede efectuar cambios “articulando abusos y presionando a los regímenes que no cumplen”.

Entonces, ¿dónde está el Secretario Pompeo cuando se trata de articular los abusos de Bahrein y presionar a los gobernantes de Bahrein para que lo hagan mejor? El Secretario, como su jefe, está desaparecido en acción.

Insto a mis colegas a que examinen detenidamente el historial de Bahrein en materia de derechos humanos, a que hablen con las víctimas del régimen y a que escuchen sus historias de persecución.

Como todos los años, renuevo mi llamamiento a los gobernantes de Bahrein para que cambien de rumbo y abran un espacio para el diálogo, para el libre pensamiento y para la expresión y la protesta pacíficas.

Lea la declaración en las Actas del Congreso aquí