Más allá de sus fronteras: Violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Bahrein

El gobierno iraní ha luchado durante varias semanas para contener uno de los brotes más graves del mundo de Coronavirus, que ha causado más de 1335 muertes en medio de 17.361 casos confirmados. Hace tres semanas, el gobierno de Bahrein acusó a Irán de “agresión biológica” por haber ocultado supuestamente el alcance del brote y no haber sellado los pasaportes de los viajeros bahreiníes, después de que el parlamento de Bahrein, que no tiene poder legislativo ni representación de la oposición, votara de forma controvertida no devolver a los bahreiníes varados hasta que se les hubiera eliminado el virus.

Sin embargo, Bahrein ha sido objeto de crecientes críticas internas por no haber organizado el retorno seguro de los ciudadanos bahreiníes varados en el Irán, que según un periódico de Bahrein ascendían a 1.630 personas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente hay 499 casos confirmados del virus en Bahrein, y cuatro muertes.

El 10 de marzo, el Ministerio de Salud de Bahrein anunció la llegada del primer vuelo procedente de Irán con 165 bahreiníes, de los cuales al menos 77 estaban infectados con el virus de la Corona. Sin embargo, desde entonces los vuelos limitados programados para Bahrein se han cancelado repetidamente, sin que el Ministerio de Salud haya dado ninguna justificación o culpe a las compañías aéreas y a las empresas de su cancelación.

Más recientemente, el lunes 23 y el martes 24 de marzo, los vuelos que debían repatriar a los ciudadanos de Bahrein que han estado atrapados en Irán durante más de un mes han sido cancelados. El miércoles 25, el Ministerio de Salud dispuso que el segundo grupo de bahreiníes fuera evacuado de Irán. Aterrizaron de forma segura en Manama, pero el vuelo sólo contó con 65 pasajeros. El viernes 27 de marzo, a 76 bahreiníes varados que intentaron volver a casa por su cuenta vía Omán se les impidió embarcar en un vuelo de vuelta a Manama. El mismo día, a otros 31 bahreiníes varados se les impidió embarcar en un avión de Doha de regreso a Bahrein. El Gobierno de Bahrein rechazó la oferta de Qatar de cubrir los gastos de fletar un vuelo de regreso a casa para sus ciudadanos varados, acusando a Qatar de “inmiscuirse” en sus esfuerzos de repatriación.

Los activistas de derechos humanos han criticado además al gobierno por su irresponsabilidad después de que, al parecer, se permitiera a personas sanas e infectadas subir al mismo vuelo. Aunque una minoría ha conseguido organizar su regreso en privado, la gran mayoría se encuentra varada en un país donde los hoteles están cerrados para combatir la propagación del virus; los extranjeros no tienen adónde ir.

Los angustiados bahreiníes también han informado de que sus hoteles en el Irán han desalojado arbitrariamente a los huéspedes cuando empiezan a cerrar. El hashtag árabe #أعيدوا_العالقين_البحرينيين,  o el ingles “Bring back the stranded Bahrainis” ha estado trending en Twitter durante varios días.

Para una cronología detallada, haga clic aquí

Sayed Ahmed Alwadaei, Director de Promoción de la BIRD, comentó: “Es trágico ver que el número de muertos sube a cinco entre los bahreiníes atrapados en Irán, con poco esfuerzo de las autoridades bahreiníes para traer a sus ciudadanos a casa.

Si bien el Gobierno ha explotado cínicamente la pandemia para avivar las tensiones regionales, más de 1.000 bahreiníes en el Irán han sido abandonados efectivamente, poniendo sus vidas en un riesgo considerable”. Bahrein debe hacer lo que sea necesario para asegurar su retorno seguro”.

Husain Abdulla, Director Ejecutivo de Americans for Democracy & Human Rights en Bahrein (ADHRB), comentó: “A medida que se agrava la crisis mundial de Covid-19, es cada vez más angustioso que todavía haya más de 1.600 ciudadanos de Bahrein atrapados en Irán; un país en el que ya han muerto seis bahreiníes al no poder volver a casa.

El hecho de que Bahrein se haya negado a recibir asistencia de Qatar demuestra que está dando prioridad a la política por encima de la necesidad de repatriar a sus propios ciudadanos. Dadas las circunstancias excepcionales, Bahrein debe superar las diferencias políticas y trabajar con todos aquellos que estén dispuestos a garantizar la seguridad de sus ciudadanos”.