Dispatch on French Arm Sales to the Gulf Region

Francia desempeña un papel destacado en las exportaciones mundiales de armas. Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), desde antes de las protestas de la Primavera Árabe en 2011 hasta hoy, Francia ha estado entre los cinco primeros exportadores mundiales de armas. En 2017, Francia ocupó el lugar de China como tercer mayor exportador de armas. El último informe del SIPRI Trends in International Arms Transfers muestra que entre los otros cinco principales países -EE.UU., Rusia, China y Alemania- Francia ha experimentado la mayor tasa de crecimiento de las exportaciones de armas, aumentando sus ventas de armas en un 72% entre 2015 y 2019 en comparación con el período anterior 2010 – 2014.

El comercio de armas se ha convertido en la exportación más lucrativa para Francia desde el decenio de 1960, cuando el país adoptó la doctrina de que la venta de armas es esencial para la autonomía estratégica del país. Además, al ser un importante proveedor de armas, Francia posee una importante presencia diplomática, socios comerciales estratégicos e influencia en las regiones del mundo que garantiza la estabilidad y combate el terrorismo para mantener la seguridad nacional francesa. El 7 de mayo de 2019, durante la audiencia del Ministro de las Fuerzas Armadas en la Asamblea Nacional, se reveló que el actual gobierno también es reacio a cambiar su política liberal de exportación de armas, lo que tiene un coste humano y viola el Tratado sobre el Comercio de Armas de las Naciones Unidas, al que Francia se adhirió en 2014. Como informó la Ministra de Defensa Florence Parly, el comercio de armas asegura la soberanía del país, y es intrínseco para Francia mantener la independencia de su industria de defensa.

Sin embargo, como la industria de defensa francesa no puede sobrevivir sólo de los pedidos nacionales, la promoción de la exportación de armas tuvo que alcanzar una escala mundial. Según los correos electrónicos filtrados, a partir de 2016, los funcionarios del Gobierno trataban de establecer un marco político y adaptarlo a las normas internacionales para continuar sus exportaciones. El último informe parlamentario sobre la exportación de armas en 2018 expone esos esfuerzos al exponer las ventajas del comercio de armas, destacando que muchos ciudadanos franceses están empleados en el sector y que el país podría obtener un 50% más de beneficios con la exportación de armas que con cualquier otra exportación. El informe asegura además que Francia se adhiere al embargo de la ONU sobre las exportaciones de armas a Irán, Irak, Yemen y Libia, y subraya su compromiso no sólo con el Tratado sobre el Comercio de Armas de la ONU sino también con la Posición Común 2008/944/PESC de la UE que especifica no exportar armas a países que cometen violaciones de los derechos humanos.

A pesar de estas garantías, Francia sigue concediendo licencias de exportación a empresas de defensa que venden armas a Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahrein. Incluso cuando la “Commission interministérielle pour l’étude des exportations de matériels de guerre” (CIEEMG) -compuesta por el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Economía- no pudo decidir sobre la autorización de una licencia debido a cuestiones relacionadas con las violaciones de los derechos humanos, el Presidente Emmanuel Macron intervino e hizo el trato. El informe parlamentario sobre las exportaciones de armas en 2019 muestra que el Gobierno francés autorizó 583 licencias a Arabia Saudita y 522 a los Emiratos Árabes Unidos entre 2016 y 2018, lo que incrementó drásticamente las exportaciones francesas de armas al Oriente Medio en los últimos cuatro años.

Gráfico 1: Armas vendidas a Oriente Medio por Francia (en %) vs.Años

Encuentra la tabla de ventas de armas controvertidas AQUÍ

Además, según un documento clasificado del Ministerio de Defensa francés que fue filtrado por Disclose, son evidentes varias contradicciones en las ventas declaradas. El documento, escrito por la inteligencia militar de Francia, afirma que las armas de fabricación francesa se están utilizando en la actual guerra del Yemen y, por lo tanto, están implicadas en la comisión de crímenes de guerra. El gobierno francés, así como el Presidente Macron, es consciente de los crímenes descritos en el informe. Las empresas francesas que producen armas, como la empresa totalmente estatal Nexter, han fabricado vehículos blindados que se han vendido a Arabia Saudita, y el informe filtrado revela que se están utilizando armas CAESAR para allanar el camino a las tropas sauditas para entrar en el Yemen. Más específicamente, 132 obuses CAESAR han sido entregados a Arabia Saudita desde 2010, y se han hecho más pedidos. El documento filtrado muestra que 48 de esos vehículos están supuestamente situados cerca de la frontera yemení. Según Disclose, la población que vive dentro del objetivo del fuego de artillería es de 436.370 civiles.

En un período de casi tres años, entre principios de 2016 y finales de 2019, 35 civiles perdieron la vida debido a los ataques de los bombardeos dentro del alcance de los CAESAR estacionados. Esto contradice claramente la declaración de la Ministra Parly, quien afirmó que, según su conocimiento, no se vendió ningún equipo a Arabia Saudita para fines distintos de la defensa. Por lo tanto, su otra proclamación de que la situación humanitaria en el Yemen le preocupa debe ser cuestionada. En su calidad de Ministra de Defensa, debió ser consciente de que las armas de fabricación francesa son responsables de la muerte de decenas de civiles en la guerra del Yemen. Por consiguiente, Francia incumple claramente no sólo las obligaciones que le incumben en virtud del Tratado sobre el Comercio de Armas de las Naciones Unidas y de la Posición Común 2008/944/PESC de la Unión Europea, sino también los valores fundamentales franceses y su larga tradición de humanitarismo.

No sólo se vendieron armas de fabricación francesa a Arabia Saudita, sino que los Emiratos Árabes Unidos también son un importante importador de armas francesas. De 2015 a 2019, Francia fue el segundo exportador de armas de los EAU. Por lo tanto, no es sorprendente que el informe filtrado de Disclose también mencione la venta de armas al ejército de los EAU -principalmente tanques tipo Leclerc- que también se utilizan en la guerra del Yemen. El informe revela la ubicación de estos tanques y, a pesar de la declaración del Ministro de Defensa, el mapa del documento filtrado muestra que están siendo utilizados en combate. No sólo estos tanques son fabricados por empresas de armamento en Francia, sino que el informe también demuestra que sólo funcionan con munición francesa de penetrador de vara larga. En noviembre de 2018, 55 civiles fueron víctimas de la artillería disparada por estos tanques.

Como demuestra Disclose en su informe, no sólo el Ministro de Defensa, sino también el Ministro de Relaciones Exteriores francés Jean-Yves Le Drian hizo declaraciones falsas sobre la venta de armas en relación con la guerra en el Yemen. Aunque el Ministro Le Drian estaba al tanto de los detalles expuestos en el informe filtrado, afirmó erróneamente durante una reunión de la Comisión de Asuntos Exteriores en febrero de 2019 que “la acción de Arabia Saudita es principalmente aérea y no proporcionamos nada a la Fuerza Aérea Saudita“, a pesar de saber que los ataques de los ataques aéreos en la guerra del Yemen estaban dirigidos principalmente contra civiles. La falsa afirmación del Ministro Le Drian se pone de manifiesto en el informe de Disclose, en el que se muestra que sólo unos meses antes, el grupo de defensa francés Thales había proporcionado a las fuerzas aéreas de Arabia Saudita tecnología que permitía a los pilotos dirigir sus misiles con precisión a un objetivo concreto mediante láser.

Además, también las fuerzas armadas de los EAU utilizan armas fabricadas en Francia. Entre ellas figuran las armas utilizadas en el ataque de los Emiratos Árabes Unidos contra la oposición yemenita con aviones de combate Mirage 2000-9 de fabricación francesa. Aunque el informe filtrado no menciona el tipo de misiles que se utilizan en los ataques aéreos de los EAU, los misiles Black Shaheen y AASM desarrollados conjuntamente por el Reino Unido y Francia pero producidos por la compañía francesa Safran pueden ser utilizados en los aviones de combate Mirage 2000-9. Además, los aviones cisterna A330 MRTT de fabricación francesa que se venden tanto a Arabia Saudita como a los Emiratos Árabes Unidos desempeñan un papel fundamental en el conflicto armado del Yemen.

Gráfico 2: Pedido de armas (en millones de euros) vs. años

Gráfico 3: Armas entregadas (en millones de euros) vs. años

En la declaración del Ministro Parly ante la Asamblea Nacional se afirma que la ayuda humanitaria a los civiles en el Yemen es prioritaria. Sin embargo, el informe filtrado prueba que dos buques de guerra fabricados en Francia “participan en el bloqueo naval” y por lo tanto son responsables de la muerte por inanición de millones de yemeníes. Para Francia, la exportación de armas a los países del Golfo es necesaria para que las empresas francesas de armamento sigan siendo rentables. La selección de los socios comerciales se basa en un criterio puramente financiero. Si bien Francia ha ratificado el Tratado sobre el Comercio de Armas de las Naciones Unidas, destinado a regular el mercado de armas y a impedir que los países cometan delitos contra sus poblaciones, su responsabilidad internacional de garantizar la paz y la seguridad mundiales se contradice con sus exportaciones de armas a los países del Golfo. Por lo tanto, Francia viola plenamente el Tratado sobre el Comercio de Armas de la ONU, al que el Ministerio de Defensa se niega a conceder una importancia sustancial, y la Posición Común 2008/944/PESC de la UE, que prohíbe la transferencia de armas a los países acusados de crímenes de guerra.

Según un informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la coalición antijudía encabezada por la Arabia Saudita ha actuado de manera ofensiva sin respetar los principios de distinción, proporcionalidad y precaución establecidos en los Convenios de Ginebra, a riesgo de ser acusada de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Esto incluye el uso de armamento pesado y el disparo indiscriminado en zonas urbanas; el bombardeo de zonas residenciales, mercados, bodas, funerales, centros de detención y embarcaciones civiles; el incumplimiento de la “lista que prohíbe el bombardeo de los sitios incluidos en la lista”; y la práctica de los “dobles ataques”, que son recurrentes y afectan a las zonas de primeros auxilios. En respuesta, el Ministro Parly se limitó a explicar en 2018 que “el uso de las armas, una vez entregadas, normalmente está controlado, pero los conflictos pueden evolucionar […] Muchos países se enfrentan a esta situación: haber entregado armas a otros países cuando se suponía que esas armas no se iban a utilizar [en el Yemen]“. Por consiguiente, Francia no parece dispuesta todavía a renunciar a la exportación de estas armas a países en los que los principios de libertad, igualdad y fraternidad distan mucho de ser las consignas. Mientras que otros países europeos votaron a favor de prohibir la exportación de armas a Arabia Saudita debido a su violación de los derechos humanos y a su participación en la guerra del Yemen, Francia sigue proporcionándoles comercio de armas.

No sólo está violando sus obligaciones al suministrar armas a países que violan los derechos humanos como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, sino que también hay pruebas de que Francia ha vendido armas y equipos al gobierno de Bahrein que se utilizaron contra manifestantes pacíficos en los levantamientos de 2011. Aunque en una declaración oficial de Francia en febrero de 2011 se afirmaba que se habían suspendido las exportaciones de equipo de represión a Bahrein, Bahrain Watch encontró pruebas de que las ventas se habían reanudado en 2014 y, a pesar de la breve suspensión, el equipo antidisturbios de fabricación francesa siguió utilizándose regularmente después de 2011 para combatir los disturbios civiles en Bahrein. En particular, también se encontraron en Bahrein granadas fabricadas en 2012 en Francia.

En el informe parlamentario sobre las exportaciones de armas en 2013 se indica que “se vendieron a Bahrein equipos químicos y biológicos tóxicos y de control de disturbios por valor de 250.000 euros”. Según el informe parlamentario sobre las exportaciones de armas en 2012, Francia exportó 16 millones de euros de AEMG de clase ML4 (misiles, cohetes, bombas) y 500.000 euros de AEMG de clase ML5 (radares). “Es problemático vender armas a regímenes dictatoriales que se sabe que reprimen a sus manifestantes“, dijo la diputada francesa Pouria Amirshahi, ex secretaria de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional. Sin embargo, en París se considera aceptable el comercio de armas a Bahrein, ya que no existe un embargo específico y cada equipo se envía primero a la “Comisión Interministerial de Exportación de Material de Guerra“. Amirshahi declaró además que “El reino no está en absoluto en el mismo registro que un país como Siria […] estamos hablando de la policía aquí, no de la guerra civil“. Por lo tanto, hay una clara contradicción en la ética con respecto a la venta de armas francesas y los supuestos valores nacionales franceses.

Según el informe parlamentario sobre las exportaciones de armas en 2013, la venta de material militar no constituyó una violación del tratado, ya que el equipo antidisturbios no es igual al equipo de guerra. Sin embargo, la lista común de equipo militar de la UE clasifica el gas lacrimógeno dentro de la categoría ML7, lo que significa que se trata de un agente químico tóxico para el “control de disturbios”. Varias ONG han denunciado la continuación de las ventas de armas francesas a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto. Amnistía Internacional Francia, ACAT, FIDH y la Liga de Derechos Humanos consideran que el Estado francés y varias empresas francesas participan en la represión de estos países. Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB) se asocia con estas ONG para denunciar la exportación corrupta de armas francesas al Golfo Arábigo.

En resumen, Francia se beneficia de la venta de armas a países como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, todos ellos responsables de la violación de los derechos humanos y que forman la coalición de oposición houthi en la guerra del Yemen. En esos conflictos, las armas francesas importadas se utilizan indiscutiblemente con fines ofensivos, más que defensivos, y contribuyen a poner en peligro a los civiles. A pesar de la pretensión del Gobierno francés de ser transparente en cuanto a la distribución de licencias de venta de armas, así como de su afirmación de evaluar de antemano “las posibles consecuencias de los bienes exportados en lo que respecta a la paz y la seguridad regionales, la situación interna del país usuario final y sus prácticas en materia de respeto de los derechos humanos, [y] el riesgo de desviación hacia usuarios finales no autorizados“, es evidente que para Francia, el beneficio económico y el poder estratégico regional son más importantes que la protección de la vida de los civiles, así como sus compromisos con los tratados de paz reconocidos internacionalmente.