Llamamiento de 60 diputados al Rey de Bahrein para que libere a todos los presos políticos

El 17 de junio de 2020, 60 diputados del Parlamento Europeo enviaron una carta al Rey de Bahrein exigiendo la liberación del resto de prisioneros políticos en Bahrein, que quedaron fuera de la anterior liberación masiva de prisioneros que tuvo lugar 17 de marzo de 2020.

Lea la carta completa AQUÍ

El Gobierno de Bahrein citó que la razón de la liberación original de 1.486 prisioneros el 17 de marzo fue por la amenaza que representaba la propagación del coronavirus entre la población carcelaria. La liberación de notables defensores de los derechos humanos como Nabeel Rajab es un hecho positivo, pero muchos otros opositores políticos del régimen siguen encarcelados, a pesar del creciente número de casos positivos de coronavirus.

La carta declara explícitamente la preocupación por los casos de:

“ ^[…] el Sr. Hassan Mushaima y el Sr. Abdulwahab Husain, los líderes de la oposición en Bahrein. También nos preocupan los informes sobre la falta de atención médica al profesor, bloguero y defensor de los derechos humanos Dr. Abduljalil Alsingace y a los presos políticos Shaikh Abdulla Isa Al-Mahroos, también conocido como Shaikh Mirza Almahroos. Otros prisioneros políticos importantes son el jeque Abduljalil Almiqdad y el jeque Ali Salman. Entre estos prisioneros se encuentran el destacado y prominente defensor de los derechos humanos Sr. Naji Fateel, además de otros nacionales de la Unión Europea encarcelados, el Sr. Abdulhadi Alkhawaja y el jeque Mohammad Habib Almiqdad”.

Al permanecer en prisión, estas personas siguen teniendo un mayor riesgo de contraer el coronavirus. Esto se debe a que su salud está en peligro por las condiciones de hacinamiento e insalubridad que exacerban la propagación del virus. Las medidas de precaución, como el distanciamiento social, son prácticamente imposibles de aplicar debido a esas condiciones; y en la carta se señala también la falta de equipo de protección que lleva el personal de la prisión.

No es la primera vez que los diputados plantean su preocupación por las condiciones de los presos políticos en Bahrein. El 20 de diciembre de 2019, 20 diputados del Parlamento Europeo enviaron otra carta al Ministro de Justicia de Bahrein, el jeque Khalid bin Ali bin Abdullah Al Khalifa, en la que daban la voz de alarma sobre los casos de Mohamed Ramadan y Husain Ali Moosa. Posteriormente, a principios de este año, otros 44 diputados del Parlamento Europeo enviaron una carta al Rey de Bahrein, Hamad bin Isa de Bahrein, y 45 diputados del Parlamento Europeo enviaron una segunda carta al Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, en la que volvían a plantear su preocupación por el Ramadán y Moosa.

En la última carta, los 60 MPE instan al Gobierno de Bahrein a tomar medidas inmediatas para liberar a todos los prisioneros políticos y a tomar todas las medidas necesarias para evitar la propagación del virus en las prisiones y centros de detención de Bahrein. La carta afirma que:

“La comunidad internacional, las ONG y los Estados individuales han estado pidiendo la liberación de todos los presos políticos desde el comienzo de la crisis. El 25 de marzo, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió al gobierno que tomara medidas urgentes para proteger la salud y los derechos de los prisioneros, y esta demanda fue aprobada por varias ONG. El 6 de abril, 21 ONG, entre ellas Amnistía Internacional, Human Rights Watch, European Centre for Democracy and Human Rights y Americans for Democracy and Human Rights de Bahrein, expresaron su preocupación por el riesgo de contagio que corren los presos. Más recientemente, se han hecho afirmaciones similares por parte de un prominente líder religioso chiíta de Bahrein, el clérigo Ayatolá Sheikh Isa Qassim”.

La carta más reciente representa la última advertencia al Gobierno de Bahrein con respecto a las terribles condiciones de las cárceles de ese país. Con el creciente número de casos positivos de coronavirus en el país, los restantes presos políticos en las cárceles de Bahrein se enfrentan a un creciente riesgo de contraer el virus. Esperamos que el Gobierno de Bahrein tenga en cuenta esta última advertencia, a fin de salvaguardar las vidas de las personas que permanecen tras las rejas.