Perfiles en la persecución: Mohamed Ahmed Abdulla Ali Abdulla Serhan

Mohamed Ahmed Abdulla Ali Abdulla Serhan era un maestro de 38 años del Ministerio de Educación de Bahrein cuando fue detenido en mayo de 2013. Condenado a 23 años, Mohamed fue sometido a tortura y desaparición forzada antes de ser juzgado injustamente por cargos políticos. Mohamed es una de las cinco personas que actualmente se encuentran en el edificio de aislamiento de la prisión de Jau, donde son sometidas constantemente a tortura y se les impide practicar su libertad religiosa.

Mohamed fue detenido el 11 de mayo de 2013 por agentes vestidos de civil, fuerzas policiales y el mando especial de las fuerzas de seguridad cuando toda la ciudad de Sanad estaba rodeada por helicópteros. A Mohamed le vendaron los ojos y lo sacaron de un edificio en el que había varias personas buscadas por causas políticas, sin una orden judicial.

El 12 de mayo de 2013, un día después de su detención, Mohamed pudo ponerse en contacto con su familia e informarles de que estaba en la comisaría de Alwosta. En consecuencia, su familia intentó continuamente ir a la comisaría a ver a su hijo; sin embargo, los agentes negaron tener conocimiento de Mohamed y de su paradero. Tras el arresto, Mohamed desapareció durante tres semanas, después de lo cual pudo llamar a su familia e informarles de que se encontraba en la Dirección de Investigaciones Penales, donde fue interrogado. Se le negó el acceso a un abogado, no tuvo el tiempo ni los medios adecuados para preparar su juicio y no pudo presentar ni impugnar las pruebas presentadas contra él.

Durante el período de interrogatorio, que duró aproximadamente 10 días, Mohamed fue sometido a graves formas de tortura física y psicológica, así como a discriminación y malos tratos. Fue golpeado, obligado a permanecer de pie durante largos períodos de tiempo y electrocutado en todo su cuerpo, y más concretamente en la oreja y la espalda. Mohamed también fue amenazado y discriminado por su secta religiosa. También se vio obligado a soportar otras violaciones de los derechos humanos, pero no pudo revelarlas debido a la falta de privacidad, todo ello en un intento de sacarle una confesión. A pesar del deterioro de su salud, fue constantemente golpeado y torturado.

Mohamed sufre de hernia discal en la columna vertebral, lo que provoca dolor en los brazos y las piernas, así como el debilitamiento del cuerpo. Las continuas palizas, así como las terribles condiciones de la prisión deterioraron aún más su salud física y mental. Además, y debido a la severa electrocución, Mohamed está retrayendo su audición, y sufre constantemente de dolores de cabeza y de espalda. Su familia presentó una denuncia al Ombudsman de Mol contra la discriminación religiosa de que es objeto Mohamed en la cárcel, así como las continuas amenazas de la administración penitenciaria. Durante la Ashura 2020, se presentó otra queja contra la administración de la prisión por restringir a Mohamed y a sus reclusos de la práctica de los rituales de la Ashura y de la asistencia a las ceremonias religiosas, pero sin éxito.

Mohamed fue condenado a 23 años de prisión por: 1) encubrir a un clérigo, ya que este último encubría inicialmente a un grupo de personas buscadas por causas políticas, 2) encubrir a un grupo de personas que también eran buscadas por causas políticas, y el 30 de octubre de 2017, el Cuarto Tribunal Penal Superior de Bahrein declaró a Mohamed culpable de 3) formar parte del “Grupo Al Basta”[1]. En el primer caso, Mohamed fue condenado a 8 años de prisión, y en el segundo, a 10 años y a la desnaturalización. El 7 de marzo de 2018, el primer veredicto fue confirmado por el Tribunal Superior de Apelaciones; sin embargo, el 20 de abril de 2019, Mohamed recuperó su nacionalidad por decisión del Rey, como parte del grupo de personas mencionadas en la orden real. El 6 de mayo de 2019, el primer veredicto del segundo caso fue también confirmado por el Tribunal de Casación.

El 10 de julio de 2020, Mohamed y algunos de sus reclusos en los edificios 13 y 14 de la prisión de Jau se declararon en huelga de contacto, negándose a ponerse en contacto con sus familias, en protesta por las horribles condiciones de la prisión [2]. El 9 de agosto de 2020, Mohamed, junto con otros cinco reclusos, inició su huelga de hambre, exigiendo urgentemente una mayor libertad religiosa, en particular en lo que respecta a la Ashura. El 10 de agosto de 2020, Mohamed y los otros 5 prisioneros fueron trasladados al Edificio 15 como forma de castigo por haber movilizado e incitado a los reclusos a la huelga. Todos fueron separados y puestos en celdas con otros reclusos que no eran de Bahrein, en un intento de restringirles la posibilidad de llevar a cabo sus ritos Muharram o Ashura juntos. ADHRB recibió información desde el interior de la prisión de que Mohamed, junto con los otros cuatro reclusos que siguen aislados hasta el día de hoy, están sufriendo torturas físicas y psicológicas, así como amenazas de muerte y amenazas de poner veneno en sus alimentos.

La libertad de religión es un derecho garantizado por el derecho internacional, a saber, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP). El uso de la tortura durante el interrogatorio de Mahdi viola tanto la legislación de Bahrein como las obligaciones de Bahrein en virtud de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes