Todas las intervenciones orales de ADHRB durante el EPU de Suecia

El 29 de septiembre de 2020, ADHRB realizó una intervención oral en la sesión 45 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas durante el EPU de Suecia.

“Quisiéramos comenzar nuestra intervención dando la bienvenida a la delegación sueca con la esperanza de que lleve a cabo un plan nacional para aplicar las recomendaciones aceptadas.

Nos preocupa profundamente la falta de seriedad que el Gobierno sueco ha mostrado hacia los crímenes cometidos contra la población musulmana e inmigrante en su país. Las tasas de estos crímenes de odio han aumentado en los últimos años en una tendencia preocupante. Sin embargo, el Gobierno sueco no ha mostrado un liderazgo fuerte y efectivo en la protección de estos frágiles grupos, especialmente fallando en realizar una de las funciones más básicas de los Gobiernos como es la de proteger a sus ciudadanos y residentes contra los crímenes promovidos por el racismo y la discriminación religiosa. Lo que es aún más preocupante es que algunos de estos grupos que cometieron o defendieron actos violentos contra los musulmanes e inmigrantes recibieron fondos del Gobierno sueco en el marco de diferentes programas sociales a pesar de su participación en actividades anti-inmigrantes y anti-musulmanas.

La lucha contra el terrorismo y las violaciones de los derechos humanos es otro tema preocupante. El Gobierno sueco ha ejercido autoridad general en el arresto e interrogatorio de muchos musulmanes e inmigrantes sin garantizarles su derecho a un proceso justo. Esta práctica debe cesar de inmediato.

El Gobierno de Suecia no ha protegido a sus ciudadanos que han sido detenidos y torturados bajo cargos únicamente por ejercer su libertad de expresión. El jeque Mohammad Habib Al-Muqdad, ciudadano sueco, y el Sr. Khalil Al-Halwachi, residente legal, han sido detenidos y han sido gravemente torturados por las autoridades de Bahrein. A pesar de los numerosos intentos de los familiares y de varias ONG de pedir a las autoridades que garanticen su liberación; la falta de implicación por parte del Gobierno sueco es de gran preocupación. Un parlamentario sueco indicó que ambos individuos no recibieron la protección legal adecuada por el hecho de ser inmigrantes. Por lo tanto, quisiéramos preguntar a la delegación sueca si se comprometerá públicamente a trabajar por la liberación de los ciudadanos y residentes suecos detenidos ilegalmente en Bahrein.”