Nombramiento de un funcionario del Ministerio del Interior de los EAU para la Presidencia de INTERPOL

19 organizaciones internacionales de derechos humanos enviaron una carta al Secretario General de la Interpol en la que expresaban su preocupación por el nombramiento del General de División Ahmed Nasser Al-Raisi, Inspector General del Ministerio del Interior de los EAU, para dirigir la Interpol en las elecciones que se celebrarán en Abu Dhabi los días 7 y 8 de noviembre.

Estimado Secretario General,

Los abajo firmantes escribimos para expresar nuestra profunda preocupación por los recientes informes que anuncian la candidatura del General de División Ahmed Nasser Al Raisi, Inspector General del Ministerio del Interior de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), a la presidencia de la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL). Las elecciones se celebrarán durante la Asamblea General los días 7 y 8 de diciembre en Abu Dhabi, EAU.

Creemos que el nombramiento del Sr. Al Raisi socavaría la misión y la reputación de INTERPOL y afectaría gravemente a la capacidad de la Organización para llevar a cabo su misión con eficacia y de buena fe. Además, nos preocupa la falta de transparencia y supervisión del proceso electoral: la información sobre los candidatos a la presidencia no se ha hecho pública, ni los candidatos han sido sometidos a procedimientos de investigación de antecedentes por parte de los partidos estatales y los agentes de la sociedad civil.

Si bien entendemos que el Secretario General es responsable de las operaciones de INTERPOL, el presidente debe encarnar sus valores y su misión. El artículo dos del Estatuto de INTERPOL establece que el objetivo de la organización es “garantizar y fomentar la más amplia asistencia recíproca posible entre todas las autoridades de policía criminal, dentro de los límites de las leyes vigentes en los diferentes países y en el espíritu de la ‘Declaración Universal de Derechos Humanos'”.

Dado el escaso historial de los Emiratos Árabes Unidos en materia de derechos humanos, incluido el uso sistemático de la tortura y los malos tratos en las instalaciones de seguridad del Estado, el nombramiento del Sr. Al Raisi como presidente dañaría la reputación de INTERPOL y estaría en gran contradicción con el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos y la misión de la organización. A este respecto, quisiéramos recordar los informes anteriores sobre el uso indebido de las difusiones rojas de INTERPOL por parte de los Emiratos Árabes Unidos.

En su calidad de actual Inspector General del Ministerio del Interior, las responsabilidades del Sr. Al Raisi incluyen la supervisión de la organización y la gestión de las fuerzas de seguridad y de policía en los Emiratos Árabes Unidos, la realización de inspecciones periódicas en diversos departamentos del Ministerio y la investigación de las denuncias contra la policía y las fuerzas de seguridad y sus miembros. El Sr. Al Raisi depende directamente del Viceprimer Ministro y del Ministro del Interior.

En su calidad de representante del Estado de los EAU, el Sr. Al Raisi forma parte de un aparato de seguridad que sigue apuntando sistemáticamente a los críticos pacíficos, lo que hace que el espacio cívico sea prácticamente inexistente en el país. Los abogados, periodistas, activistas políticos y defensores de los derechos humanos en los Emiratos Árabes Unidos han sido objeto de duras represalias, tácticas de intimidación, desapariciones forzadas, torturas y detenciones arbitrarias como resultado de la expresión pacífica de sus opiniones, incluso con cargos falsos de “terrorismo”. En una opinión reciente, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria expresó su preocupación por el “problema sistémico de la detención arbitraria en los Emiratos Árabes Unidos”, añadiendo que las privaciones sistemáticas de libertad en violación del derecho internacional “pueden constituir crímenes de lesa humanidad”.

Además, los Emiratos Árabes Unidos son responsables de graves violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario más allá de las fronteras del país. A pesar de haber anunciado la retirada de la mayoría de sus tropas terrestres del Yemen en 2019, los EAU siguen formando parte de las operaciones militares dirigidas por la Arabia Saudita, continúan manteniendo una presencia en Adén y en las provincias del sur y siguen prestando apoyo a ciertas fuerzas yemeníes que han cometido graves abusos en los últimos años.

Por último, la elección del jefe de seguridad de los EAU como presidente de INTERPOL socavaría la credibilidad del organismo en la lucha contra la delincuencia informática. Recordamos que, como parte de su misión, INTERPOL “ayuda a los países miembros a identificar, seleccionar y coordinar la respuesta a las amenazas informáticas […] [y] ayuda a los países a elaborar estrategias de prevención y desarticulación”. Sin embargo, las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos han recurrido durante mucho tiempo a programas de espionaje patrocinados por el Estado para atacar a disidentes, periodistas y activistas de la sociedad civil.

Una investigación de Reuters en 2019 puso al descubierto un equipo clandestino de antiguos agentes de inteligencia de los Estados Unidos, conocido como Project Raven, que la Autoridad Nacional de Seguridad Electrónica de los Emiratos Árabes Unidos reclutó para ayudar a los Emiratos a vigilar a otros gobiernos, periodistas extranjeros y activistas de derechos humanos. El defensor de los derechos humanos de los Emiratos Árabes Unidos Ahmed Mansoor, que fue desaparecido por las fuerzas de seguridad de los Emiratos en 2017 después de haber sido objeto de varios ciberataques, era uno de esos objetivos del Proyecto Raven. Actualmente cumple una condena de 10 años de prisión por cargos relacionados con su activismo en pro de los derechos humanos. Loujain al-Hathloul, una destacada defensora de los derechos de la mujer saudita, también fue objeto de ciberataques por parte de las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos, que piratearon su correo electrónico antes de detenerla y trasladarla por la fuerza a Arabia Saudita en 2018. Hoy sigue en prisión en represalia por su activismo.

A la luz de lo anterior, creemos que es contrario a la misión y a los objetivos de INTERPOL que la organización esté representada por un individuo y un Estado que han sido repetidamente responsables de graves violaciones de los derechos humanos. Además, creemos que los candidatos a la presidencia de INTERPOL deben someterse a un examen de su idoneidad para el cargo a través de procesos de investigación adecuados que traten de mantener el compromiso de INTERPOL con las normas internacionales de derechos humanos. Por consiguiente, los Emiratos Árabes Unidos, en la persona del Sr. Ahmad Al Raisi, no deberían estar en condiciones de dirigir la Organización Internacional de Policía Criminal.

A la luz de lo anterior, le instamos a que comparta las preocupaciones mencionadas con los países miembros de INTERPOL antes del nombramiento del próximo presidente de la organización.

Le agradecemos su consideración y quedamos a su disposición en caso de que desee debatir este asunto.

Atentamente,

Lista de firmantes:

L’Action des Chrétiens Pour l’Abolition de la Torture – France
AlQST for Human Rights

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain

Association for Victims of Torture in UAE

CIVICUS

Democracy for the Arab World Now (DAWN)

European Centre for Democracy and Human Rights

The Freedom Initiative

Gulf Centre for Human Rights

Human Rights First
Human Rights Watch

International Campaign for Freedom in the UAE

International Centre for Justice and Human Rights

International Service for Human Rights

MENA Rights Group

L’Organisation Mondiale Contre la Torture (OMCT)

Project on Middle East Democracy (POMED)

SAM Organization for Rights and Liberties

UnidOSC, Mexico