Perfil en Persecución: Ali Fadhel Abbas

Ali Fadhel Abbas, un trabajador de garaje de 21 años de edad, fue detenido arbitrariamente en 2019 en el Aeropuerto Internacional de Bahrein cuando regresaba del Iraq, donde visitó el santuario del Imán Husain el 40º día de su martirio. Actualmente está detenido en el Centro de Detención del Dique Seco, donde lleva casi un año, en espera de que se dicte su sentencia.

Cuando Ali llegó al aeropuerto el 31 de octubre de 2019, fue interrogado sobre su viaje antes de ser detenido. Los funcionarios civiles del departamento de pasaportes detuvieron a Ali sin presentar una orden de detención, y fue trasladado a la Dirección de Investigación Criminal (CID) para su investigación. Ali fue sometido a desaparición forzada durante las primeras horas de su detención. La familia de Ali se enteró de su detención por sus amigos que estaban con él; no se les informó de su detención de manera oficial. La familia recibió una llamada de Ali horas después de su arresto informándoles que estaba en el CID.

Durante las investigaciones, se preguntó a Ali los nombres de las personas de la ciudad que habían participado en las manifestaciones y hablado en contra del sistema. Sin embargo, Ali siempre respondió que no conocía sus nombres y que no participaba en ninguna actividad relacionada con la revolución o las asambleas. Luego fue trasladado al “Edificio de Interrogatorios” (Edificio 15) de la prisión de Jau, donde fue interrogado y torturado durante ocho días por un período de nueve a once horas diarias. Después de eso, fue transferido a la Dirección de Investigaciones Criminales en Adliya y mantenido allí durante 15 días, antes de ser transferido al Centro de Detención del Dique Seco. Al principio del interrogatorio, Ali no tenía todavía un abogado, y por lo tanto no tenía acceso a un abogado. Cuando Ali nombró un abogado, todavía se le prohibió asistir a la investigación. 23 días después de su arresto, Ali fue llevado ante un juez de la Oficina de la Fiscalía.

A pesar de esta tortura, Ali no confesó. Casi un mes después de su arresto, se le permitió contactar con su familia por primera vez mientras estaba en el Centro de Detención del Dique Seco.

Ali está acusado de unirse a un grupo terrorista y recibir fondos y fuegos artificiales para ello, con el fin de perturbar la Constitución y las leyes de Bahrein e impedir que las instituciones estatales y las autoridades públicas cumplan su misión. Siete meses después de su detención, Ali asistió a su primera audiencia. Sin embargo, aún no ha sido condenado, ya que la audiencia para la emisión de la sentencia se aplazó hasta el 28 de octubre de 2020.

Actualmente, debido al brote de Coronavirus, las visitas familiares fueron reemplazadas por videollamadas. Al principio, Ali se comunicaba regularmente con sus padres, pero actualmente Ali se comunica con su familia una vez cada dos o tres semanas. En septiembre de 2020, la sarna se propagó entre los prisioneros del Centro de Detención del Dique Seco debido a un nuevo prisionero que la padecía. Como resultado, Ali se infectó. El 12 de septiembre de 2020, Ali llamó a su familia para hacerles saber que su condición había empeorado y les pidió que le trajeran medicina; la condición de Ali mejoró después de usar la medicina. Sin embargo, todos los demás reclusos fueron trasladados más tarde a sus habitaciones, excepto Ali, que fue trasladado a una habitación que comparte con los presos extranjeros con los que no puede comunicarse en absoluto. A pesar de la propagación del Coronavirus, a Ali no se le proporciona ninguna protección como máscaras o guantes. Si Ali no es trasladado de su celda, que comparte con presos extranjeros con los que no puede comunicarse en absoluto, la familia de Ali tiene la intención de presentar una denuncia a la Oficina del Defensor del Pueblo en los próximos días y solicitar su regreso a su celda original.

El arresto, la desaparición forzada, la tortura y la detención de Ali en condiciones inhumanas e insalubres violan tanto la Constitución de Bahrein como las obligaciones internacionales en las que Bahrein es parte. A saber, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR). Dado que no se presentó una orden de detención, y dado que Ali no ha sido condenado todavía, podemos concluir que Ali fue detenido arbitrariamente por las autoridades de Bahrein.

En consecuencia, Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) exhorta a Bahrein a que cumpla sus obligaciones en materia de derechos humanos investigando todas las denuncias de tortura para garantizar la rendición de cuentas. También insta a Bahrein a que traslade a Ali a otra celda con condiciones sanitarias y de seguridad en la prisión, a que ponga a Ali con reclusos con los que pueda comunicarse y a que le proporcione máscaras y guantes para protegerlo del Coronavirus.