El “blanqueo deportivo” de Bahrein en Europa

Los términos “blanqueo deportivo” o “lavado deportivo” se utilizan para calificar una técnica mediante la cual los estados con malos antecedentes en materia de derechos humanos cubren su reputación internacional negativa asociándose con diversos eventos deportivos o competiciones de importancia internacional. El combate de boxeo entre Andy Ruiz y Anthony Joshua por el Campeonato Mundial de Peso Pesado que tuvo lugar en Arabia Saudita el año pasado, la final de la Europa League 2019 en Azerbaiyán o incluso la próxima Copa Mundial de Fútbol que tendrá lugar en Qatar en 2022 son buenos ejemplos de  “blanqueamiento deportivo”. Además, el “lavado de deportes” también corresponde al hecho de que jefes de estado ricos (príncipes, presidentes o emires) ingresan capital o incluso compran equipos o clubes deportivos para beneficiarse de su imagen extremadamente positiva en todo el mundo. Es lo que sucedió, por ejemplo, cuando el equipo de fútbol francés PSG y Qatar firmaron un acuerdo en 2011 o cuando, unos años más tarde, cuando la familia real bahreiní creó el equipo ciclista “Bahrain-Merida” (hoy Bahrein-McLaren).

La familia Al-Khalifa convirtió el blanqueo de los deportes en su táctica favorita para desviar la atención del público en general de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Bahrein. En 2002, el Rey de Bahrein ofreció una cantidad de dinero consecuente con el fin de conseguir que se celebrara anualmente un Gran Premio de Fórmula 1 en Bahrein de la Federación Internacional del Automóvil. El primer Gran Premio de Bahrein tuvo lugar en 2004. Once años más tarde, la familia real de Bahrein quiso repetir esta exitosa práctica creando uno de los mejores equipos de triatlón del mundo. Las autoridades de Bahrein incluso decidieron llamar a este equipo “Bahrain Endurance 13”. Este nombre recuerda a un grupo de 13 activistas de alto perfil, defensores de los derechos humanos y miembros de la oposición detenidos en 2011 y condenados a largas penas de prisión por su implicación en el movimiento pro-democracia de 2011. Muchas ONG llaman a estos presos políticos de alto perfil el “13 de Bahrein“. El equipo fue nombrado “Bahrain Endurance 13” con el fin de disminuir la importancia de estos activistas al cubrir el nombre de Bahrein 13 detrás del equipo de triatlón, ofreciendo una publicidad mucho más positiva para el país y su gobierno.

En 2020, las autoridades de Bahrein comenzaron a invertir dinero en fútbol. Empezó con la selección española del Córdoba CF y continuó cuando la Familia Real invirtió 5 millones de euros para comprar el 20% del equipo Paris FC, que jugaba en la segunda división francesa. Estas inversiones financieras forman parte de una política más amplia que tiene como objetivo “blanquear” la imagen de Bahrein y de la familia real a través de una inversión bastante pequeña (5 millones, mientras que Qatar invirtió más de 1.500 millones de euros en el otro equipo de fútbol parisino, el PSG). Gracias a estas inversiones, el gobierno de Bahrein espera que el nombre “Bahrein” se asocie con deportes que son vistos de manera extremadamente positiva por la opinión general y no con las terribles violaciones de derechos humanos perpetradas por las autoridades.

De hecho, la familia real de Bahrein es responsable de la represión y persecución arbitraria de numerosos opositores políticos o religiosos que participaron en el movimiento pro-democracia de 2011. Este movimiento, llevado a cabo por activistas y defensores de derechos humanos proclamando su oposición al régimen, pidiendo el fin de los abusos a sus derechos y libertades fundamentales como la libertad de expresión o asociación, denunciando el uso sistemático de la tortura por parte de las autoridades y La defensa de una mayor transparencia y representación fue reprimida violentamente por el gobierno. El propio príncipe Nasser bin Hamad al-Khalifa, hijo del rey Hamad, estuvo profundamente implicado en esta represión. Afirmó con firmeza su oposición y aversión al movimiento pro-democracia. Tras los levantamientos, amenazó directamente a los deportistas que optarían por participar en las protestas. Dijo: “quien pida la caída del régimen, que le caiga un muro en la cabeza. Cualquiera que sea su implicación o apoyo a esta causa, será castigado. Ya sea un atleta, socialité o político, sea lo que sea, será responsable en este momento. Hoy es el día del juicio. Bahrein es una isla, no hay salida ”. Algunos testimonios demoledores incluso documentan que el propio príncipe Nasser torturó a los opositores al régimen.

La principal razón por la que el gobierno de Bahrein decidió invertir en deportes (Córdoba, Paris FC, Bahrein McLaren) que son particularmente importantes en Europa, es, por tanto, para mejorar su imagen y desviar la atención del público en general y de la comunidad internacional de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos que tienen lugar en su reino. Esta práctica se llama “Blanqueo deportivo”.