42 organizaciones: El informe Khashoggi lo deja claro, es hora de sancionar a MBS 

En respuesta a la publicación de la tan esperada desclasificación del informe de inteligencia nacional de Estados Unidos sobre la implicación del príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salman (“MBS”) en el asesinato de Jamal Khashoggi, residente permanente en Estados Unidos y columnista del Washington Post, 42 organizaciones dijeron:

“El presidente Biden debe utilizar su poder para imponer toda la gama de sanciones disponibles en virtud de la Ley Global Magnitsky -incluyendo la congelación de activos y la prohibición de visados- a MBS, así como a cualquier otro ciudadano saudí implicado en el asesinato. Las sanciones de la Ley Magnitsky también deberían imponerse a la dirección del fondo soberano de Arabia Saudí, el Fondo de Inversión Pública, que es el propietario de la aerolínea y los aviones utilizados para transportar a los asesinos de Jamal Khashoggi entre Arabia Saudí y Turquía.

“Estados Unidos también debería reajustar toda su relación con esta brutal monarquía, empezando por prohibir toda venta de armas a Arabia Saudí. El presidente debe exigir a Arabia Saudí que levante la prohibición de viajar contra la defensora de los derechos de las mujeres Loujain al-Hathloul y que libere y retire todos los cargos contra todos los defensores de los derechos de las mujeres detenidos. El presidente Biden debe pedir la liberación incondicional de todos los presos de conciencia, incluidos el erudito islámico Salman Alodah, el cooperante Abdulrahman al Sadhan, el defensor de los derechos humanos Waleed Abu al Khair y los miembros de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos (ACPRA). Arabia Saudí ha demostrado un patrón repetido de abusos y daños, desde el asesinato de Jamal Khashoggi hasta los crímenes de guerra en Yemen y la represión de sus propios ciudadanos, que violan los controles de exportación de Estados Unidos y crean una situación insostenible para cualquier asistencia de seguridad continuada. Por último, instamos al Presidente a que dé instrucciones a la Oficina Federal de Investigación para que abra una investigación penal sobre el asesinato de un residente de Estados Unidos, como lo han hecho con otros estadounidenses ejecutados en el extranjero.

“La publicación del informe de la ODNI es un acto de transparencia muy bienvenido, pero sonará a vacío si no se rinden cuentas. Debe haber una aplicación equitativa de la ley para todas las personas, independientemente de la posición que ocupe un individuo en el gobierno. Es fundamental que el gobierno de Estados Unidos envíe un mensaje claro a MBS y a todos los demás líderes mundiales: este atroz crimen no se olvidará, y habrá justicia”.

ALQST for Human Rights – American Friends Service Committee – Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain – Avaaz – Center for Constitutional Rights – Center for International Policy – Clean Energy Action – Colorado – Clearinghouse on Women’s Issues – CODEPINK – Council on American-Islamic Relations (CAIR) – Demand Progress Education Fund – Democracy for the Arab World Now (DAWN) – Empower Our Future – Freedom Forward – Friends Committee on National Legislation – Global Exchange – Human Rights Watch – Institute for Policy Studies, New Internationalism Project – International Civil Society Action Network (ICAN) – Maryknoll Office for Global Concerns – MENA Rights Group – MoveOn – New York Center for Foreign Policy Affairs – Nonviolence International – Pax Christi USA – Peace Action – Progressive Democrats of America – Raise the Voices / Civic Works – Rethinking Foreign Policy – Revolving Door Project – Saudi American Justice Project – September 11th Families for Peaceful Tomorrows – Shadow World Investigations – Sustainable Energy & Economy Network – The Freedom Initiative – The Gulf Centre for Human Rights (GCHR)- The Quincy Institute – The United Methodist Church – Junta General de Iglesia y Sociedad – United for Peace and Justice – Win Without War – Yemen Relief and Reconstruction Foundation

Antecedentes: El informe desclasificado de la ODNI, publicado la semana pasada, revela por primera vez las pruebas en las que se basó la Agencia Central de Inteligencia para concluir que MBS aprobó el asesinato de Jamal Khashoggi. La semana pasada, el Departamento de Estado anunció la “Prohibición de Khashoggi”, una nueva política de restricción de visados en virtud de la sección 212(a)(3)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.  La prohibición de Khashoggi permite al Departamento de Estado imponer restricciones de visado a personas que, actuando en nombre de un gobierno extranjero, se crea que han participado directamente en actividades graves y extraterritoriales contra la disidencia.

La administración Trump se había negado a hacer público el informe de la ODNI a pesar de que una ley le ordenaba hacerlo. En su lugar, solo dió a conocer una versión clasificada del documento al Congreso el 20 de febrero de 2020. En noviembre de 2018, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó a Saud al-Qahtani, a su subordinado Maher Mutreb, al cónsul general saudí Mohammed Alotaibi y a otros 14 saudíes en virtud de la Ley Global Magnitsky por el asesinato de Khashoggi. Estas designaciones bloquean cualquier propiedad suya dentro de la jurisdicción de Estados Unidos y prohíben a las personas estadounidenses realizar transacciones con ellos o con sus activos. El Departamento de Estado también emitió prohibiciones de viaje contra ellos sobre la base de estas sanciones, prohibiéndoles a ellos y a sus familiares inmediatos el acceso a suelo estadounidense. No hay ninguna razón por la que MBS no deba estar sujeto a lo mismo, al haber aprobado el delito por el que fueron sancionados estos individuos.