El congresista McGovern en una declaración del Congreso sobre el 10º aniversario de las protestas pacíficas en Bahréin: EE.UU. debe suspender todas las ventas de armas y desarrollar un plan de contingencia para reubicar la 5ª Flota

El congresista James McGovern (D-MA) presentó una declaración para el Registro del Congreso, abordando la represión de Bahrein contra los manifestantes pacíficos en el décimo aniversario del movimiento pro-democracia en Bahrein. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) elogia y apoya la declaración del congresista McGovern y las preocupaciones que plantea.

Haga clic aquí para ver el texto completo de la declaración

Haga clic aquí para ver la versión en PDF

  DÉCIMO ANIVERSARIO DE LAS PROTESTAS PACÍFICAS EN BAHREIN

           HONOR. JAMES P. McGOVERN

  de Massachusetts

en la Cámara de Representantes

    Viernes, 19 de marzo de 2021

  Sr. McGovern. Señora Presidenta, el mes pasado se cumplió el décimo aniversario de las protestas pacíficas que suscitaron una gran esperanza de cambio en Bahréin, solo para que esas esperanzas se vieran frustradas.

  El 14 de febrero de 2011, miles de bahreiníes salieron a la calle en protestas pacíficas en todo el país para pedir la democratización y la reforma social y económica.

  Las fuerzas de seguridad bahreiníes atacaron a los manifestantes pacíficos, primero con spray de pimienta y granadas de estruendo, luego con balas de goma y finalmente con escopetas.

  Los manifestantes siguieron siendo pacíficos y, en los días siguientes, las protestas aumentaron.

  La rotonda de la Perla, en la capital, Manama, se convirtió en el centro neurálgico, con cientos de personas acampadas y compartiendo comida.

  Entonces llegó el “Jueves Sangriento de Bahréin”.

  Alrededor de las 4 de la madrugada del 17 de febrero de 2011, mientras los manifestantes, entre ellos mujeres y niños, dormían, las fuerzas de seguridad irrumpieron en la zona con gases lacrimógenos. Lanzaron granadas de aturdimiento y dispararon armas de fuego contra la gente aterrorizada.

  Los medios de comunicación bahreiníes e internacionales fueron atacados.  Los paramédicos y conductores de ambulancias que acudieron al lugar también fueron atacados y se les dijo que no ayudaran a los manifestantes heridos.

  Cuatro manifestantes murieron y hasta 300 resultaron heridos.  Cientos de personas fueron detenidas, incluido personal médico, y la policía persiguió a otras hasta los pueblos cercanos para detenerlas también.

  Tras el “Jueves Sangriento de Bahréin”, Nicholas Kristof escribió en el New York Times: “Cuando un rey abre fuego contra su pueblo, ya no merece ser gobernante”.

  Cuando líderes de todo el mundo condenaron la violencia, al principio pareció que se había abierto la puerta a la reforma. La aceptación por parte del rey de las recomendaciones de la Comisión Independiente de Investigación de Bahréin mantuvo viva la esperanza durante bastante tiempo.

  Pero diez años después poco ha cambiado para el pueblo bahreiní. En junio de 2020 acogí con satisfacción la liberación de Nabeel Rajab, que pasó casi ocho de los últimos nueve años encarcelado por protestar pacíficamente y criticar las políticas del gobierno.

  Pero muchos presos de conciencia siguen entre rejas, y ya es hora de liberar a todos los demás encarcelados por ejercer sus derechos fundamentales. Entre ellos se encuentran los defensores de los derechos humanos Dr. Abduljalil Al-Singace, Abdulhadi Alkhawaja, Ahmed Humaidan y Naji Fateel, y el jeque Ali Salman.

  Valientes líderes de los derechos humanos y de la oposición siguen pidiendo la liberación de los presos, la rendición de cuentas por las graves violaciones de los derechos humanos y la reforma política.

 Señora Presidenta, el pueblo de Bahréin lleva diez largos años esperando una señal de que el arco de la justicia se inclina hacia ellos.  Me siento tremendamente alentado por las declaraciones de los funcionarios de la Administración Biden, que confirman que el compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos se reflejará en nuestra política exterior. No podemos servir de faro de esperanza mientras hacemos la vista gorda ante las violaciones de los derechos humanos.

  ¿Qué debería significar esto en lo que respecta a Bahréin? He aquí algunas ideas: Estados Unidos debería suspender la venta de armas a Bahréin.  El Departamento de Defensa debería desarrollar un plan de contingencia para trasladar la 5ª Flota de Estados Unidos fuera de Bahréin.

  La Administración debe hacer pleno uso de las autoridades de Global Magnitsky para sancionar a los funcionarios bahreiníes que se sabe que han cometido terribles abusos contra los derechos humanos y no han sufrido ninguna consecuencia por sus acciones. La rendición de cuentas debe volver a la agenda bilateral.

  El Departamento de Estado debe trabajar por la liberación de todos los presos de conciencia. Y el Departamento de Estado debe volver a incluir las reformas en la agenda bilateral. ¿De qué reformas estamos hablando?

  Para empezar, el gobierno bahreiní debe: poner fin a la prohibición de las sociedades políticas, despenalizar toda expresión, permitir que la prensa nacional e internacional opere sin intervención del Estado, dejar de convertir a sus ciudadanos en apátridas, despojar a la Agencia de Seguridad Nacional de su poder de detención, adecuar su legislación antiterrorista a las normas internacionales de derechos humanos, integrar sus fuerzas de seguridad y poner fin a la discriminación contra la población mayoritaria chiíta en todos los lugares donde existe.

  La adopción de estas medidas no transformaría a Bahréin en una democracia. Pero contribuirían a mejorar la situación de los derechos humanos en el país.

  Espero trabajar con la Administración Biden en estas y otras ideas para asegurar que la política de Estados Unidos hacia Bahréin proteja realmente los derechos humanos del pueblo bahreiní y, por tanto, contribuya verdaderamente a la seguridad de Estados Unidos.