El senador Ron Wyden presenta una declaración para que conste en acta en el décimo aniversario del movimiento prodemocrático en Bahréin

El 8 de marzo de 2021, el senador Ron Wyden (demócrata) presentó una declaración para el registro del Congreso, en la que aborda la represión de Bahrein contra los manifestantes pacíficos en el décimo aniversario del movimiento pro-democracia en Bahrein. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) elogia y apoya la declaración del senador Wyden y las preocupaciones que plantea.

Haga clic aquí para ver el texto completo de la declaración

10º ANIVERSARIO DE LAS PROTESTAS EN BAHREIN

Sr. WYDEN Señor Presidente, hace 10 años los ciudadanos de Bahrein se unieron a muchos otros en todo Oriente Medio en lo que se conoció como la Primavera Árabe, una erupción de protesta popular y un llamamiento a la reforma y la democracia que se extendió por toda la región. En Bahréin, la Primavera Árabe tomó la forma de una protesta pacífica.

Las familias marcharon juntas y los manifestantes se reunieron en la Glorieta de la Perla de Manama para instar al rey a conceder más derechos económicos y políticos, especialmente a la mayoría chiíta de Bahréin.  El rey podría haber respondido a estas protestas pacíficas con diálogo o discusión. No lo hizo. El régimen desplegó las fuerzas de seguridad del Estado contra los manifestantes, desatando una ola de violencia y represión. Periodistas y defensores de los derechos humanos documentaron el uso por parte del régimen de gases lacrimógenos y balas de goma contra la multitud desarmada. Las fuerzas de seguridad golpearon a varios manifestantes y detuvieron arbitrariamente a muchos más, atacando incluso a los médicos que se ofrecieron a atender a los heridos. Las fuerzas de seguridad dispararon a un joven manifestante, Ali Mushaima, por la espalda, matándolo.

Las autoridades de Bahréin dejaron claro ese día que no tenían intención de entablar un diálogo significativo ni de adoptar reformas importantes.

Se han mantenido en esa posición durante la última década. Incluso la administración Trump, que no ocultó su deseo de minimizar o pasar por alto los abusos contra los derechos humanos, documentó en su último informe sobre derechos humanos las continuas “restricciones a la libertad de expresión, de prensa y de Internet, incluidas la censura, el bloqueo de sitios y la difamación penal”.

Las restricciones a la libertad de expresión, de prensa y de Internet, como la censura, el bloqueo de páginas web y la difamación penal; la injerencia sustancial en los derechos de reunión pacífica y de libertad de asociación… las restricciones a la libertad de circulación, incluida la revocación de la ciudadanía; y las restricciones a la participación política, como la prohibición de que los antiguos miembros de Al Wifaq y Wa’ad se presenten como candidatos a las elecciones”.

Bahréin ha sido durante mucho tiempo un valioso socio en materia de seguridad en una región inestable del mundo. Además, Bahréin alberga la Quinta Flota de la Armada. Precisamente por ello, Estados Unidos debe comprometerse con Bahrein en estas cuestiones y fomentar las reformas.

Si los bahreiníes llegan a asociar a Estados Unidos con la crueldad y la represión de su gobierno, esta asociación en materia de seguridad podría ser mucho menos fiable. Si la monarquía fuera invadida por bahreiníes que han llegado a odiar a Estados Unidos debido a nuestra inacción ante las graves violaciones de los derechos humanos, ¿qué pasaría con nuestra base militar y a los miles de estadounidenses que viven en el país? Es una pregunta que creo que todos preferiríamos no tener que responder.

Señor Presidente, la Primavera Árabe de hace 10 años hace tiempo que dio paso a un Invierno Árabe en Bahréin y en gran parte de Oriente Medio. En 2011, decenas de miles de bahreiníes salieron a las calles con la esperanza de una sociedad más inclusiva y representativa. Me alienta que el presidente Biden y el secretario de Estado Blinken ya hayan tomado medidas para volver a dar prioridad a los derechos humanos como piedra angular de la política exterior de Estados Unidos. Eso debe incluir trabajar para hacer que nuestros adversarios rindan cuentas, pero también decir verdades duras cuando los aliados pierden el rumbo.

Teniendo esto en cuenta, en el décimo aniversario de la Primavera Árabe, pido a la administración Biden-Harris que inste al rey de Bahréin a liberar a los presos políticos, incluidos los defensores de los derechos humanos y los miembros de la oposición política, y a entablar un diálogo creíble sobre un futuro más inclusivo para todos los bahreiníes.