Perfil en Persecución: Mohamed Abdulla

Perfil en Persecución: Mohamed Hasan Abdulla 

Mohamed Abdulla era un carpintero de 55 años cuando fue brutalmente detenido durante una redada en su casa. Fue torturado, acosado sexualmente y amenazado antes de ser condenado por cargos basados en pruebas falsas. Actualmente se le niega el tratamiento para salvar su vida, así como las citas con el médico para su situación médica. A día de hoy sigue en el centro de detención del Dry Dock.

El 3 de noviembre de 2015, agentes enmascarados vestidos de civil, así como fuerzas antidisturbios y comandos en coches negros, asaltaron la casa de Mohamed a la 1 de la madrugada y permanecieron allí hasta las 8 de la mañana. También acudieron agentes femeninos para interrogar a las hermanas, la esposa y a la madre de Mohamed. Registraron la casa, revolvieron los muebles y lo que en ellos se encontraba, confiscaron y destrozaron las herramientas de carpintería que guardaba en el tejado, y las sustituyeron por bombas y armas de las que tomaron fotografías para utilizarlas como pruebas. Las autoridades no indicaron el motivo durante la detención y no presentaron una orden judicial.

Posteriormente, fue llevado a investigaciones y luego al Centro de Detención del Dry Dock. Durante su estancia en la Dirección de Investigación Criminal (DIC), Mohamed fue golpeado por todo el cuerpo y entre las costillas, acosado sexualmente, insultado y colgado en las escaleras durante un largo periodo. Los agentes del DIC también le amenazaron con ir a por su madre y su esposa. Le privaron de dormir, de usar el baño y le impidieron rezar.  Además, se le puso en aislamiento y se le negó el tratamiento. Las autoridades torturaron a Mohamed para arrancarle una confesión sobre cargos predeterminados, y finalmente confesó para poner fin a las torturas. La investigación duró tres meses, durante los cuales se le mantuvo en una cámara frigorífica, y no se permitió la asistencia de su abogado.

La familia de Mohamed cree que el motivo de la detención es el hecho de que se le buscaba desde la crisis de los 90, y que permaneció oculto hasta la ronda de liberaciones. Después, Mohamed volvió a su casa y vivió con normalidad. Con el inicio de las manifestaciones de 2011 y la presencia de los servicios de inteligencia en el pueblo, el foco de atención se puso en Mohamed y se produjeron detenciones arbitrarias, que acabaron por incluirle a él también. Mohamed no tuvo el tiempo ni las instalaciones adecuadas para prepararse para el juicio y no pudo impugnar las pruebas presentadas contra él.

Mohamed fue condenado a cadena perpetua el 15 de mayo de 2018 por entrenamiento y posesión de armas en un juicio masivo denominado “Brigadas Zulfiqar”, en el que 115 de los 138 acusados, en su mayoría médicos, ingenieros y profesores, fueron condenados por cargos relacionados con el terrorismo. Además, se le revocó la ciudadanía, pero posteriormente se le restituyó tras la concesión de un indulto real en abril de 2019. El 28 de enero de 2019, el Tribunal de Apelación confirmó su condena, así como la de todos los acusados en este caso, al igual que el Tribunal de Casación. Tras la emisión de la sentencia, Mohamed fue trasladado a la prisión de Jau.

El 14 de octubre de 2019, cinco oficinas de los Procedimientos Especiales de la ONU enviaron una carta de denuncia a Bahrein en relación con el juicio de las llamadas Brigadas Zulfiqar, en seguimiento de una comunicación enviada el 5 de noviembre de 2018 que incluía detalles sobre la desaparición forzada y la tortura para coaccionar las confesiones y las prácticas judiciales injustas, incluida la negativa a contactar con un abogado. El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria también emitió una opinión sobre los casos.

Mohamed sufría problemas estomacales antes de la detención y su tratamiento requería pastillas que su familia le proporcionaba mientras estaba detenido.  Tras su encarcelamiento, se le negaron las pastillas. Después de su detención y a lo largo de cinco años, su estado se ha deteriorado debido a la falta de pastillas y a la negación de exámenes médicos. Su estado empeoró hasta que Mohamed, que ahora tiene 61 años, llegó al punto de vomitar sangre, por lo que fue trasladado al Hospital Salmaniya, donde permaneció desde el 16 de noviembre de 2020 hasta el 22 de noviembre de 2020, y aún no fue presentado ante un especialista para diagnosticar su estado. Tenía dos citas para entrevistarse con un médico el 8 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021, y ambas fueron canceladas. El 10 de febrero de 2021 fue llevado al Hospital Salmaniya debido al deterioro de su salud y le recetaron medicamentos por un periodo de 6 meses, pero aún no los ha recibido. Actualmente se encuentra en aislamiento médico en el Centro de Detención de Dry Dock.

Aunque en un principio la familia optó por no presentar ninguna queja por temor a las represalias de las autoridades, el 20 de enero de 2021 presentó una queja a la Oficina del Defensor del Pueblo debido al deterioro de la salud de Mohamed, pero no recibió respuesta alguna. El 3 de febrero de 2021, la familia se dirigió al NIHR para revisar y obtener el número de la queja que presentaron al Defensor del Pueblo, y tampoco obtuvieron respuesta.

El trato que Mohamed ha sufrido a manos de las autoridades bahreiníes, desde su detención y tortura y los malos tratos que sufrió durante la misma, hasta la privación de la medicación necesaria, constituyen violaciones de la Constitución bahreiní, así como del derecho internacional, incluyendo la Convención contra la Tortura (CCT), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCYP) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), todos ellos ratificados por Bahrein. La ADHRB pide a las autoridades que retiren los cargos preestablecidos contra Mohamed y que investiguen las denuncias de tortura y trato inhumano por parte de los agentes de la CID para que estos rindan cuentas. Por último, la ADHRB insta a las autoridades de Bahréin a que proporcionen a Mohamed la medicación necesaria, así como atención médica, y a que proporcionen una atención médica adecuada y oportuna a todos los presos que la requieran.