La diplomacia feminista de Francia y los derechos de las mujeres en el Golfo: La retórica sobre la realidad

Este artículo fue escrito en colaboración entre el equipo de ADHRB París y el Instituto de Género en Geopolítica.

Francia es una firme defensora de los derechos de las mujeres a nivel internacional, y la “diplomacia feminista” adoptada por el gobierno francés en 2018 afirma que la igualdad de género es una prioridad para Francia. La Estrategia Internacional de Igualdad de Género se adoptó para mejorar la situación de las mujeres en todo el mundo y garantizar una perspectiva de género en todos los aspectos de la política exterior de Francia. Entre otros ámbitos, la estrategia aboga por la lucha contra la violencia sexual, la protección de la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la financiación de proyectos de igualdad de género, la promoción de la igualdad de género en el empleo y el apoyo a la sociedad civil. El gobierno también da prioridad al respeto de los derechos fundamentales de las mujeres, tal como se establece en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de 1979.

Aunque muchos países del Golfo Árabe se han adherido a la CEDAW, siguen manteniendo reservas al respecto. Francia se está convirtiendo en un actor cada vez más importante en la región del Golfo y su red transnacional en expansión conlleva una mayor responsabilidad de promover los ideales franceses de derechos humanos más allá de las fronteras. ¿Prioriza el gobierno francés sus intereses estratégicos sobre la protección de los derechos de las mujeres en esta región? ¿Cuál es la distinción entre lo que es tolerable y lo que no lo es? Este artículo analizará los derechos de las mujeres en Bahréin y el enfoque del gobierno francés sobre este tema en el contexto del Foro de la Generación de la Igualdad.

Grave preocupación por los derechos de la mujer en Bahréin

A pesar de haber firmado la CEDAW en 2002, Bahréin ha mantenido reservas sobre la convención y sigue discriminando a las mujeres en la legislación. Varios actores internacionales han expresado su preocupación al respecto, el más reciente el Parlamento Europeo en una resolución emitida el 11 de marzo de 2021. En la resolución, el Parlamento Europeo expresa su especial preocupación por la legislación discriminatoria por razón de género de Bahréin, que imposibilita a las mujeres bahreiníes transmitir la nacionalidad a sus hijos y restringe su capacidad para divorciarse y heredar.

Aunque el gobierno bahreiní destaca públicamente su apoyo a los derechos de la mujer, ha ignorado los llamamientos internacionales para que aplique las recomendaciones sobre igualdad de género y sigue discriminando a las mujeres. El mismo día que el Parlamento Europeo emitió la resolución, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Bahréin la denunció, afirmando que se basaba en “fuentes deshonestas” e incluía “alegaciones falsas”. Sin embargo, desde los levantamientos de 2011, la situación de los derechos de las mujeres ha retrocedido en ámbitos importantes. Por ejemplo, el gobierno persigue cada vez más a las defensoras de los derechos humanos. Las mujeres también se enfrentan a la discriminación en la legislación y a la infrarrepresentación en el gobierno, ya que en 2018 las mujeres sólo representaban el 10% de los candidatos, a pesar de votar en igualdad de condiciones que los hombres.

En 2016, el Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU hizo algunas recomendaciones importantes en relación con los derechos de las mujeres, ya que la situación legal no estaba mejorando para ellas. Aunque el gobierno anunció un plan nacional para la integración y el progreso de las mujeres en la sociedad bahreiní, la plena aplicación del plan sigue retrasándose. Las recomendaciones como “promulgar una ley de familia unificada que se aplique a todos los residentes de Bahréin y que cree disposiciones uniformes para cuestiones como la custodia y el divorcio que no discriminen por motivos de género” e “instituir una edad mínima uniforme para el matrimonio de 18 años, independientemente del género” siguen sin aplicarse.

Ninguna ley de Bahréin prohíbe explícitamente la discriminación por motivos de género, expresión de género u orientación sexual en el lugar de trabajo, la educación, el gobierno o el sistema jurídico. Por ello, las mujeres tienen más dificultades que los hombres para triunfar en diversos ámbitos. Están infrarrepresentadas en el empleo, tanto en el sector privado como en el público, y sólo representan alrededor del 20% de la mano de obra, a pesar de que tienen niveles de educación más altos que los hombres. Las que están empleadas trabajan en su mayoría en ocupaciones de baja demanda, y muchas experimentan la presión social de quedarse en casa. Los tribunales de la sharia que regulan los asuntos de familia discriminan sistemáticamente a las mujeres y pueden denegarles los procedimientos de divorcio. Los esfuerzos por aplicar una ley de familia que concediera mayores derechos a las mujeres, como el derecho a dar su consentimiento para el matrimonio y los contratos matrimoniales, se encontraron con una fuerte oposición de los líderes religiosos chiíes antes de ser ratificados por el rey en 2017.

El Centro de Derechos Humanos de Bahréin (BCHR) ha documentado que hasta el 30% de todas las mujeres de Bahréin sufren algún tipo de abuso doméstico. Aunque la violación está penada por la ley, el agresor puede eludir el castigo casándose con la víctima, una laguna jurídica muy preocupante porque obliga a las supervivientes de la violación a casarse con su agresor, lo que las expone a nuevos abusos. Además, la violación conyugal no se considera un delito en Bahréin. Según la Relatora Especial de la ONU sobre la Violencia contra la Mujer, los “crímenes de honor” son el ejemplo más flagrante de los crímenes de género. Aunque los asesinatos por honor están tipificados como delito en Bahréin, el Código Penal prevé penas reducidas si el asesinato se comete supuestamente en nombre del honor, lo que significa que los asesinos de mujeres no son debidamente castigados.

En Bahréin, sólo se dispone del 40,8% de los indicadores necesarios para supervisar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) desde una perspectiva de género, con lagunas en áreas clave como la violencia contra las mujeres, el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado y la brecha salarial de género. Además, muchas áreas como el género y la pobreza, el acceso de las mujeres a los activos, incluida la tierra, el acoso físico y sexual, y el género y el medio ambiente carecen actualmente de metodologías comparables para un seguimiento exhaustivo y periódico. Abordar estas brechas de datos de género es un requisito previo para comprender la situación de las mujeres y las niñas en Bahrein y para lograr los compromisos relacionados con el género hacia los ODS.

El Consejo Supremo de la Mujer: Un órgano de blanqueo para el régimen

El Consejo Supremo de la Mujer (CSM), afiliado al gobierno, supervisa la aplicación de la CEDAW y dirige talleres y programas de empoderamiento para informar a la sociedad sobre los problemas de las mujeres. Sin embargo, los nombramientos de los dirigentes del CSM -el Presidente, el Vicepresidente y el Secretario General- dependen totalmente de la aprobación real. La Presidenta del Consejo es la Princesa Sabeeka bint Ibrahim Al-Khalifa, esposa del Rey Hamad bin Isa al-Khalifa. La secretaria general fue nombrada por la princesa Sabeeka y refrendada por el propio rey. Antes de su nombramiento, ya había trabajado para la familia real. Además, el Vicepresidente también es miembro de la familia Al-Khalifa.

Cuando el rey Hamad bin Isa Al-Khalifa llegó al poder en 1999, parecía ambicioso en su defensa de la reforma democrática. Sin embargo, la Asamblea Nacional sólo goza de un poder limitado, mientras que el Rey, como jefe de Estado, ejerce un poder absoluto. El descontento fue creciendo poco a poco entre el pueblo bahreiní y finalmente culminó en grandes protestas prodemocráticas en 2011. Estas protestas fueron reprimidas violenta y brutalmente por las autoridades bahreiníes. Desde entonces, los derechos humanos y las libertades individuales se han restringido cada vez más. El gobierno ha intensificado sus ataques contra los críticos del régimen y sigue limitando la libertad de expresión mediante tácticas de intimidación, acoso, detención arbitraria y tortura.

Los estrechos vínculos del Consejo con el gobierno y el nepotismo en su estructura de liderazgo son preocupantes porque el CCT tiene fuertes motivos para no criticar al gobierno a pesar de sus violaciones generalizadas de las leyes internacionales de derechos humanos, incluidas las relativas a los derechos de las mujeres. Por ejemplo, el informe Breaking the Silence revela el aumento de los ataques políticos contra las defensoras de los derechos humanos en Baréin desde 2017, un tema sobre el que el Consejo ha permanecido callado a pesar de los numerosos esfuerzos de las víctimas por buscar asistencia y reparación. Dos de las mujeres del informe testifican que fueron sometidas a graves torturas y abusos físicos y sexuales. Todas las mujeres informan de que fueron amenazadas de violación y muerte durante el interrogatorio. Y lo que es peor, aunque algunas de las mujeres presentaron denuncias por malos tratos, los organismos de supervisión bahreiníes se han negado a investigar las denuncias y han dejado libres a los autores, que suelen ser funcionarios bahreiníes.

SCW, Francia y el Foro de Igualdad de Género: Una alianza problemática

A pesar de las reservas de Bahréin respecto a la CEDAW y de su continua discriminación contra las mujeres, el gobierno francés rara vez se hace eco de estas cuestiones cuando se comunica con el gobierno de Bahréin, a pesar del ambicioso plan establecido en la Estrategia Internacional de Igualdad de Género. La estrategia, por ejemplo, establece que nadie debe ser objeto de discriminación, coacción o violencia sexual. A pesar de los testimonios de mujeres sometidas a prácticas que el gobierno francés quiere combatir, el SCW ha sido invitado a participar en el Foro de Igualdad de Generación (GEF) que se celebrará en París en junio de 2021, en reconocimiento a lo que el SCW denominó “la distinguida experiencia internacional de Bahréin” en materia de equilibrio de género e igualdad de oportunidades.

La participación del CCT en el Foro de Igualdad de la Generación es inapropiada debido a que el foro se centra en la sociedad civil. El gobierno de Bahrein ha desmantelado sistemáticamente la sociedad civil hasta hacerla inexistente. Cualquiera que se manifieste en contra del gobierno se arriesga a sufrir detenciones arbitrarias, acoso, desapariciones forzadas e incluso torturas.

Además, en el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2021, la Embajada de Francia en Bahréin invitó al SCW a participar en un evento centrado en las mujeres como impulsoras del cambio en el Golfo. En el acto, el Secretario General Adjunto -miembro de la familia al-Khalifa- destacó los avances logrados gracias al compromiso de las autoridades bahreiníes y del CCT con los derechos de las mujeres. Irónicamente, en el mismo acto, el embajador francés Jérôme Cauchard afirmó el compromiso de Francia con la igualdad de género a través de su Estrategia Internacional de Igualdad de Género.

Dado que las defensoras de los derechos humanos son acosadas, perseguidas y detenidas arbitrariamente, el desarrollo de los derechos de las mujeres en Bahréin no está progresando, sino que está retrocediendo. El SCW promueve una imagen de Bahrein que no sólo es engañosa, sino que oculta la situación real. Además, atribuir cualquier progreso en los derechos de las mujeres al gobierno, que es el autor de los crímenes contra las defensoras de los derechos de las mujeres, equivale a encubrir esas violaciones.

La diplomacia francesa: Defender los derechos de las mujeres con el discurso pero no con la acción

El informe 2020 del Alto Consejo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (HCE) sobre la diplomacia feminista fue presentado el 18 de noviembre de 2020 a Jean-Yves Le Drian, ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores. Se centró en algunas áreas de su diplomacia feminista que tienen que mejorar, como una mayor transparencia en la ayuda al desarrollo orientada a la igualdad de género, la paridad en los puestos de toma de decisiones en la diplomacia y una perspectiva feminista en todos los ministerios implicados en la acción exterior francesa (incluyendo comercio, cultura y defensa). La diplomacia feminista francesa es una herramienta útil para el discurso diplomático, pero todavía no es una directriz coherente en todos sus ministerios nacionales.

El informe critica a Francia por vender armas a países conocidos por no respetar los derechos fundamentales de las mujeres, cuestionando la jerarquía de los temas en la política exterior francesa. Una verdadera diplomacia feminista situaría los derechos de las mujeres, la igualdad de género y la salud y los derechos sexuales y reproductivos permanentemente en el centro de los intercambios diplomáticos, o incluso los convertiría en una condición para estos intercambios. El HCE, aun comprendiendo la necesaria consideración de los diferentes intereses de la nación, sostiene que la diplomacia feminista puede y debe impregnar aún más las relaciones diplomáticas y aplicarse a todos los aspectos de la política exterior francesa.

Francia y Bahréin han aumentado sus intercambios comerciales desde 2015 y mantienen relaciones bilaterales a través de la cultura y la educación. Bahréin también representa un importante socio estratégico para las fuerzas navales de Francia, ya que la Embajada de Francia en Bahréin acogió la llegada del Groupe aeronaval (GAN) formado en torno al portaaviones Charles de Gaulle el 21 de febrero en el marco de la misión CLEMENCEAU 21 contra el terrorismo en la región. Los militares franceses han tenido una importante presencia marítima a través de despliegues navales regulares en Bahrein para llevar a cabo misiones de vigilancia y lucha contra el crimen organizado. A pesar de esta estrecha cooperación estratégica, es posible que el gobierno francés aún no haya tomado medidas significativas en relación con los derechos de las mujeres en Bahréin.

Conclusión

El Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores indica que solo un tercio de las embajadas participaron en un diálogo político sobre cuestiones de igualdad de género en 2018-2019 y que menos del 15% de las embajadas tienen un marco de consulta formal sobre este tema con su país anfitrión. Dado el contexto de los derechos de la mujer en Bahréin, la relevancia de la participación de este país en el FMAM es bastante controvertida. En un intento de aplicar las recomendaciones del informe del CSE, el gobierno francés debería entablar un verdadero diálogo político con Bahréin antes de permitirle participar en el FMAM, ya que Bahréin ha demostrado anteriormente que no está dispuesto a cambiar su crítica situación de los derechos de la mujer. Las conversaciones previas entre el SCW y el embajador francés a principios de este año fueron superficiales, ya que el SCW presentó la estrategia nacional de empoderamiento de Bahréin, que sólo parece abarcar las oportunidades profesionales de las mujeres en lugar de abordar las graves violaciones de los derechos humanos, como la gestión de la violencia sexual en Bahréin.

Es evidente que el gobierno francés debería ser más explícito en cuanto a los abusos de los derechos de las mujeres en Bahréin. En muchos casos, ha aceptado sin rechistar las conclusiones del SCW y del gobierno bahreiní a pesar de las pruebas en contra. Para apoyar mejor a las defensoras de los derechos humanos, el gobierno francés debe declarar en público y en privado que el trato de las autoridades bahreiníes a las mujeres viola el derecho internacional y no será tolerado. Las activistas encarceladas se beneficiarían del compromiso de la diplomacia francesa, ya que podría proporcionarles apoyo político y moral, así como sensibilizarlas sobre el trato que reciben. Teniendo en cuenta la estrategia internacional de género del gobierno francés y su compromiso con los derechos humanos, no debería tolerar violaciones tan flagrantes, aunque sean cometidas por una estrecha asociación económica y militar. Por último, como copresidente del Generation Equality Forum y uno de los máximos defensores de la diplomacia feminista, el gobierno francés debería tomar partido denunciando la falta de voluntad política de los dirigentes bahreiníes para proteger y empoderar a las mujeres bahreiníes. Debería instar al CCT a emprender acciones concretas en favor de los intereses de las mujeres y promover un cambio real en el país.