La negligencia médica continuada se cobra la vida de un preso político, ADHRB exige la liberación inmediata de todos los presos políticos

En la mañana del 6 de abril de 2021, la familia del preso político bahreiní Abbas Malallah, que cumplía una condena de 15 años en la prisión de Jau, leyó la impactante noticia de su muerte en el sitio web del Ministerio del Interior de Bahréin. En el comunicado se enumeraba un ataque al corazón como causa de la muerte, y no se mencionaban las enfermedades crónicas que Malallah había padecido durante sus 10 años en prisión. A pesar de que Malallah y su familia solicitaron repetidamente tratamiento, no recibió atención médica durante ese tiempo.

Las circunstancias verídicas que rodearon la muerte de Abbas Malallah tampoco parecen haberse mencionado en el anuncio. Según un compañero de celda de Abbas, la administración de la prisión no lo trató con prontitud, retrasó su traslado al hospital después de que quedara inconsciente e ignoró las peticiones de otros presos para que fuera trasladado a un médico, una clínica o un hospital. Las graves dilaciones que rodearon su muerte suscitan una gran preocupación sobre el grado de negligencia intencionada que mostraron las autoridades penitenciarias. También arroja luz sobre el posible enfoque negligente de los presos que dan positivo en las pruebas de COVID-19. Dada la presencia del COVID-19 en las prisiones, suscita la máxima preocupación por los presos que permanecen en este tipo de entorno con este tipo de funcionarios.

Americanos por la Democracia y los Derechos Humanos en Bahréin pide una investigación urgente para descubrir las circunstancias de la muerte del preso Abbas Malallah, y subraya la necesidad de la rápida liberación de todos los presos políticos y detenidos.

Abbas Malallah murió sin tratamiento a pesar de su deteriorado estado de salud

Abbas Malallah es un preso político que fue detenido en 2011 por su activismo y apoyo al movimiento prodemocrático de 2011.  Por su activismo, fue condenado a 15 años y seis meses de prisión. Poco después de su detención, Abbas fue gravemente torturado y recibió un disparo en el muslo a quemarropa, además de recibir una fuerte paliza, por lo que sufrió hematomas en la cara y el pecho, y estuvo en cuidados intensivos durante más de una semana.

Tras su detención, el hermano de Abbas denunció el trato que recibe su hermano por parte de la administración de la prisión de Jau: “Mi hermano es sometido a inspecciones humillantes cuando la familia lo visita y cuando va al tribunal, además de sufrir acoso sexual. Incluso se niega a salir a visitarlo debido a este trato” También se quejó de que la administración penitenciaria prolonga deliberadamente el tiempo entre las visitas, a diferencia del resto de los detenidos, que reciben cada uno tres visitas al mes.

Abbas había sido trasladado al edificio de aislamiento de la prisión de Jau durante dos años. Tras su regreso al pabellón principal, sufrió problemas cardíacos, úlceras de estómago y problemas de colon. No recibió ningún tratamiento para estos problemas de salud. En 2019, el hijo de 9 años de Abbas publicó un mensaje de vídeo en el que anunciaba que su padre había iniciado una huelga de hambre tras ser aislado para protestar por el tratamiento médico y su propia liberación.

Recientemente, Abbas había iniciado una huelga de llamadas telefónicas de 10 meses, durante la cual se negó a contactar con nadie -incluida su familia- para protestar contra las restricciones a las llamadas de invitados, las violaciones de la privacidad en la realización de dichas llamadas, así como para exigir tratamiento para sus enfermedades y dolores.

  • La familia del preso Abbas Malallah recibió la noticia de la muerte en las redes sociales

Por si la muerte de su familiar no fuera suficiente, la familia tuvo que enterarse del fallecimiento leyendo la publicación del Ministerio del Interior en las redes sociales. El 6 de abril de 2021, el Ministerio del Interior publicó el comunicado de defunción sin informar previamente a la familia mediante una comunicación escrita u oral. De acuerdo con las normas, costumbres y estándares mínimos de derechos humanos, la familia debería haber recibido una comunicación formal del Ministerio del Interior. Esta falta de decencia y de consideración hacia el derecho de la familia a conocer el estado de su familiar refleja el más alto grado de negligencia por parte de las autoridades.

  • Las declaraciones de los testigos oculares refutan las afirmaciones del Ministerio del Interior

La declaración del Ministerio del Interior afirma que cuando Abbas Malallah solicitó asistencia médica fue trasladado inmediatamente a la clínica de la prisión. Afirman, además, que se le prestaron los primeros auxilios necesarios hasta que su salud se estabilizó, y que murió de camino al hospital de Salmaniya. Sin embargo, Mahmoud Issa, un compañero de prisión, publicó una declaración en varias cuentas de redes sociales en la que refutaba estas acusaciones.

Según la declaración de Issa, Abbas se despertó alrededor de las 12 de la mañana pensando que sufría de acidez estomacal. Entró en el baño durante 3 o 4 minutos, pero al salir, a las 12:10 horas, se desmayó. Sus compañeros empezaron a llamar a gritos a las fuerzas policiales y a golpear las puertas para llamar su atención. Al principio, la administración de la prisión no respondió a los gritos de auxilio de los compañeros de Abbas, pero finalmente llegaron dos policías. Sin embargo, éstos afirmaron que necesitaban el permiso de un oficial superior antes de sacarlo de la celda. Esto hizo que los compañeros de Abbas siguieran llamando a la puerta durante 10 minutos solicitando que se llamara a una ambulancia, hasta que un agente abrió la puerta para decirles que no sabía qué hacer.

Abbas no fue trasladado al hospital hasta la 1:30 de la madrugada, lo que significa que los guardias tardaron 45 minutos en llamar a una ambulancia. A las 3:45 horas, un agente dijo al compañero de celda de Abbas que recogiera su ropa y sus pertenencias. Este oficial informó al compañero de celda de que Abbas se encontraba en el Hospital Salmaniya en condición estable. A primera hora de la mañana, se pidió a los presos que firmaran una declaración para liberarse de la responsabilidad de las autoridades, pero los presos se negaron a hacerlo.

En cuanto se anunció la muerte de Abbas Malallah en la cárcel de Jau, los gritos y las protestas llegaron desde el interior de los edificios de la prisión, donde los presos expresaron su enfado por el grave abandono sufrido por su compañero. Estos reclusos temen por su propia salud y seguridad, especialmente con el brote de COVID-19 dentro de la prisión. Issa se quejó del hacinamiento en las celdas, señalando que, con frecuencia, 17 presos comparten una celda para 10 personas, lo que significa efectivamente que siete presos deben dormir en el suelo.

Protestas en las calles de Bahréin para exigir la liberación de los presos políticos

Como respuesta a la dolorosa noticia de la muerte de Abbas Malallah, las manifestaciones que comenzaron el 28 de marzo continuaron en varias regiones de Bahréin. Las familias salieron a la calle para exigir la liberación de sus seres queridos encarcelados, expresando su temor a recibir un trato similar al de Abbas y a la propagación del COVID-19 entre la población penitenciaria. También citaron su preocupación por el historial de la administración penitenciaria de privar a los presos de su derecho a recibir tratamiento médico para personas con enfermedades crónicas, enfermedades infecciosas y lesiones causadas por la tortura. Los padres de los presos exigieron saber dónde están sus hijos encarcelados y cómo pueden ponerse en contacto con ellos.

La ADHRB recibió noticias de manifestaciones pacíficas en unas 24 zonas de Bahréin, donde sólo el 2 de abril se registraron 48 manifestaciones. Las manifestaciones adoptaron la forma de marchas diarias, y destacaron por el papel de las mujeres en la dirección de estos actos. Los manifestantes se mostraron dispuestos a seguir las medidas de precaución para el COVID-19. Sin embargo, el 6 de abril, alrededor de una docena de familiares de presos fueron citados para ser interrogados en la comisaría 17 de Hamad City.

Varias de estas personas han sido detenidas y comparecerán ante la fiscalía, entre ellas Anwar y Yasser Daqaq, hermanos de Mohammed Daqaq, preso que padece anemia falciforme. También ha sido citado Ali Muhanna, padre del preso Hussein Muhanna. Había expresado su preocupación por el hecho de que su hijo no tuviera contacto con su familia después de decirle a su padre que tenía hambre porque la administración no les había proporcionado la comida. El 7 de abril, Ali Muhanna dijo en un vídeo que le habían citado de nuevo en la comisaría -su segunda citación en menos de 24 horas- y que el padre del mártir Sayed Hashem había sido citado en la misma comisaría por motivos desconocidos. El 7 de abril, la fiscalía también decidió detener a los tres hermanos del preso Mohammed Hamid al Daqaq durante una semana, a la espera de una investigación.

Conferencia del Comité Nacional: Un intento fallido de pulir la imagen de las autoridades

El 4 de abril de 2021, sólo dos días antes de la muerte de Malallah, el Grupo Nacional de Trabajo contra el COVID-19 celebró una conferencia de prensa durante la cual el Director de Seguridad Pública, Tarek Al-Hassan, habló de la evolución del COVID-19 en Bahrein. Con respecto al brote en la prisión de Jau, reiteró los mismos puntos adoptados previamente por otros organismos gubernamentales en sus declaraciones, y no proporcionó ninguna información nueva sobre la situación. Al-Hassan dijo que el protocolo adoptado por la administración de la prisión de Jau sigue las normas internacionales: todo nuevo recluso es puesto en cuarentena por el Ministerio de Sanidad antes de entrar en la prisión. También señaló que se está elaborando la lista de reclusos a los que se les aplica la pena alternativa, y que 126 presos podrían quedar en libertad bajo este régimen.

Sin embargo, muchos presos y sus familias rechazan las penas alternativas, porque siguen constituyendo un castigo para personas que han sido condenadas injustamente y suponen una vigilancia constante.  Por ello, entre las reivindicaciones de las familias que protestan se encuentra la de pedir la libertad incondicional de los presos políticos y de conciencia.

Al igual que un representante del Ministerio del Interior declaró el 31 de marzo, Al-Hassan también advirtió del peligro de politizar el estallido. Señaló a individuos y grupos que trabajan para agendas no nacionales, con lo que no sólo rechazan las justas y equitativas demandas de los manifestantes, sino que distorsionan la naturaleza de las mismas.  Al-Hassan también señaló que la administración programa visitas a los huéspedes vacunados con sus familiares vacunados, sin embargo estas visitas se realizan desde detrás del cristal y utilizando altavoces de audio. Además, a los visitantes sólo se les permite 5 minutos para estas visitas. Por lo tanto, estas visitas son más bien comunicaciones por vídeo, lo que no es suficiente para los familiares ni para los presos.

Los presos de la prisión de Jau denunciaron además la entrada y el recorrido de un equipo de medios de comunicación de la televisión de Bahréin en la prisión. Este equipo de medios de comunicación entró en las celdas y realizó entrevistas; al mismo tiempo, se impidió a los presos acudir a las clínicas médicas para recibir tratamiento, alegando que existían medidas de precaución para evitar el brote de COVID-19.

La información recibida por la ADHRB ha sido facilitada por presos que se recuperaron del COVID-19 y, por tanto, se les permitió hablar con sus familiares. Ninguna de las afirmaciones de Al-Hassan se corresponde con la información recibida de los presos del sistema.

Continúa la falta de transparencia de las autoridades bahreiníes sobre los nombres y números de los presos infectados por el COVID-19

La semana pasada aumentó el número de casos activos de COVID-19 en la prisión de Jau, y el número actual de casos confirmados entre los presos de conciencia asciende a 84. A pesar del aumento constante, las autoridades siguieron bloqueando el acceso a la información sobre el brote dentro de la prisión, y no proporcionaron ninguna actualización sobre el número oficial de casos activos. Las únicas cifras reveladas fueron los tres primeros casos registrados el 23 de marzo. Las autoridades tampoco han revelado detalles sobre el tratamiento proporcionado a los presos, el lugar de aislamiento o cuarentena y los nombres de las personas infectadas; a los presos tampoco se les permite comunicarse con sus familiares. La falta de acceso a la información es especialmente preocupante teniendo en cuenta las noticias que ha recibido la ADHRB sobre el traslado de presos, como el jeque Hassan Issa, con síntomas graves al hospital de Salmaniya..

La ADHRB también está preocupada por la información recibida de los presos de que aquellos cuyos casos se han vuelto críticos serán trasladados a aislamiento en el Edificio 18, un edificio recién construido que se utiliza habitualmente para el confinamiento solitario. Uno de los presos recluidos en el edificio 18 dijo a su familia que apenas estaba consciente debido a la gravedad de sus síntomas, pero que finalmente fue trasladado fuera tras recibir un resultado negativo; pudo ponerse en contacto con ellos después de dar negativo. Otro preso declaró que, aunque sufría los síntomas más graves, había sido recluido en aislamiento en el edificio 18 y no había recibido ningún tratamiento médico; fue trasladado fuera sólo después de recibir un resultado negativo en la prueba.

Por último, la ADHRB está muy preocupada por el hecho de que se sigan añadiendo nuevos presos a la prisión de Jau durante el brote, a pesar de que ya está tres veces por encima de su capacidad máxima.

Llamada a la atención médica y a la liberación de los presos políticos

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain hace un llamamiento a las autoridades bahreiníes para que abran una investigación sobre las causas de la muerte del preso Abbas Malallah. La ADHRB subraya además la necesidad de liberar a los presos políticos, especialmente a los ancianos, que sufren complicaciones de salud que podrían verse agravadas por el Coronavirus. Como mínimo, la ADHRB pide que se proporcione la atención médica necesaria y adecuada a todos los presos, además de garantizar que las prisiones cumplan con los estándares mínimos de atención sanitaria requeridos, especialmente teniendo en cuenta la pandemia de COVID-19. Por último, la ADHRB pide a las instituciones oficiales y de derechos humanos que sean transparentes en cuanto a la información relacionada con el brote de COVID dentro de las prisiones. Esto es crucial para los familiares y amigos de los presos. Todas estas medidas son peticiones de derechos humanos básicos y de decencia humana.