Bahréin: Una crisis de tortura muy arraigada

 

Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo a las Víctimas de la Tortura

26 de junio de 2021 – El 26 de junio, las Naciones Unidas celebran el Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, para concienciar sobre el continuo aumento de la tortura en todo el mundo. En este solemne día, Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) y el Bahrain Institute for Rights and Democracy (BIRD) se solidarizan con los supervivientes de la tortura y hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que trabaje para poner fin al uso sistemático de la tortura en Bahréin y a la cultura de la impunidad que prevalece en el país y que permite a los autores de los abusos eludir la justicia.

A pesar de su supuesto compromiso con las reformas, el historial de derechos humanos de Bahréin ha seguido deteriorándose en los últimos años. En 2017, el Comité contra la Tortura (CAT) de la ONU criticó duramente los abusos sistemáticos contra personas detenidas por la policía, pero tres años después la tortura sigue profundamente arraigada en el sistema judicial bahreiní y los abusos se denuncian de forma generalizada y constante en todos los centros de detención.
El poder judicial de Bahréin sigue dependiendo en gran medida de las confesiones coaccionadas para procesar a los acusados y los autores de los abusos rara vez rinden cuentas. Como señaló Human Rights Watch el año pasado, los pocos juicios que se han llevado a cabo contra oficiales bahreiníes acusados de abusos contra los derechos humanos han “implicado casi exclusivamente a oficiales de bajo rango y han resultado -sin excepción- en absoluciones o sentencias desproporcionadamente leves”.
Además, las investigaciones de los grupos de derechos han descubierto que las instituciones de Bahréin respaldadas por el gobierno británico -en particular los organismos de supervisión de los derechos humanos, como el Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior, la Unidad de Investigaciones Especiales y el Instituto Nacional de Derechos Humanos- han fracasado sistemáticamente en la investigación adecuada de los abusos contra los derechos humanos e incluso han ocultado activamente las pruebas de abusos. De hecho, en 2017, el Comité contra la Tortura de la ONU consideró que estos organismos no eran “independientes” ni “eficaces”, mientras que a principios de este año, Amnistía Internacional declaró que “seguían siendo ineficaces para salvaguardar los derechos humanos y castigar las violaciones.”

Desde que el movimiento de protesta prodemocrático de Bahréin fue eliminado en 2011, la oposición política de Bahréin ha sido reprimida sin piedad, siendo la tortura un elemento central del aparato represivo del Estado. La mayoría de los líderes de la oposición, entre ellos el Dr. Abdujalil AlSingace, Abdulwahab Hussain, Hassan Mushaima, Mohammed Habib al-Miqdad y Abdulhadi AlKhawaja, siguen encarcelados en la tristemente célebre prisión de Jau de Bahréin, donde continúan siendo sometidos a malos tratos.
En los centros de detención bahreiníes, donde el hacinamiento y la falta de saneamiento son generalizados, los presos también son sometidos con frecuencia a tortura, discriminación religiosa y otras formas de malos tratos. El 17 de abril, la policía antidisturbios bahreiní reprimió violentamente una sentada pacífica celebrada por presos políticos en la prisión de Jau para protestar contra las condiciones de reclusión, lo que provocó que varios reclusos sufrieran heridas graves y que uno de ellos tuviera que ser hospitalizado.

Una de las tendencias más inquietantes de la historia reciente de Bahréin ha sido el espectacular aumento del uso de la pena de muerte desde que el gobierno abandonó una moratoria de facto sobre la pena de muerte en 2017. Desde entonces, Bahréin ha llevado a cabo seis ejecuciones, cinco de las cuales fueron condenadas como arbitrarias por la relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, en 2017 y 2019. Según la documentación de Reprieve y BIRD, el número de personas condenadas a muerte en Bahréin aumentó un 600% en la década posterior a la Primavera Árabe, pasando de sólo 7 entre 2001 y 2010 a 51 en el periodo transcurrido. Actualmente, 26 personas se enfrentan a una ejecución inminente en el país, casi la mitad de las cuales fueron condenadas sobre la base de confesiones extraídas bajo tortura, en casos relacionados con disturbios políticos.

Entre ellos se encuentran Mohammed Ramadhan y Husain Moosa, cuyas condenas a muerte se mantuvieron el pasado julio a pesar de que la ONU instó a Bahréin a anular sus condenas. El Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria ha emitido recientemente un dictamen en el que considera “arbitraria” e ilegal la detención de Ramadhan y Moosa, y pide su inmediata puesta en libertad, indemnización y otras reparaciones, citando una serie de violaciones del derecho internacional, como detenciones sin orden judicial, denegación de acceso a abogados, confesiones forzadas, tortura, malos tratos y denegación de atención médica.

Negligencia médica

Otra tendencia preocupante en los centros de detención bahreiníes es la continua prevalencia de la negligencia médica, que sigue utilizándose como castigo contra los presos políticos. Esta práctica ha sido condenada en repetidas ocasiones por la comunidad internacional, incluso por cuatro relatores especiales de la ONU en septiembre de 2019 y por otros ocho relatores especiales en noviembre de 2019.
Trágicamente, en febrero de 2020, esta política insensible también contribuyó a la muerte prematura por cáncer de Sayed Kadhem Abbas, de 24 años, quien, a pesar de que se quejó durante meses a las autoridades de la prisión de Jau de fuertes dolores de cabeza, vómitos y pérdida de conciencia, se quedó sin tratamiento especializado durante meses en 2018. Tras esta tragedia, otros dos presos políticos perdieron la vida en la prisión de Jau este año; Abbas Mallah, de 29 años, y Husain Barakat, de 48, que murieron el 6 de abril y el 9 de junio, respectivamente. Tanto Abbas como Husain murieron en medio de informes de que las autoridades penitenciarias no proporcionaron atención médica adecuada ni oportuna.
La negligencia médica es especialmente preocupante a la luz de la actual pandemia de coronavirus, que el Comité Internacional de la Cruz Roja ha advertido que supone una mayor amenaza para la población penitenciaria. A pesar de que los principales grupos de derechos piden a Bahréin que libere a los presos políticos ante los riesgos que plantea el COVID-19, se han producido dos brotes de coronavirus desde marzo; el 9 de junio de 2021, el preso político Husain Barakat murió tras contraer el COVID-19 en la prisión de Jau, en Bahréin, en medio de informes de que las autoridades penitenciarias no proporcionaron una atención médica adecuada u oportuna. Este tipo de brotes pone en grave riesgo a los antiguos líderes de las protestas prodemocráticas de 2011, como Hassan Mushaima, el Dr. Abduljalil Al-Singace y el jeque Abduljalil Al-Muqdad, todos los cuales padecen una serie de enfermedades crónicas y han soportado una prolongada negligencia médica durante años.

El 22 de junio de 2021, un experto de la ONU pidió a Bahréin que pusiera en libertad inmediatamente a Abdulhadi AlKhawaja, Abduljalil Al Singace y Naji Fateel, todos los cuales “sufren una detención prolongada como consecuencia de su legítima promoción y protección de los derechos humanos en el país”.

Complicidad internacional

A pesar del uso generalizado de la tortura, la negligencia médica y el restablecimiento de la pena de muerte, Bahréin sigue recibiendo el apoyo inquebrantable de sus aliados occidentales, especialmente de los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido. Los tan aclamados organismos de supervisión de los derechos humanos que tienen el mandato de investigar de forma independiente las violaciones de derechos humanos, como la Institución Nacional de Derechos Humanos, el Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior y la Unidad de Investigaciones Especiales, son algunas de las instituciones bahreiníes que han recibido una importante financiación y formación por parte del Reino Unido. A pesar de la bien documentada falta de imparcialidad y eficacia, así como de las acusaciones de su complicidad en el encubrimiento de abusos contra los derechos humanos, el gobierno británico ha alabado insistentemente el éxito de estas instituciones y sigue remitiendo a ellas a las víctimas de tortura.
Más recientemente, las alarmantes acusaciones de tortura se han relacionado directamente con la Real Academia de Policía de Bahréin, donde la Universidad de Huddersfield, con sede en el Reino Unido, imparte un exclusivo máster en Ciencias de la Seguridad. En febrero de 2020, The Times informó de que los presos describen la Academia como un “centro de tortura”. De hecho, recientemente ha salido a la luz que presos condenados a muerte, entre ellos Zuhair Ebrahim y el ejecutado Ali Al Arab, se encuentran entre los torturados en las instalaciones de la Academia. Sin embargo, la Universidad de Huddersfield se ha negado a revelar cuánto se beneficia del curso y ha rechazado las peticiones de suspender su curso de maestría, alegando las relaciones amistosas del gobierno británico con Bahréin.
El apoyo inquebrantable de Washington y Londres ha proporcionado a Bahréin un cómodo disfraz de reforma que oculta una cultura de tortura, corrupción y violencia de Estado profundamente arraigada en el reino. En el Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, la ADHRB y el BIRD hacen un llamamiento a la comunidad internacional, y en particular a los legisladores de Reino Unido y Estados Unidos, para que se pronuncien pidiendo a Bahréin que permita una investigación independiente sobre las denuncias de tortura y malos tratos en el país con el fin de que los autores rindan cuentas, tal y como se especifica en la constitución bahreiní.