Perfil en persecución: Abbas Hasan Hasan

Abbas Hasan Hasan, conductor de la empresa Ruyan, tenía casi 26 años cuando fue detenido y secuestrado en un coche frente a su casa. Abbas fue torturado y condenado en un juicio masivo injusto. Tras el brote de la pandemia de COVID-19 en la prisión de Jau, Abbas contrajo el virus.

Alrededor del 10 u 11 de diciembre de 2017, Abbas fue detenido sin orden judicial fuera de su casa por agentes enmascarados vestidos de civil. Los agentes rodearon el coche en el que se encontraba Abbas y lo golpearon con dureza y lo secuestraron. No indicaron el motivo de su detención.

Tras su detención, Abbas llamó a su familia para informarles de que estaba en la Dirección de Investigación Criminal (DIC), pero luego se cortó el contacto con él durante los 25 días que duró el interrogatorio. Los agentes de investigación criminal sometieron a Abbas a torturas físicas y psicológicas. Colocaron a Abbas en una habitación muy fría en la que no podía distinguir si era de día o de noche. También insultaron a Abbas y lo discriminaron por sus creencias religiosas chiitas. Abbas también fue golpeado duramente, lo que le provocó lesiones como dolor de espalda, así como enrojecimiento y ennegrecimiento en muchas partes de su cuerpo. Bajo tortura, Abbas confesó los cargos que se le imputaban, y esta confesión se utilizó en su contra ante el tribunal.

Abbas fue acusado de unirse al grupo terrorista “Brigadas Zulfiqar”. El 5 de mayo de 2018 fue declarado culpable y condenado a diez años de prisión en un juicio masivo. También se le revocó la ciudadanía, pero posteriormente se le restituyó mediante un indulto real.  A Abbas, a quien se le negó el acceso a su abogado, no se le proporcionó el tiempo adecuado para prepararse para el juicio y presentar pruebas.

Tras el estallido de la pandemia de COVID-19 en el país, en marzo de 2020, las visitas se sustituyeron por videollamadas que no superaban los diez minutos. El 27 de marzo de 2021, Abbas dio positivo en la prueba de COVID-19, según confirmó la aplicación del Ministerio de Sanidad. Según su familia, el personal médico no había revisado a Abbas ni realizado pruebas a diario. Abbas y otros presos no fueron informados regularmente de la situación del COVID en la prisión. Abbas se ha recuperado del virus y ha sido trasladado de nuevo a su celda.

Las prácticas de Bahréin y de la administración penitenciaria contra Abbas violan claramente las convenciones legales internacionales de las que Bahréin es parte, como la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR). Por lo tanto, ADHRB pide a Bahréin que cumpla con sus obligaciones retirando los cargos infundados contra Abbas y que investigue las acusaciones de tortura física y psicológica para que los autores rindan cuentas de sus actos. La ADHRB también insta a las autoridades a liberar inmediatamente a Abbas y a todos los demás presos de conciencia a la luz de la pandemia de COVID-19 y a informar a su familia sobre su estado de salud.