Una comisión de la Cámara de Representantes de EE.UU. destaca los abusos contra los derechos humanos y la falta de rendición de cuentas en Bahréin

El Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes de EE.UU. puso esta semana de manifiesto las atroces y continuas violaciones de los derechos humanos en Bahréin al pedir “avances significativos” en materia de derechos humanos en el país y la rendición de cuentas de los responsables de las violaciones de los derechos humanos.

“Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain agradece profundamente la actuación del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes y el liderazgo de la presidenta del subcomité, Barbara Lee, para poner de relieve el empeoramiento de la situación de los derechos humanos en Bahréin”, ha declarado Husain Abdulla, director ejecutivo de Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain.  “Poner fin a la tortura, liberar a los presos políticos como el líder de la oposición Hassan Mushaima, realizar la transición a la democracia y detener a los responsables de los abusos contra los derechos humanos, sin importar su posición en el gobierno de Bahréin, no puede esperar más.”

En el informe que acompaña al proyecto de ley de Asignación de Fondos para Operaciones Exteriores para el Año Fiscal 2022, el Comité destacó los derechos humanos y se comprometió a que el gobierno de Estados Unidos trabaje contra las “fuerzas y actores malignos que se aprovechan de situaciones y personas vulnerables para debilitar los derechos humanos, sembrar el miedo y centralizar el poder corrupto”.

El Comité destacó específicamente las atroces violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno de Bahréin, citando “los informes continuos de la violación generalizada de los derechos humanos, incluido el uso de la detención arbitraria, la violencia, las violaciones del debido proceso y las restricciones a la libertad de expresión, de prensa y de reunión”.

El Comité pidió al Departamento de Estado de EE.UU. que diera prioridad a la colaboración con el gobierno de Bahréin para “lograr avances significativos en el establecimiento de instituciones democráticas y hacer que los responsables, incluidos los de las fuerzas armadas y el Ministerio del Interior, rindan cuentas por las violaciones de los derechos humanos”.

Esta acción se produce tras la publicación en marzo de 2021 de los informes sobre derechos humanos del Departamento de Estado de Estados Unidos para 2020, en los que se describía el atroz comportamiento del gobierno de Bahréin contra sus propios ciudadanos.  El informe descubrió que “entre los problemas significativos de derechos humanos se incluyen: la tortura y los casos de tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes; las duras condiciones de las prisiones, incluida la falta de acceso suficiente a la atención médica en las cárceles; la detención arbitraria; los presos políticos; la injerencia arbitraria o ilegal en la privacidad; las restricciones a la libertad de expresión”, además de muchas otras violaciones.

“Las pruebas de las terribles y sistemáticas violaciones de los derechos humanos en Bahréin son claras como el agua”, dijo Abdulla.  “Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain espera una supervisión continua por parte del Congreso y una acción firme por parte de la Administración Biden para defender los valores fundamentales de Estados Unidos poniendo fin a las violaciones de los derechos humanos, fortaleciendo las instituciones democráticas y garantizando que los violadores de los derechos humanos sean llevados ante la justicia en Bahréin.”