Rompiendo el Silencio: Las Presas Políticas de Bahrein Exponen los Abusos del Sistema

Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) y el Bahrain Institute for Rights and Democracy estan complacidos de publicar Breaking the Silence: Bahraini Women Political Prisoners Expose Systemic Abuses, informe en el que se examinan los casos de nueve presas políticas, antiguas y actuales, de Bahrein, desde el momento de su arresto hasta su interrogatorio, juicio y detención. Consulta la introducción del informe a continuación, y haz clic aquí para leer el informe completo en inglés.

Introducción

Las presas políticas de Bahrein han sido objeto de abusos en todas las fases del procedimiento penal, como detenciones ilegales, torturas físicas, sexuales y psicológicas para obtener confesiones, juicios falsos y condiciones penitenciarias inhumanas, según revelan Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) y el Bahrain Institute of Rights and Democracy (BIRD) en su nuevo informe. Estos abusos siguen sin investigarse, ya que los organismos de supervisión formados con financiación de los gobiernos de Reino Unido y Estados Unidos son cómplices y no exigen responsabilidades a los autores.

El informe de 135 páginas, Breaking the Silence: Bahraini Women Political Prisoners Expose Systemic Abuses, revela un siniestro aumento de la persecución política de mujeres activistas y defensoras de los derechos humanos desde 2017, como parte de una represión más amplia de la libertad de expresión y la oposición pacífica, que coincidió con el restablecimiento de los poderes de detención de la Agencia de Seguridad Nacional (ANS) en enero de 2017. Entre abril y mayo de 2017, dos de las mujeres que aparecen en este informe sufrieron los abusos más graves a manos de agentes de la ANS, incluidas denuncias de tortura, agresión sexual y violación.

Desde principios de 2017, la ADHRB y el BIRD han realizado entrevistas a nueve mujeres o a sus familiares. Estas mujeres han sido objeto de ataques por sus opiniones políticas o las de sus familiares. BIRD y ADHRB también han entrevistado a sus abogados y, cuando han estado disponibles, han analizado sus documentos legales. Siete expertos de organizaciones como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Organización Mundial contra la Tortura han aportado comentarios a lo largo del informe.

Conclusiones principales

  • Las mujeres afirmaron que, tras las detenciones ilegales -incluidos tres casos de desaparición forzada- soportaron interrogatorios coercitivos sin representación legal. Estos interrogatorios se llevaron a cabo en la Dirección de Investigación Criminal (DIC) o en la Agencia de Seguridad Nacional -la agencia de inteligencia de Bahrein-, que han sido objeto de numerosas y controvertidas denuncias sobre el uso de abusos físicos y sexuales durante los interrogatorios. Se utilizaron confesiones forzadas para condenar a al menos seis de las mujeres en juicios falsos.
  • Mientras que todas las mujeres dijeron que a lo largo del proceso los funcionarios las amenazaron con violarlas o matarlas a ellas y a sus familias, la mitad de ellas dijeron que fueron agredidas físicamente con golpes, patadas y puñetazos. Otras formas de malos tratos denunciadas son el aislamiento prolongado, la puesta en pie forzada y el mantenimiento en habitaciones frías u oscuras en posturas dolorosas durante varias horas. “La tortura comenzó desde el primer momento en el coche por parte de hombres enmascarados, armados y vestidos de civil”, dijo Medina Ali, una de las mujeres, “me vendaron los ojos y me torturaron con violentos golpes dirigidos a la cara y golpeando mi cabeza contra la pared con violencia”.
  • Las dos mujeres interrogadas por la Agencia de Seguridad Nacional -Ebtisam AlSaegh y Najah Yusuf, ex presa política condenada en relación con el Gran Premio de Fórmula Uno– dijeron que fueron agredidas sexualmente durante su interrogatorio en el Complejo de Seguridad de Muharraq tras negarse a trabajar como informantes. El director del Complejo de Seguridad de Muharraq fue beneficiario de una formación de 16.000 libras financiada por los contribuyentes británicos en 2015. Ebtisam AlSaegh dijo que en su interrogatorio se jactó de su reputación de infligir torturas y dolor a los detenidos, declarando: “El interrogador dijo: ‘Me llaman el torturador, mi afición es la tortura, mi profesión es torturar. Tengo el arte de la tortura'”.
  • Dos de las mujeres, Ameera AlQashami y Faten Naser, fueron condenadas en el mismo juicio masivo que las víctimas de tortura Ali-AlArab y Ahmed Al-Malali, ejecutados recientemente en lo que la ONU calificó de “ejecuciones extrajudiciales.” Aunque en agosto de 2019 los dos fueron puestos en libertad para realizar trabajos manuales en el marco de una condena alternativa, a otras dos mujeres que reunían los requisitos necesarios, entre ellas Hajer Mansoor, declarada detenida arbitrariamente por la ONU, se les denegaron las penas no privativas de libertad. El gobierno del Reino Unido gastó más de 14.000 libras esterlinas en invitar a delegaciones del Ministerio del Interior y del Ministerio de Justicia de Bahrein a debatir el alcance y la aplicación de la nueva ley como parte de su asistencia técnica. El pasado mes de mayo también se denegó una condena no privativa de libertad al principal defensor de los derechos humanos de Bahrein, Nabeel Rajab, declarado ilegalmente detenido por la ONU
  • Mientras que todas las mujeres dijeron que a lo largo del proceso los funcionarios las amenazaron con violarlas o matarlas a ellas y a sus familias, la mitad de ellas dijeron que fueron agredidas físicamente con golpes, patadas y puñetazos. Otras formas de maltrato denunciadas.
  • Las nueve mujeres han denunciado unas condiciones carcelarias espantosas, como la denegación deliberada de atención médica, las restricciones a las visitas familiares y al tiempo fuera de la celda, las amenazas y los registros “humillantes”. Las mujeres han identificado a la directora de la prisión -la teniente coronel Mariam Albardoli- como la principal responsable de las prácticas arbitrarias y abusivas, y como la que ha ejercido la agresión física contra Medina Ali y Hajer Mansoor.
  • Mientras tanto, las instituciones locales de supervisión de los derechos humanos, beneficiarias de la formación financiada por el gobierno británico, no han investigado adecuadamente las denuncias de abusos, al tiempo que siguen estrechamente vinculadas al gobierno bahreiní. BIRD y ADHRB han examinado las denuncias presentadas a los organismos de supervisión por seis mujeres y sus familias desde 2017 y han descubierto que, hasta la fecha, cada una de ellas ha sido tratada indebidamente y no ha sido resuelta. Al no responder a las denuncias de manera oportuna, realizar investigaciones inadecuadas e incumplir sus políticas de confidencialidad, las instituciones de supervisión han contribuido a blanquear las violaciones de derechos humanos y a crear un clima de impunidad en el país.
  • Por último, el informe expone la complicidad de los gobiernos del Reino Unido y de Estados Unidos, que siguen suministrando armas, formación y apoyo político al régimen de Bahrein, haciendo caso omiso de las preocupaciones internacionales en materia de derechos humanos. Mientras que el Departamento de Estado de Estados Unidos ha comentado en cierta medida las acusaciones de tortura y los “homicidios ilegítimos” en Bahrein, el Reino Unido no ha abordado de ninguna manera pública los abusos perpetrados contra las mujeres de este informe y otros presos políticos planteados por los parlamentarios. En su lugar, confían en las garantías de la Embajada de Bahrein en Londres.
  • La Embajada de Bahrein en el Reino Unido suele emitir declaraciones que tergiversan los hechos, desestimando las denuncias de tortura y malos tratos presentadas contra las autoridades de Bahrein y revelando información ante las autoridades competentes de Bahrein. También han revelado a un parlamentario británico el resultado de la condena de una de las mujeres una semana antes de que se produjera y se han coordinado con los organismos de supervisión nacionales de Bahrein para divulgar información privada en las redes sociales sin consentimiento previo. Recientemente, han sido acusadas de agredir a una activista bahreiní.

ADHRB y BIRD recomiendan que Bahrein permita el acceso al Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, así como al Relator Especial y sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias, y al Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria. ADHRB y el BIRD también recomiendan que Bahrein lleve a cabo una “investigación oportuna, transparente y exhaustiva de las denuncias de detenciones arbitrarias, tácticas de interrogatorio coercitivas y agresiones físicas y sexuales, garantizando que todos los agentes responsables rindan cuentas”.