Informe: Como la industria de exportación de armas de EE.UU. mantiene en el poder a los violadores de los derechos humanos en la guerra de Yemen

El informe Tendencias en las transferencias internacionales de armas del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI) ha confirmado que desde hace varios años los Estados Unidos ocupan el primer lugar entre los cinco mayores exportadores de armas del mundo. El período comprendido entre 2015 y 2019 ha demostrado ser un momento crucial para que los Estados Unidos restablezcan su supremacía comercial en el mercado mundial de exportación de armas. El SIPRI informó de que los Estados Unidos aumentaron sus principales exportaciones de armas en un 23% en 2015-19, alcanzando una cuota del 36% del total de las exportaciones mundiales de armas. En el mismo período de tiempo, los EE.UU. también se ocuparon de fortalecer sus relaciones de asociación ya establecidas con sus importadores de más alto perfil. La política de armas de los EE.UU. no se preocupa por dónde o cómo se utilizan sus armas en última instancia. Esto es así a pesar de las pruebas que demuestran que Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein han empleado armas importadas por los Estados Unidos en la sangrienta guerra del Yemen, despreciando las normas internacionales de derechos humanos y el derecho internacional humanitario. El beneficio, al parecer, es la política central del gobierno y del complejo militar-industrial de los EE.UU.

En 2013, los Estados Unidos firmaron el Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), el primer ejemplo de una convención mundial destinada a regular el comercio mundial de armas. Dentro del cuerpo del tratado, se establece un criterio que regula las ventas, transferencias y decisiones internacionales de armas. Los actuales estados partes del tratado son 105 y 32 signatarios. A pesar de su firma, los EE.UU. todavía no han ratificado la convención, asegurando su aplicación vinculante dentro del ordenamiento jurídico de los EE.UU. Además, el Presidente Trump retiró simbólicamente la convención de la consideración del Senado en abril de 2019. Si los EE.UU. ratificaran la convención, significaría que se tendrían que hacer cambios significativos para cumplir con el tratado. La exportación de armas a países involucrados en la guerra de Yemen o en un conflicto armado que no se ajusta a las leyes internacionales de derechos humanos y al derecho internacional humanitario supondría una flagrante violación del artículo 7 de la convención.

A pesar de que los Estados Unidos han firmado el TCA, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein siguen estando entre los principales países suministrados por los Estados Unidos. Se sabe que estos países son violadores de los derechos humanos y a menudo hacen un uso excesivo de la fuerza contra civiles, manifestantes pacíficos, y atacan a activistas políticos y periodistas que simplemente intentan ejercer su derecho a la libertad de expresión. Desde que los sauditas ordenaron el asesinato de Jamal Khashoggi, crítico del gobierno saudita de renombre mundial y periodista del Washington Post, se ha vuelto a examinar la participación del Estado en la guerra del Yemen. En la actualidad, el 73% de las importaciones de armas de Arabia Saudita provienen de los EE.UU., lo que significa esencialmente que las armas fabricadas en los EE.UU. siguen alimentando un conflicto que emplea ataques aéreos contra civiles inocentes, sitios del patrimonio cultural, e incluso ataques contra hospitales y escuelas.

Desde 2015, más de 100.000 personas han sido asesinadas en el Yemen, entre ellas más de 12.000 civiles. La guerra dejó al 80% de la población, unos 24 millones de personas, dependientes de la ayuda para sobrevivir. Una consecuencia aterradora de este conflicto es la gran hambruna que azota al país. Las Naciones Unidas advirtieron que 13 millones de personas en Yemen se enfrentan a la hambruna. A pesar de la enorme pérdida de vidas, recursos y capital humano, sigue siendo de gran interés para los militares saudíes y emiratíes mantener vivo el conflicto, incluso después de años de una costosa guerra. En la actualidad, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos compiten de hecho entre sí por la ventaja en el sur del Yemen; hasta ahora no parecen tener interés en abandonar el conflicto en curso.

Exportaciones de los Estados Unidos a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein en millones

2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018 2019
Bahrein 60 15 19 7 10
EAU 853 953 1074 542 812 659 603 916 383
Arabia Saudita 397 394 607 1426 1774 1769 3121 3202 3138

Source: SIPRI Arms Transfers Database

La influencia de la industria armamentística de EE.UU. en la política de exportación de EE.UU.

Los Estados Unidos y la Arabia Saudita han sido importantes socios en la exportación de armas durante decenios. Y más recientemente, en 2009, la administración Obama ha fortalecido su relación aumentando aún más sus ventas de armas con el Estado del Golfo. En el transcurso de la administración, cerraron 42 acuerdos diferentes con Arabia Saudita que resultaron en más de 115.000 millones de dólares en ventas de armas. Los pedidos de exportación abarcan una amplia gama de artículos, que incluyen, entre otros, vehículos armados, aviones de combate, buques de combate, helicópteros de ataque, misiles aire-tierra, armas y municiones.

Posteriormente, la administración Trump tampoco eludió la posibilidad de confirmar su bien establecida relación comercial con Arabia Saudita. En el primer viaje presidencial de Trump en mayo de 2017, el presidente decidió visitar Arabia Saudita, una abierta muestra pública de apoyo al estado del golfo. Después del viaje, anunció un nuevo y más amplio acuerdo de armas con la nación árabe. El acuerdo ascendió a 110.000 millones de dólares en ventas de armas e incluía tanques, barcos de combate, sistemas de defensa contra misiles, así como tecnología de radar, comunicaciones y ciberseguridad. El Presidente de los Estados Unidos vio este acuerdo como un gran logro y una oportunidad de inversión para los Estados Unidos. Como se informó en primer lugar, el acuerdo se supone que alcanzará alrededor de 110.000 millones de dólares de inversión inicial en la industria de armas de EE.UU. y otros 350.000 millones de dólares de compras adicionales de defensa en los próximos diez años. Sin embargo, más tarde se informó que el acuerdo real sólo ascendería a unos 25.000 millones de dólares.  El acuerdo muestra que EE.UU. sigue comprometido a entregar una proporción significativa de las armas a Arabia Saudita, a pesar de su participación en el conflicto de Yemen que ha llegado a causar tan atroz desastre humanitario.

Alimentando el fuego: Cómo los fabricantes de empresas americanas suministran armas para el sangriento conflicto en Yemen

Se ha informado con frecuencia de ejemplos concretos de armas de fabricación estadounidense que se emplean en el Yemen. En 2016, una bomba de fabricación estadounidense se utilizó en un ataque aéreo contra un mercado abarrotado, causando la muerte de 97 civiles, entre ellos 25 niños. En 2017 se utilizó otra bomba de fabricación estadounidense en un ataque mortal contra las viviendas de Sana’a que causó la muerte de 16 civiles y la mutilación de 17, entre ellos Buthaina, de cinco años de edad, que perdió a toda su familia en el ataque. En 2018, una bomba suministrada por los Estados Unidos mató a 40 niños (de 6 a 11 años) en un autobús escolar de Yemen. CNN informó que la bomba en cuestión era una bomba MK82 de 500 libras (227 kilogramos) guiada por láser, fabricada por Lockheed Martin, uno de los principales contratistas de defensa de EE.UU. En el mismo año, otras 33 personas murieron cuando una bomba de fabricación americana fue usada en un ataque aéreo en una boda yemení. La bomba en cuestión era una bomba GBU-12 Paveway II guiada, probablemente fabricada por la empresa de defensa americana Raytheon. Aunque ha habido pruebas claras de la participación de los Estados Unidos en la guerra que ha producido miles de víctimas civiles, en 2018 el Pentágono negó que se hubiera utilizado una bomba estadounidense en Yemen. Independientemente de los informes del gobierno de los Estados Unidos, en 2019 un estudio de la Facultad de Derecho de Stanford mostró que el equipo militar de los Estados Unidos fue evidente en 25 de los 27 ataques que causaron la muerte de civiles yemeníes.

Bahrein es otro destino común para las armas fabricadas en los Estados Unidos. Tanto Sipri como Human Rights Watch informan de que el comercio de armas entre los dos países asciende a unos 110 millones de dólares en los últimos 10 años. Más recientemente, en 2018, el Departamento de Estado de EE.UU. aprobó dos propuestas de venta de armas que incluían helicópteros de ataque AH-l Z, misiles, 3.200 bombas para armar la flota de cazas F-16 de Bahrein y otro equipo militar. Bahrein es bien conocido por su historial de violaciones de los derechos humanos contra periodistas, manifestantes y disidentes. Junto con Arabia Saudita, Bahrein es nombrado como otro beligerante clave que participa en la actual guerra en Yemen. Mediante estos acuerdos de armas, los Estados Unidos y otros países occidentales apoyan indirectamente a la coalición liderada por Arabia Saudita en el Yemen porque ellos mismos y los fabricantes de armas pueden sacar provecho de este conflicto mediante la venta de estas armas.

Haga clic aquí para encontrar las exportaciones de los Estados Unidos a Bahrein

Lockheed Martin es el mayor fabricante de armas del planeta. Con un asombroso ingreso de 59 mil millones de dólares para el año 2019, el 88% de sus gastos se gastaron en la venta de armas a partir de 2017. Una compañía profundamente americana, aproximadamente la mitad de sus negocios anuales de armas son para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Además, también es un contratista preeminente para la NASA y el Departamento de Energía de EE.UU. Tan recientemente como el 6 de enero de 2020, Lockheed y el Departamento de Defensa de EE.UU. aseguraron un contrato de 1.900 millones de dólares para apoyar las operaciones y el mantenimiento de la flota global de F-35, mientras que mejoran la preparación de la misión y al mismo tiempo para reducir el costo. Como resultado de ser una fuerza tan dominante en la industria armamentista mundial, sus productos han salido a la superficie en el sangriento conflicto de Yemen. Entre ellos se encuentra una bomba guiada de pavimento que impactó en el abarrotado mercado de la aldea de Mastaba y que mató a 97 civiles, entre ellos 25 niños. El mismo tipo de bomba se revendió a Arabia Saudita en 2019 y a los Emiratos Árabes Unidos en 2017, a pesar de que se había registrado su detonación contra civiles inocentes en Yemen.

Raytheon es también un prominente productor de las armas que se utilizan en la guerra de Yemen. La compañía también se enorgullece de ser uno de los primeros en la lista de los mayores productores de armas del mundo. Raytheon reportó sus ventas en 2018 como 27 mil millones de dólares, y en 2017 gastó el 87% de sus gastos de la compañía en la fabricación de armas. Sus lazos con el gobierno de los Estados Unidos son muy profundos, por ejemplo, en octubre de 2019 Raytheon anunció un contrato de 1.000 millones de dólares con el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) para proporcionar un amplio apoyo en el ámbito de la seguridad cibernética. Raytheon fabrica una amplia gama de productos para el mercado de armas, como motores de aviones, sistemas de defensa aérea, aviónica, aviones no tripulados y misiles. Sus productos también se han vendido a países implicados en el conflicto del Yemen, como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Una bomba guiada por láser fabricada por Raytheon se utilizó en un ataque dirigido por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos contra una casa en Ta’iz (Yemen) el 28 de junio de 2019. En el ataque murieron seis civiles, tres de los cuales eran niños. Se vendió un tipo de bomba similar a la Arabia Saudita en 2009, 2011, 2014, 2015, 2017 y 2019. La bomba también se vendió a los Emiratos Árabes Unidos en 2017.

Haga clic aquí para encontrar las exportaciones de EE.UU. a los EAU

COVID-19: La amenaza de las epidemias sobre el empeoramiento de las condiciones en el Yemen devastado por la guerra

 Desde 2016, el Yemen se ha enfrentado a un brote de cólera que ha desafiado al sistema de salud del país desde entonces. En 2019, se confirmaron más de 2 millones de casos. Durante estos años, el conflicto armado ha empeorado sin duda las condiciones para contrarrestar esta epidemia. Esto podría significar que la actual crisis sanitaria del coronavirus podría tener consecuencias aún más devastadoras si el virus se propaga en el Yemen. El primer caso se confirmó a principios de abril, cuando la pesadilla de la potencial emergencia sanitaria comenzó a suceder. Muchas organizaciones internacionales comenzaron a dar la alarma, pidiendo ayuda e intervención internacional para preparar al país para las consecuencias devastadoras que podrían producirse. Oxfam expresó su preocupación por la situación, y el coordinador humanitario de la ONU, Lise Grade, dijo que el efecto del virus en el Yemen sería “catastrófico” si se propagara. El país no está preparado para una crisis sanitaria de este tipo, ya que carece de los recursos adecuados para vigilarla y contrarrestarla. La Organización Mundial de la Salud (OMS) teme que el COVID-19 pueda arrasar con el Yemen; la población tiene unos de los niveles más bajos de inmunidad a la enfermedad en comparación con otros países. Para empeorar las cosas, los hospitales y las instalaciones de atención de la salud siguen siendo azotados por ataques aéreos a causa del conflicto en curso. Médicos Sin Fronteras (MSF) informó de cinco ataques aéreos contra centros médicos entre 2015 y 2018, lo que dio lugar a la suspensión de toda la atención médica de esas instalaciones.

A pesar de todos los desafíos que el Yemen ya ha soportado como consecuencia de la guerra, hay pocos indicios de que el conflicto se esté ralentizando. Los Estados Unidos siguen financiando un suministro aparentemente ilimitado de armas a Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein para perpetuar la guerra, a fin de seguir cosechando beneficios sin precedentes. Como muestra el SIPRI, muchas de las armas que se han encargado todavía no han sido entregadas al país de compra, lo que indica que los Estados partes beligerantes no tienen previsto detenerse pronto. Además del peligro de COVID-19, amenaza aún más lo que queda del ya frágil y mutilado sistema de salud. El pueblo yemení está al borde de otra calamidad causada por la enfermedad, que amenaza la vida de millones de personas. Si los Estados Unidos tienen una pizca de preocupación por el pueblo del Yemen, deben cesar inmediatamente todas las transferencias de armas actuales y pendientes a los actores estatales beligerantes de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein.

Haga clic aquí para encontrar las exportaciones de EE.UU. a Arabia Saudita