El Ministro de Asuntos Exteriores y Comercio de Irlanda, Simon Coveney TD, aborda las preocupaciones de TD en relación con la amenaza de ejecución inminente de Mohamed Ramadhan y Hussain Moosa

Miembros de la Dáil Éireann realizaron una serie de preguntas parlamentarias de forma oral al Ministro de Asuntos Exteriores y Comercio Simon Coveney (Fine Gael – Cork South-Central). Durante estas preguntas, varios Dáil Éireann interpelaron al Ministro de Relaciones Exteriores sobre la situación de los derechos humanos en Bahrein, y concretamente sobre los casos de  Husain Moosa y Mohammed Ramadhan. dos bahreiníes en peligro inminente de ejecución. 

El 13 de julio de 2020, el Tribunal de Casación de Bahrein restableció la sentencia de muerte contra Mohamed Ramadhan y Husain Moosa. Ahora se enfrentan a una ejecución inminente como resultado de un juicio internacionalmente reconocido como injusto. Ambos hombres fueron detenidos en febrero de 2014. Ambos fueron amenazados y golpeados por parte de los oficiales  durante el interrogatorio. l Sr. Moosa fue torturado hasta que firmó una confesión redactada previamente. En dicha confesión, se acusaba a ambos hombres de colocar una bomba que mató a un agente de policía. Fueron condenados a muerte sin pruebas físicas que les vincularan con el delito y sin acceso a representación legal. El Sr. Ramadhan afirma que sus interrogadores le dijeron que sabían que era inocente de cualquier delito, pero que era un traidor, por lo que esperaron hasta encontrar un delito con el que poder acusarle.

Este debate en el Dáil forma parte de una serie de debates en el Oireachtas que tratan de crear conciencia sobre la situación de los derechos humanos en Bahrein en los últimos años. Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) acoge con satisfacción este debate, y la atención que se presta a los casos de bahreiníes en inminente riesgo de ser ejecutados a raíz de los injustos juicios, de las confesiones previamente redactadas, de torturas y de procesos plagados de fallos. 

En su pregunta al Ministro de Relaciones Exteriores, Róisín Shorthal TD (Socialdemócratas – Dublín Noroeste) presionó al Ministro sobre la continuación del uso de la pena de muerte en Bahrein, preguntando si condenaría su uso , concretamente en los casos de Moosa y Ramadán, y las medidas específicas que tomaría al respecto.De forma similar, Green TD de Dublin Fingal, Joe O’Brein, presionó a su vez al Ministro sobre el mismo tema. 

La dirigente de los socialdemócratas, Catherine Murphy TD (Kildare North) preguntó cuál era la naturaleza del compromiso más reciente del Ministro con sus homólogos de Bahrein y si había hablado de las condiciones de los derechos humanos en Bahrein con sus homólogos europeos y bahreiníes.

Por último, además de plantear los casos de Moosa y Ramadán, el socialdemócrata Cian O’Callaghan TD (Dublin Bay North) pidió que se aclarara si se pedirá a Bahrein que mejore su posición en materia de derechos humanos.

Al responder a estas preguntas, el Ministro de Relaciones Exteriores y Comercio emitió una respuesta escrita en la que reiteró que la situación de los derechos humanos en Bahrein es motivo de preocupación para el Gobierno irlandés. El Ministro confirmó que tenía conocimiento de los casos del Sr. Moosa y del Sr. Ramadhan, así como de la decisión que tomó  el Tribunal de Casación en ambos casos. El Ministro criticó el levantamiento de la moratoria sobre el uso de la pena de muerte en el Bahrein en 2017, afirmando que se trataba de un hecho particularmente negativo y preocupante.

El Ministro reiteró que la abolición de la pena de muerte sigue siendo una de las principales prioridades internacionales de Irlanda. El Ministro declaró que el Gobierno irlandés se une a los llamamientos de la UE para que se detengan las ejecuciones en Bahrein y reafirma la posición de la UE de que la pena de muerte “es incompatible con la dignidad humana”, “no sirve como disuasión eficaz de la delincuencia y hace que cualquier error judicial sea irreversible”.

Además, el Ministro declaró que, en el diálogo bilateral con Bahrein, el Gobierno irlandés planteó sus preocupaciones sobre los casos de Ramadán y Moosa directamente al Embajador de Bahrein en Irlanda (no residente), reiterando la oposición de larga data del Gobierno a la pena de muerte, y que cuando el Ministro se reunió con el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York en septiembre de 2019, el Sr. Coveny le planteó la situación de los derechos humanos en Bahrein.