Perfil en Persecución: Ahmed Khalil Ahmed

Ahmed Khalil Ahmed, graduado en medicina general de Bahrein, fue arrestado arbitrariamente en la casa de sus padres una noche de noviembre de 2015, después de que la irrumpieran hombres enmascarados vestidos de civil, agentes de la policía antidisturbios y funcionarios de la Agencia de Seguridad Nacional. Durante su detención, interrogatorio y encarcelamiento, fue sometido a graves métodos de tortura y malos tratos. Ahmed fue uno de los 115 (de 138) ciudadanos de Bahrein condenados por el Cuarto Tribunal Penal Superior de Bahrein el 15 de mayo de 2018, por su presunta participación en una célula terrorista, denominada “Brigadas Zulfiqar”. La organización Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB) presentó una denuncia a través del Programa de Denuncias de las Naciones Unidas en relación con las personas condenadas en este caso concreto. Fue condenado a cadena perpetua y se le quitó la nacionalidad. Ahora reside en la prisión de Jau en Bahrein con el resto de sus reclusos condenados en el mismo caso.

Ahmed fue detenido el 3 de noviembre de 2015 en la casa de sus suegros en la aldea de Karbabad a las 2 de la madrugada, donde no se emitió ninguna orden de arresto ni se dio ninguna razón para la detención. Hombres enmascarados vestidos de civil, agentes de la policía antidisturbios y agentes de la Agencia de Seguridad Nacional saltaron la valla de la casa y entraron sin previo aviso. Se confiscaron dispositivos electrónicos, como teléfonos celulares y computadoras personales, pertenecientes a Ahmed, su esposa y su suegro. Tras su arresto en la casa de su suegro, lo llevaron a la casa de su padre, rompieron la puerta del garaje, que fue rebautizada como la oficina de Ahmed. Destruyeron muchas de sus posesiones, los utensilios de cocina de la casa e incluso algunos suministros médicos. Además, confiscaron el dinero de la habitación de Ahmad, junto con su coche. Los padres de Ahmed fueron llevados y encerrados en diferentes habitaciones, mientras que las fuerzas plantaron evidencia en la casa para ser usada contra Ahmed más tarde. Incluso las pistolas de juguete del hermano menor de Ahmed fueron colocadas en la habitación de Ahmed como armas. Su privacidad fue gravemente violada cuando las fuerzas tomaron todas las fotos personales de su compromiso y el de su esposa, donde ella estaba sin velo.

Tras su arresto el 3 de noviembre de 2015, el paradero de Ahmed no fue revelado durante casi tres semanas, lo que resultó ser su período de interrogatorio. Después de eso, Ahmed contactó con su familia para informarles que estuvo en la Dirección de Investigación Criminal durante todo el período de interrogatorio. Sin embargo, durante ese período fue trasladado entre el centro de interrogación del edificio 15 de la prisión de Jau y la Dirección de Investigación Criminal. En el momento del interrogatorio, se impidió a Ahmed ponerse en contacto con su familia y su abogado. Fue gravemente torturado y amenazado con su familia si no cooperaba con las fuerzas que lo interrogaban. Por lo tanto, prefirió confesar todo lo que le interrogaron bajo tortura, para evitar cualquier daño que pudiera llegar a su familia. Firmó un papel con los cargos escritos en él, con los ojos vendados, y sin saber cuál era el contenido. Ahmed fue sometido a abusos físicos y psicológicos durante el interrogatorio, malos tratos, insultos a él y a su familia, donde cuando intentó defenderlos fue golpeado y privado de sueño y comida, y obligado a permanecer de pie durante horas. Ahmed permaneció en la Dirección de Investigación Criminal durante un total de dos meses hasta que fue trasladado después del interrogatorio al Centro de Detención del Dique Seco en enero de 2016 durante un largo período. Luego fue llevado a la prisión de Jau el 25 de junio de 2018, donde reside actualmente.

Ahmed, junto con otros 115 ciudadanos de Bahrein, que fueron condenados el 15 de mayo de 2018, por su participación en una célula terrorista, denominada “Brigadas Zulfiqar”, fue condenado a cadena perpetua y desnaturalizado. Se le imputaron cargos: 1) adiestramiento para el uso de armas de fuego y dispositivos explosivos con fines terroristas (para dirigirse a la Guardia Revolucionaria Iraní en el Irán y a las Brigadas iraquíes de Hezbolá), 2) obtención de explosivos sin licencia, que podrían utilizarse para poner en peligro la seguridad y el orden público, y 3) posesión de armas de fuego sin licencia, que podrían utilizarse con fines terroristas para amenazar la seguridad y el orden público. Es necesario mencionar que la sentencia de Ahmed se dictó en rebeldía, ya que tanto Ahmed como su abogado no estaban presentes cuando se emitió el veredicto. Tampoco se le informó del veredicto hasta 12 horas después de su emisión. Estaba previsto que su caso fuera apelado el 28 de enero de 2018, pero luego se aplazó hasta el 12 de septiembre de 2018, por falta de pruebas y de testigos oculares. Sin embargo, su caso no fue confirmado hasta el 28 de enero de 2019 en un juicio masivo por el caso de las “Brigadas Zulfiqar”. Más tarde, el 1 de julio de 2019, el caso de Ahmed pasó por el Tribunal de Casación y fue confirmado. Ese día se restituyó la nacionalidad de Ahmed de conformidad con un indulto real expedido en abril de 2019 para 551 personas a las que los tribunales de Bahrein privaron arbitrariamente de su ciudadanía. Durante los juicios aplazados, las víctimas, incluido Ahmed, fueron llevadas al tribunal a primera hora de la mañana y se las dejó esperando durante horas en el autobús, con total indiferencia por el clima, y en los pasillos del edificio, para que finalmente se les comunicara que la audiencia se aplazaba. Ahmed fue condenado sobre la base de varios artículos del código penal, la protección de los pueblos contra las actividades terroristas y los artefactos explosivos, armas y municiones.

Según su familia, Ahmed fue completamente privado de todos sus derechos como prisionero. Cuando fue transferido al centro de detención del dique seco, dos meses después de su arresto en enero de 2016, también se enfrentó a varios métodos de tortura. Se le obligó a permanecer de pie durante largas horas mientras se le privaba de comida y agua, se le sometió a palizas sin ninguna razón en particular y se le privó de sueño, si se le permitía. También se le negó la oración y la práctica de rituales y eventos religiosos, como la lectura del Corán. Los guardias de la prisión solían revisar siempre las pertenencias de los prisioneros y tomar deliberadamente algunos de sus objetos personales y ropas para destruirlos o confiscarlos. Estaba completamente aislado del mundo exterior y se le impedía comunicarse con su familia y su abogado. La familia de Ahmed cree que su hijo fue torturado por razones políticas y sectarias, al igual que el resto de sus reclusos, para insultarlo a él y a su familia, y porque era médico. A pesar de todo ello, Ahmed se negó a revelar nada sobre su situación en la prisión a su familia, por temor al resentimiento. 

La familia de Ahmed presentó quejas a la oficina del Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior en el Centro de Detención del Dique Seco en relación con los artículos robados de Ahmed, sin embargo fueron expulsados y se les negó el acceso al edificio. La familia también intentó recuperar las pertenencias robadas de Ahmed en el momento del arresto, pero un funcionario les aseguró que es “inútil” reclamarlas, porque se hizo una subasta para vender los aparatos y herramientas electrónicas que fueron robados. La familia de Ahmed tampoco pudo recuperar las fotos de su ceremonia de compromiso, porque las autoridades afirmaron que no es relevante para el caso, y que no beneficia a nadie de ninguna manera.

En una opinión publicada por el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria, sobre el caso de las “Brigadas Zulfiqar”, la privación de libertad de las víctimas de este caso, contraviene los artículos 6, 8, 9, 10 y 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los artículos 2(3), 9, 14 y 16 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, la Convención para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas y la Convención sobre los Derechos del Niño son violadas en el caso de Ahmed. También viola varios tratados internacionales de derechos humanos y la Constitución de Bahrein. Los artículos 19.b, 19.d sobre la libertad personal y el artículo 20 sobre los juicios penales de la Constitución de Bahrein son un ejemplo de las violaciones que cometió el Gobierno de Bahrein.

La organización Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB) insta al Gobierno de Bahrein a que cumpla con su responsabilidad internacional de promover y proteger los derechos humanos en el país. Pedimos al Gobierno de Bahrein que preserve un trato justo y adecuado de sus prisioneros y que les permita ejercer sus derechos humanos básicos. ADHRB pide al gobierno que haga responsables a los perpetradores mientras se examinan las denuncias de tortura y malos tratos, y que libere inmediatamente a Ahmed después de llevar a cabo un juicio justo y equitativo.