Dinamarca debe reclutar a la UE si se toma en serio la liberación del defensor de los derechos humanos bahreiní-danés Abdulhadi al-Khawaja

 El defensor de los derechos humanos bahreiní-danés Abdulhadi Al-Khawaja ha estado encarcelado injusta e ilegalmente durante más de nueve largos años, sufriendo torturas y tratos inhumanos y degradantes. Ha sido sometido en múltiples niveles a una flagrante negación de los derechos humanos básicos y ha sufrido enormemente a manos de las autoridades bahreiníes en una flagrante represión de la disidencia después de su papel pacífico en las protestas en favor de la democracia de 2011. La creencia del Sr. Al-Khawaja en la inclusión política y los valores democráticos, incluida la ONU, que consagra el derecho humano fundamental universal a la autodeterminación, lo ha convertido en un objetivo del gobierno de Bahrein.

Bahrein se ha adherido oficialmente a varias convenciones y tratados de derechos humanos de las Naciones Unidas, la realidad es que el régimen ha mostrado poca intención de adherirse a ellos. En cambio, el gobierno, que no puede soportar las críticas, ha estrechado su control sobre el poder. La falta de voluntad demostrada para aplicar las recomendaciones de la Comisión Independiente de Investigación de Bahrein  (BICI, por sus siglas en ingles) y abordar las cuestiones esbozadas en su Examen Periódico Universal de Derechos Humanos (EPU) -que en ambos casos exigen la liberación del Sr. Al-Khawaja-, además de la completa falta de transparencia gubernamental, cuestiones de manipulación y legislación que imponen graves restricciones a los derechos básicos, siguen dando fe de ello. Ciertamente, la casi constante agitación sociopolítica en Bahrein tiene su origen en la represión, la marginación y la debilidad del estado de derecho.

Dinamarca es un país con una larga reputación por su compromiso con los derechos humanos como prioridad de la política exterior; además, es miembro de la Unión Europea (UE), lo que hace que sea doblemente decepcionante ver una clara falta de coordinación de la UE dirigida por Dinamarca. Esta falta de compromiso serio y la falta de voluntad de utilizar la influencia de la UE o de encabezar el llamamiento para imponer sanciones a las personas del régimen de Bahrein, como la congelación de activos financieros y la imposición de prohibiciones de viaje, se ha puesto de relieve por los disturbios políticos que se observan actualmente en Belarús.

El 20 de agosto, la UE confirmó que “impondrá en breve sanciones a un número considerable de personas responsables de la violencia, la represión y la falsificación de los resultados de las elecciones”[1] La posición del Consejo Europeo se vio reforzada por su postura de “clara solidaridad con el pueblo de Belarús en su deseo de ejercer sus derechos democráticos fundamentales”, que tiene “derecho a determinar su futuro”. Criticando la “violencia desproporcionada e inaceptable mostrada por las autoridades del Estado contra los manifestantes pacíficos”[2], también piden la liberación inmediata e incondicional de los detenidos ilegalmente, un proceso político pacífico y democrático, unos medios de comunicación independientes y libres y una sociedad civil fuerte [3]. Los paralelismos entre las cuestiones aquí expuestas y las de Bahrein son dolorosamente evidentes. Entonces, ¿dónde está la acusación encabezada por Dinamarca para señalar estas similitudes en el foro de la UE y liberar a su ciudadano torturado encarcelado?

Como un estado pequeño, Dinamarca no tiene la influencia necesaria para liberar al Sr. Al-Khawaja, pero con el respaldo de la Unión Europea, que plantea la defensa de la democracia y los derechos humanos como objetivo fundamental, el cambio real podría verse afectado. El momento actual también debería aprovecharse, no sólo con las sanciones que afectan a Belarús por los mismos tipos de abusos, sino también debido a la retirada del Reino Unido de la UE, un aliado cercano de Bahrein que ya no puede proporcionar protección al régimen.

Pedimos al Gobierno danés que defienda al Sr. Al-Khawaja como ciudadano danés, ciudadano europeo y defensor de los derechos humanos, tomando las medidas necesarias para ejercer presión sobre el régimen de Bharani y poner fin a su encarcelamiento. Después de casi un decenio de sufrimiento, imploramos al Gobierno que consiga el apoyo de sus aliados en la Unión Europea y que ataque la cuestión no como un Estado único, sino como una fuerza unificada.

[1] European Union (2020) Conclusions by the President of the European Council following the video conference of the members of the European Council on 19 August 2020. Available at: https://eeas.europa.eu/delegations/chile/84239/conclusions-president-european-council-following-video-conference-members-european-council-19_en [Accessed: 31/08/20]

[2] Ibid.

[3] Ibid.