PREGUNTAS PARLAMENTARIAS ALEMANAS SOBRE CUESTIONES DE DERECHOS HUMANOS EN BAHREIN

Desde 2011, los miembros del Bundestag Alemán (diputados), en particular los pertenecientes a partidos políticos de izquierda (La Izquierda – Die Linke y Los Verdes – Bündnis 90/Die Grünen), han planteado preguntas al gobierno alemán en al menos cuarenta ocasiones sobre la cuestión de la exportación de armas y la situación de los derechos humanos en Bahrein. Después de las protestas pro-democracia del país en 2011, la primera pregunta parlamentaria alemana fue presentada por el diputado Sevim Dag˘delen el 7 de marzo de 2011 desde La Izquierda. La pregunta se refería a la exportación de equipo policial y tecnología de la información a Bahrein y otros Estados del Golfo, así como a países como Libia y el Yemen. La pregunta también planteaba cuestiones de capacitación y asistencia técnica, que se ha prestado a las fuerzas de seguridad con asociaciones conocidas para la supresión de protestas a menudo violentas.

Ese mismo año Arabia Saudita envió fuerzas de seguridad en apoyo al gobierno de Bahrein, un gobierno acusado de ordenar ataques violentos contra manifestantes pacíficos. El 21 de marzo de 2011, la diputada Inge Höger, también de la izquierda, expresó su preocupación por las relaciones del gobierno federal con Arabia Saudí. El 4 de abril de 2011, el diputado Jan van Aken cuestionó por qué el gobierno alemán no detuvo la exportación de armas a Arabia Saudita a pesar de la participación saudí en Bahrein.

La base de datos de preguntas parlamentarias del Bundestag Alemán muestra que entre 2011 y 2012 los diputados presentaron preguntas en relación con los siguientes temas:

  • Si el Gobierno consideraba apropiada su actual política de exportación de armas, en particular a la luz de la sangrienta supresión de las protestas en favor de la democracia y el deterioro de la situación de los derechos humanos en Bahrein.
  • Los tipos de armas que se exportan a Bahrein y a los países antes mencionados.
  • La forma en que el Gobierno Federal evaluó la situación de los derechos humanos en Bahrein.

El 4 de junio de 2014, la izquierda presentó una serie de preguntas sobre el comportamiento contradictorio del gobierno. Se preguntaban por qué el gobierno decidió mostrar apoyo a la oposición en Siria y no en Bahrein. En Bahrein la población mayoritariamente chiíta está en gran medida subyugada por la familia suní al-Khalifa y sus partidarios, pero el gobierno ha guardado silencio y el régimen de Bharani sigue sin ser cuestionado. Sin embargo, en el marco del Fondo Fiduciario para la Recuperación de Siria, el Gobierno alemán prestó apoyo a la oposición siria ayudando a crear estructuras administrativas en las zonas bajo su control. Además, mediante sus contribuciones al Grupo Internacional de Amigos del Pueblo Sirio, se han asignado nuevos fondos a las fuerzas de oposición sirias.

Además, el 22 de agosto de 2014, el diputado Omid Nouripour de Los Verdes expresó su preocupación por el hecho de que el equipo de vigilancia y monitoreo vendido por la empresa germano-británica Gamma/FinFisher, estaba siendo utilizado por el gobierno de Bharani contra individuos de la oposición política.

Desde 2015, las preguntas del Parlamento alemán se han relacionado con los siguientes temas:

  • Las medidas que el gobierno ha tomado para apoyar la prohibición de que los ciudadanos alemanes viajen a Bahrein.
  • La intervención de Arabia Saudita tanto en Bahrein como en la guerra del Yemen, y si esto era de interés para la política de seguridad alemana.
  • El valor de las exportaciones de armas a Bahrein y otros estados del Golfo.

El 10 de febrero de 2017, la diputada Inge Höger planteó preguntas detalladas sobre la pena de muerte en Bahrein. La diputada preguntó cómo el gobierno alemán intentaría evitar la ejecución de Mohamed Ramadhan Issa, Hussain Ali Moosa y Maher Abbas Khamis. El gobierno respondió que la posición de Alemania es clara: “la pena de muerte es una forma inhumana de castigo que rechazamos en todas las circunstancias”. Se ha pedido al gobierno de Bahrein que se abstenga de realizar más ejecuciones“. Sin embargo, el Gobierno de Bahrein no ha detenido el proceso de ejecución, ni su persecución de los defensores de los derechos humanos.

En cuanto a la situación actual de los derechos humanos y el estado de derecho en Bahrein, el año pasado, el 9 de agosto de 2019, el diputado Omid Nouripour cuestionó al gobierno alemán en relación con la ejecución de dos prisioneros bahreiníes. Tres días después, el gobierno respondió afirmando que el gobierno federal continuará trabajando por los derechos humanos y el estado de derecho en Bahrein, tanto a nivel bilateral como multilateral, uniendo fuerzas con los socios de la UE para plantear el caso de la abolición de la pena de muerte con el gobierno de Bahrein. Sin embargo, desde entonces, el Bundestag parece desinteresado, ya que se han dejado de plantear al Gobierno nuevas preguntas sobre los derechos humanos, el estado de derecho, la democracia y la pena de muerte.