ADHRB celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos destacando el deterioro de los derechos humanos durante la COVID-19

El día 10 de diciembre, celebraremos el Día Internacional de los Derechos Humanos conmemorando el día en el que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948. Este año, el Día Internacional de los Derechos Humanos se centrará en la pandemia de COVID-19 y en “la necesidad de reconstruir mejor asegurando que los Derechos Humanos sean fundamentales para los esfuerzos de recuperación”.

En Bahrein, la situación de los derechos humanos ha continuado empeorando. Los Defensores de los Derechos Humanos siguen siendo un blanco de ataque del Estado. Entre estos se encuentran Abdulhadi Al-Khawaja y Naji Fateel, quienes cumplen largas condenas en cárceles donde sigue prevaleciendo la tortura y los malos tratos.

De hecho, las cárceles de Bahrein siguen estando superpobladas e insalubres, y los presos políticos son sometidos sistemáticamente a negligencia médica, en violación de las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos, también conocidas como las Reglas de Mandela. A los presos políticos y los defensores de los derechos humanos se les niega de forma sistemática y punitiva la atención médica necesaria para tratar sus enfermedades crónicas, una práctica que ha sido condenada por cuatro Relatores Especiales de las Naciones Unidas en septiembre de 2019 y ocho Relatores Especiales de las Naciones Unidas en noviembre de 2019.

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha puesto de relieve la mayor vulnerabilidad de las poblaciones penitenciarias en medio del brote de la pandemia COVID-19. En tales circunstancias, el descuido médico sistemático está poniendo en mayor riesgo la vida de los presos políticos ancianos, muchos de los cuales sufren de condiciones de salud subyacentes. Hassan Mushaima, un líder de la oposición de 72 años de edad que está en remisión del cáncer y sufre de múltiples problemas de salud crónicos, incluida la diabetes, ha visto su salud deteriorarse significativamente en las últimas semanas como resultado de la negligencia sostenida de su salud.

Ocho meses después del brote de COVID-19, los reclusos de la prisión de Jau no han recibido equipo de protección personal (PPE) ni productos desinfectantes, mientras que el grave hacinamiento impide la promulgación de políticas de distanciamiento social y ha demostrado que fomenta la propagación de la sarna, una enfermedad cutánea contagiosa que se ha enconado en Jau durante varios meses. En abril de 2020, 19 grupos de derechos, entre ellos Human Rights Watch y Amnistía Internacional, firmaron una declaración en la que pedían a Bahrein que liberara a los presos políticos con condiciones preexistentes que los hacían vulnerables a COVID-19.

En lo que respecta a este tema, el régimen de Bahrein también ha aprovechado la oportunidad que le ha brindado la pandemia de COVID-19 para estrechar su control sobre el país. Desde marzo, las autoridades han seguido reprimiendo la actividad de los ciudadanos en línea, han perseguido a los principales abogados defensores con procesamientos vejatorios y han introducido legislación que prohíbe las críticas a la política gubernamental. Desde el comienzo de la pandemia se ha detenido arbitrariamente a por lo menos 40 personas. Sólo en noviembre, 18 personas fueron detenidas por comentar la muerte del primer ministro de Bahrein, entre ellas una muchacha de 16 años, un niño de 14 años y el respetado productor de televisión Yasser Nasser. Además, el 3 de noviembre se condenó a más de 50 personas en un juicio masivo empañado por la tortura y las violaciones de las garantías procesales.

En abril de 2020, el Comité para la Protección de los Periodistas informó de que el ex periodista de Al-Wasat -el último periódico independiente de Bahrein que fue cerrado por la fuerza en 2017- y el preso político Mahmoud Al-Jaziri fueron puestos en régimen de aislamiento como represalia por una grabación en la que criticaba las insuficientes medidas del gobierno de Bahrein para proteger a los presos del brote de la pandemia COVID-19 en la prisión de Jau.

En este Día Internacional de los Derechos Humanos, Americanos por la Democracia y los Derechos Humanos en Bahrein (ADHRB) desea subrayar la importancia fundamental de los derechos humanos y la obligación que tienen los Estados de respetarlos. Instamos al gobierno de Bahrein a que:

  • Liberar a los presos políticos condenados por ejercer su derecho a la libertad de expresión;
  • Proporcionar a todos los prisioneros el tratamiento médico adecuado y el PPE en medio de la pandemia de COVID-19;
  • Detener los arrestos y condenas a las personas por expresar libremente sus opiniones a través de los medios de comunicación.