Perfil en persecución: Hasan Radhi AlBaqali

Hasan Radhi AlBaqali es un joven de 28 años que trabajaba como personal de seguridad en una empresa privada. Fue detenido por las autoridades omaníes el 22 de febrero de 2016 en el aeropuerto de Mascate (Omán), basándose en las denuncias de Bahréin, a través de INTERPOL, de que era un prófugo de la justicia. Durante su detención, fue sometido a tortura y a varias violaciones de derechos humanos. Recientemente, su estado de salud se ha deteriorado y no se le ha proporcionado la atención médica adecuada. Actualmente está recluido en la prisión de Jau.

A finales de 2012, Hasan abandonó Bahréin para exiliarse. Durante su exilio, entre 2012 y 2016, fue condenado por 1) alteración del orden público, 2) disturbios, 3) colocación de objetos parecidos a artefactos explosivos, 4) incendio provocado, 5) posesión y fabricación de materiales combustibles o explosivos, 6) posesión de armas, 7) viaje a Irán para recibir entrenamiento militar y 8) pertenencia a una célula terrorista. En consecuencia, fue condenado in absentia a casi 100 años de prisión. Se cree que la condena de Hasan se debió a su participación pacífica en las protestas prodemocráticas de 2011 en Bahréin.

El 22 de febrero de 2016, los agentes de seguridad del aeropuerto de Mascate (Omán) detuvieron a Hasan basándose en las alegaciones de Bahréin, a través de INTERPOL, de que era un prófugo de la justicia. A continuación lo entregaron a las fuerzas de seguridad bahreiníes, que lo embarcaron en uno de sus aviones privados, lo drogaron con varias inyecciones que lo dejaron inconsciente y lo llevaron de vuelta a Bahréin. En el trayecto le quitaron sus pertenencias personales, como el teléfono, el dinero, el pasaporte y el documento nacional de identidad, y desde entonces no se las han devuelto ni a él ni a su familia. Tras llegar a Bahréin, Hasan fue trasladado al edificio de la Dirección de Investigación Criminal (CID) en Adliya.

Desde la fecha de la detención hasta el día siguiente, 23 de febrero, Hasan estuvo sometido a desaparición forzada hasta las 10 de la noche del 23 de febrero, cuando pudo llamar a su familia, diciéndoles que estaba en el edificio de la CID. La familia recibió esta llamada tras múltiples intentos de contactar con él a través de la embajada de Omán y de varias organizaciones de derechos humanos.

Hasan fue interrogado durante 15 días entre el CID y el edificio 15 de la prisión de Jau, donde fue torturado por agentes de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y del CID para que diera una confesión falsa. Lo golpearon en la cabeza, el cuello y el estómago, le aplicaron descargas eléctricas en los testículos, lo metieron desnudo en una cámara frigorífica y lo sumergieron en agua fría, lo privaron del sueño y lo amenazaron con quitarle la vida a el y a su esposa. Como resultado, confesó los cargos que se le atribuían. Durante este periodo, el abogado de Hasan no pudo asistir a los interrogatorios y Hasan no pudo reunirse con sus padres. Sólo pudo llamarlos cuatro veces durante todo este periodo, en las que la duración de cada llamada fue inferior a un minuto.

A Hasan se le impidió asistir a su juicio, y fue llevado al tribunal una vez, pero se le obligó a permanecer en el vehículo de la policía con el pretexto de que no había suficientes agentes de policía presentes para vigilarlo dentro de la sala. En consecuencia, fue condenado en noviembre de 2016 por intentar matar a un policía, aunque se encontraba fuera de Bahréin cuando ocurrió este incidente. Por ello, fue condenado a 7 años más de prisión. Hasan apeló su sentencia y, el 2 de febrero de 2017, el Tribunal de Apelación redujo su condena de siete a cinco años. El 15 de mayo de 2018, en un juicio masivo injusto en el que participaron 138 personas, el Cuarto Tribunal Penal Superior de Bahréin condenó a Hasan por: 1) adiestramiento para el uso de armas de fuego y artefactos explosivos con fines terroristas, 2) posesión de armas de fuego sin licencia y utilización de las mismas con fines contrarios a la seguridad y al orden público con fines terroristas, y 3) el cargo de adhesión a un grupo terrorista, las Brigadas Zulfiqar, cuyo propósito viola las disposiciones de la constitución. En consecuencia, fue condenado a otros 7 años de prisión, además de la revocación de su nacionalidad.

En noviembre de 2016, tras la emisión de la sentencia de siete años en su contra, Hasan fue sometido a una segunda y más severa ronda de torturas. Le golpearon en la cabeza, el estómago y la cintura, y le aplicaron repetidas descargas eléctricas en los testículos. Esta tortura provocó un grave deterioro de la salud de Hasan. Sufrió pérdida de concentración debido a los frecuentes golpes en la cabeza, lesiones graves en los testículos, ya que empezó a orinar sangre, y dolor abdominal crónico.

En ese momento, la Fiscalía ordenó que se le examinara en el hospital de Salmaniya. La decisión puede haber estado motivada por el hecho de que la hermana de Hasan presentó denuncias tanto en la Oficina del Defensor del Pueblo como en la Unidad de Investigaciones Especiales. En un examen realizado en el hospital el 19 de noviembre de 2016 se comprobó que había sufrido un “traumatismo testicular”, con una inflamación edematosa del testículo izquierdo y del epidídimo de más de un tercio del tamaño normal. Se le retiró del hospital y se le devolvió a la cárcel antes de que pudiera completar un tratamiento adecuado, y a la familia no se le ha dado acceso completo a su historial hospitalario. El PPO insiste en que los historiales médicos deben permanecer bajo su custodia y que si la familia quiere cualquier información médica debe buscarla a través de la fiscalía. A lo largo de esta segunda ronda de interrogatorios, a Hasan también se le negó el acceso a un abogado, no se le permitió recibir visitas de su familia y sus llamadas telefónicas a la familia se limitaron a un solo minuto.

Recientemente, la salud de Hasan se ha ido deteriorando, ya que las lesiones sufridas por la tortura no fueron tratadas adecuadamente. Veía sangre en la orina y las heces y sentía fuertes dolores en el estómago, los riñones y la vejiga. En vista de ello, a principios de enero se le llevó a una cita en el Hospital Militar y se le hizo la prueba PCR antes de una operación de varices en los testículos que estaba prevista para la tercera semana de enero de 2021. Sin embargo, en lugar de ser devuelto al edificio 14 y colocado en aislamiento, fue llevado a confinamiento solitario en el edificio de aislamiento, el edificio 15 de la prisión de Jau. No se le informó de los pasos a seguir antes de la intervención quirúrgica, dejándole sin conocimiento de su situación.

Además, no se le dio ninguna medicación para aliviar el dolor que sentía. Por último, dentro de la celda cerrada, no podía distinguir el día de la noche y, por tanto, no podía rezar. Estas condiciones tuvieron un efecto psicológico en Hasan, ya que el dolor, junto con el aislamiento y la falta de conocimiento sobre su destino, lo llevaron al punto de la histeria. Además, desde su traslado se le prohibió ponerse en contacto con su familia, lo que le convirtió en un desaparecido forzoso. Sólo pudo llamarlos el 16 de enero, tras iniciar una huelga de hambre para presionar a las autoridades para que le concedieran el derecho a llamar. En esa llamada, les explicó lo ocurrido en las últimas dos semanas y les pidió que se pusieran en contacto con los organismos gubernamentales para aliviar su sufrimiento.Aunque la familia se puso en contacto con la Oficina del Defensor del Pueblo, debido a que no se les informaba habitualmente sobre su situación médica, no pudieron proporcionar toda la información pertinente.

La detención de Hasan, la confiscación de sus pertenencias, la tortura, el juicio masivo injusto, la negación de tratamiento médico y la desaparición forzada violan tanto la Constitución de Bahréin como las obligaciones internacionales de las que Bahréin es parte: la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT), el Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR). Puesto que Hasan fue detenido por motivos políticos y dado que su condena dependía de confesiones falsas forzadas, podemos concluir que está detenido arbitrariamente por las autoridades bahreiníes.

En consecuencia, Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB) pide a las autoridades bahreiníes que cumplan con sus obligaciones en materia de derechos humanos investigando todas las denuncias de tortura, desaparición forzada y denegación de tratamiento médico adecuado para garantizar la rendición de cuentas. ADHRB también exige que Hasan reciba el tratamiento médico necesario para todas las lesiones y problemas de salud resultantes de la tortura. ADHRB reitera su exigencia de que las autoridades bahreiníes liberen inmediatamente a Hasan, junto con todos los presos políticos que fueron juzgados en base de confesiones obtenidas bajo tortura.