El nuevo jefe de la F1 instado a iniciar una investigación independiente sobre el Gran Premio de Bahréin, ya que los derechos humanos siguen siendo motivo de preocupación

25 de marzo de 2021 – El nuevo director general de la Fórmula 1 (F1), Stefano Domenicali, debe “establecer una comisión de expertos independientes para investigar el impacto en los derechos humanos de las actividades de la F1 en Bahréin” y tomar medidas para compensar a las víctimas, a la luz de los continuos abusos relacionados con el Gran Premio de Bahréin y la creciente preocupación internacional por el “lavado de cara al deporte”, declararon 24 ONG y sindicatos internacionales, entre ellos Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain y el Bahrain Institute for Rights and Democracy (BIRD), Human Rights Watch y la Confederación Sindical Internacional en una carta abierta enviada ayer.

Lea la carta completa aquí

Desde que se canceló el Gran Premio de Bahréin hace una década en medio de la “brutal represión” del gobierno bahreiní contra el movimiento prodemocrático de la Primavera Árabe de 2011, la situación de los derechos humanos en el país “no ha hecho más que empeorar”, mientras que las personas han seguido siendo objeto de ataques por oponerse públicamente a la presencia de la F1 en el país.

La carta destaca una renovada represión gubernamental contra la disidencia en 2021, que vio cómo un niño de 11 años era detenido “por unirse a las protestas contra el Gran Premio de Bahrein de noviembre de 2020”. Las peticiones de una investigación también fueron respaldadas por 61 parlamentarios del Reino Unido en una carta similar enviada la semana pasada por la diputada Layla Moran.

La carta acusa a la dirección de la F1 de no apoyar adecuadamente a las víctimas de abusos contra los derechos humanos relacionados con el Gran Premio, incluyendo a Najah Yusuf, que fue torturado y encarcelado en 2017 después de criticar la carrera en las redes sociales y que el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria ha pedido que sea compensado. Los firmantes también afirman que la F1 no ha cumplido con una política de derechos humanos adoptada en 2015 tras la mediación con grupos de derechos, que compromete a la empresa a “participar en una consulta significativa con las partes interesadas pertinentes en relación con cualquier cuestión planteada como resultado de nuestra diligencia debida, cuando corresponda.”

En consecuencia, la coalición pide a la F1 que establezca una comisión independiente para investigar las violaciones de los derechos humanos relacionadas con la carrera, “con un mecanismo de quejas que permita a las víctimas denunciar los abusos.” Los firmantes también instan a Domenicali a “revisar de forma independiente” la política de derechos humanos de la F1 y a “trabajar activamente para garantizar la reparación” de las víctimas de los abusos históricos.

Husain Abdulla, director ejecutivo de Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB), comentó: “Esta carta histórica de los principales grupos de derechos y sindicatos refleja la creciente preocupación internacional por el papel desempeñado por la F1 en los abusos del “lavado de cara al deporte” en Bahréin y el Golfo Árabe en general. La dirección de la F1 debe poner fin a su complicidad con los abusos de Bahréin y rendir cuentas a las víctimas; el asesinato no resuelto de Salah Abbas en 2012 y la falta de compensación a Najah Yusuf deben ser abordados con urgencia.”

Sayed Ahmed Alwadaei, director del Instituto de Derechos y Democracia de Bahréin (BIRD), comentó: “Después de años de compromiso con la F1 en relación con sus actividades en Bahréin, no deberíamos seguir escuchando relatos espeluznantes de niños encerrados por protestar contra la carrera. Ha quedado claro que la actual política de derechos humanos de la F1 no ha conducido a un cambio real; es hora de que el nuevo director general deje de lavar el deporte y ponga en marcha una investigación independiente”.

Joe Stork, director adjunto de la división de Oriente Medio de Human Rights Watch, comentó “Durante más de una década, la Fórmula 1 ha celebrado carreras en Bahréin con gran fanfarria, pero sus responsables pierden repentinamente la voz cuando se trata del terrible historial de derechos humanos del país. Ya es hora de que la F1 deje de lavar deportivamente al gobierno abusivo de Bahréin”.