Un diputado italiano llama la atención sobre las violaciones de los derechos humanos en Bahréin durante la sesión parlamentaria

El miércoles 14 de abril de 2021, Emilio Carelli, miembro del Parlamento italiano, presentó una pregunta para respuesta escrita al Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional. Su pregunta se centró en la situación de las violaciones de los derechos humanos en Bahrein, incluyendo la preocupación de que “el aumento del uso de la pena de muerte, el uso perpetrado de la tortura contra los detenidos y la persecución de los defensores de los derechos humanos, abogados y activistas, están en aumento y la pandemia de Covid-19 ha contribuido a empeorar las condiciones de detención, poniendo en peligro la salud de los opositores y los presos políticos mantenidos en prisión.”

Este diputado citó las quejas presentadas por la ADHRB a la Embajada de Italia en Manama, señalando el hecho de no haber recibido aún una respuesta de la Embajada. También citó una Resolución urgente de la UE aprobada en marzo de 2021 por una abrumadora mayoría que pedía a los “Estados miembros que plantearan sistemáticamente la cuestión de las violaciones de los derechos humanos en Bahréin.”

La ADHRB da la bienvenida a esta pregunta, y agradece al Sr. Carelli por llamar la atención sobre las continuas violaciones de los derechos humanos en Bahrein. Esperamos leer la respuesta escrita del Ministerio.

El texto completo de la pregunta, traducido del italiano, es el siguiente

Pregunta para respuesta escrita 4-08918

presentada por

CARELLI Emilio

texto de

Miércoles 14 de abril de 2021, sesión nº 486

CARELLI . – Al Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional . – Para saber – siempre que:

Las violaciones de los derechos humanos en Bahrein, incluido el aumento del uso de la pena de muerte, el uso perpetrado de la tortura contra los detenidos y la persecución de los defensores de los derechos humanos, abogados y activistas, están aumentando y la pandemia de Covid-19 ha contribuido a empeorar las condiciones de detención y a poner en peligro la salud de los opositores y de los presos políticos encarcelados;

desde el inicio de las protestas pacíficas prodemocráticas en 2011, el gobierno bahreiní ha intensificado su represión y control sobre la sociedad civil mediante el interrogatorio, la detención y el encarcelamiento de activistas, periodistas, líderes políticos y figuras religiosas;

Human Rights Watch y Amnistía Internacional informaron de que los tribunales han despojado de su ciudadanía a decenas de disidentes, periodistas y abogados como castigo por delitos que incluyen la crítica pacífica al gobierno. En 2017, las autoridades cerraron el único periódico independiente del país y los partidos de la oposición. A los miembros de los partidos de la oposición disueltos se les prohibió participar en las elecciones parlamentarias de noviembre de 2018;

Con el estallido de la pandemia de Covid-19, el régimen bahreiní se ha mostrado incapaz de proteger la salud de los presos, ya que a los presos políticos se les suele negar el tratamiento médico, en contravención de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Detenidos;

en abril de 2020, 19 organizaciones de derechos humanos firmaron una petición oficial para que Bahréin pusiera en libertad a los presos políticos con enfermedades previas que pudieran hacerlos especialmente vulnerables a Covid-19;

el Centro del Golfo para los Derechos Humanos ha publicado un informe en el que analiza las formas en que las instituciones recurren a la tortura contra la sociedad civil en Bahréin, enumerando, entre las más frecuentes: la privación del sueño; la obligación de permanecer de pie; el uso de descargas eléctricas y quemaduras de cigarrillos; las amenazas de violación, los abusos sexuales, el aislamiento forzoso; la exposición a temperaturas muy elevadas; y las humillaciones y otros tratos degradantes;

Las autoridades bahreiníes discriminan a la mayoría chiíta del país en la mayoría de los aspectos de la vida cotidiana. En 2020, el gobierno impuso nuevas restricciones a la participación política de los chiíes y a su derecho a preservar y practicar sus tradiciones religiosas;

ADHRB (Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain) se ha puesto en contacto con la embajada italiana para plantear sus preocupaciones en materia de derechos humanos, pero, por lo que sabe el autor de la pregunta, no ha recibido ningún tipo de respuesta;

por lo que sabe el autor de la pregunta, en varios casos, los activistas, así como las familias y los abogados de los defensores de los derechos humanos en Bahrein, han intentado reunirse con los representantes diplomáticos italianos en Manama, sin ningún éxito;

si se confirmara la falta de cooperación de la Embajada en la protección de los defensores de los derechos humanos en Bahrein, las Directrices europeas sobre la protección de los defensores de los derechos humanos, concretamente el punto n. 10 de las directrices;

el 11 de marzo de 2021, el Parlamento Europeo votó por abrumadora mayoría la adopción de una resolución urgente que “pide la liberación inmediata e incondicional de todos los defensores de los derechos humanos y de los presos de conciencia, detenidos y condenados por haber ejercido simplemente su derecho a la libertad de expresión, e insta a los Estados miembros a plantear sistemáticamente la cuestión de las violaciones de los derechos humanos en Bahrein;”

si el Ministro interrogado es consciente de la dramática situación en Bahrein, de las graves y reiteradas violaciones de los derechos humanos en el país, de las razones por las que la embajada italiana en Manama no responde a las continuas peticiones de la organización ADHRB, y si no considera que está tomando las medidas adecuadas para hacer respetar los derechos humanos en Bahrein en la medida de sus competencias.

(4-08918)