La ONU pide a Bahréin que investigue el ataque violento en la prisión de Jau y libere a los disidentes

30 de abril de 2021 – Un portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha emitido hoy una declaración en la que condena “el uso innecesario y desproporcionado de la fuerza” contra los presos que celebraban una “sentada pacífica” en la prisión de Jau, en Bahréin, el 17 de abril, y pide que se lleve a cabo una “investigación exhaustiva y efectiva”, que los presos actualmente incomunicados puedan llamar a sus abogados y familiares y que se libere a los presos “detenidos por expresar opiniones críticas o disidentes”, según ha declarado hoy el Instituto de Derechos y Democracia de Bahréin.

El comunicado señala que los policías antidisturbios que entraron en la prisión para reprimir la protesta “lanzaron granadas de aturdimiento y golpearon a los detenidos en la cabeza hiriendo a muchos de ellos”. El portavoz continuó diciendo que 33 manifestantes están incomunicados desde que se reprimió la protesta, “en violación del derecho nacional e internacional”. BIRD puede confirmar que se ha denunciado la desaparición de otros 27 reclusos tras haber sido agredidos durante el ataque, lo que significa que al menos 60 reclusos son actualmente objeto de desaparición forzada.

El comunicado añade que la sentada en la prisión se llevó a cabo para protestar contra el deterioro de las condiciones de detención tras la muerte de Abbas Malallah el 6 de abril, quien “murió después de que, según se informa, se le negara el acceso oportuno a la atención médica esencial”. La ONU ha planteado su preocupación por la negligencia médica en las cárceles de Bahréin “durante años”, pero señaló que “se ha convertido en un problema crónico durante la pandemia de COVID-19”.

El 29 de abril, 10 parlamentarios británicos escribieron una carta urgente al ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, en la que destacaban las desapariciones forzadas en la prisión de Jau y acusaban al gobierno británico de “negociar con las vidas de los reclusos promoviendo una narrativa falsa difundida por Bahréin”, basada en “garantías sin fundamento de organismos bahreiníes desacreditados”. Los organismos de supervisión de los derechos humanos de Bahréin, respaldados por el Reino Unido y cuya independencia ha sido cuestionada por el Comité contra la Tortura de la ONU, han negado cualquier infracción por parte de las autoridades de la prisión de Jau.

Ese mismo día, más de una docena de familias acudieron a la embajada de Estados Unidos en Manama y al residente de la ONU Mohamed Zarkani para entregarles cartas en las que les instaban a “tomar medidas inmediatas para averiguar el bienestar y el paradero de [sus] hijos y familiares”.

Los firmantes expresaron su decepción por la falta de acción del presidente Joe Biden en materia de derechos humanos en Bahréin, afirmando que aunque la administración prometió “situar los derechos humanos en el centro de la política exterior en Oriente Medio”, de hecho “el alcance de la represión en Bahréin no ha hecho más que intensificarse en los últimos meses, sin que haya pruebas de que ni su embajada ni la Casa Blanca hayan tomado medidas para frenar los abusos de sus aliados bahreiníes”.

Husain Abdulla, director ejecutivo del Instituto de Bahréin para los Derechos y la Democracia, declaró “Ante la creciente presión internacional, es evidente que Bahréin está sometiendo a los reclusos a desapariciones forzadas por temor a que saquen a la luz los horribles abusos que sufrieron. En lugar de intentar ocultar sus fallos, Bahréin debe permitir que estos reclusos llamen a sus familias y poner en marcha una investigación sobre las torturas que sufrieron.”

Sayed Ahmed Alwadaei, director del Instituto de Derechos y Democracia de Bahréin, declaró “El organismo de derechos humanos más importante del mundo ha pedido ahora a Bahréin que revele inmediatamente la suerte de los reclusos agredidos, mientras que los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido han guardado silencio. Los derechos humanos nunca deben estar subordinados a la geopolítica; este silencio sólo envalentonará a Bahréin para que continúe con sus descaradas violaciones del derecho internacional.