Informe sobre las venta de armas españolas a la región del Golfo

España ha demostrado constantemente su fuerte interés económico en el Oriente Medio, especialmente en lo que se refiere a sus ventas de armas a los Estados del Golfo. Según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI), España fue el séptimo mayor exportador de armas durante el periodo 2015-2019, con Australia, Singapur y Arabia Saudita como sus tres principales clientes. La industria militar-industrial española tiene una facturación anual de aproximadamente 6.000 millones de euros, y está previsto que esta cantidad aumente en los próximos años. Durante el periodo 2014-2018, hubo un aumento del 7.8% en la industria española de exportación de armas, debido a un crecimiento del 87% en las exportaciones de armas a la región del Oriente Medio.

Aunque España es un Estado parte del Tratado de Comercio de Armas de la ONU, la Ley de Comercio de Armas española establece que no se exportarán armas cuando existan motivos razonables para creer que los materiales de defensa pueden ser utilizados en acciones que; perturben la paz, la estabilidad o la seguridad; o puedan ser utilizados de forma contraria a la dignidad inherente a la persona humana con fines de represión interna o en situaciones de violación de los derechos humanos.

España proporciona licencias de exportación y vende armas a casi todos los países que participan en conflictos armados que no respetan las normas internacionales de derechos humanos. Entre estas naciones se encuentran Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin, así como Egipto, Pakistán, Libia, Turquía e Israel.

Desde que comenzó la guerra de Yemen en 2015, se estima que han muerto 100.000 personas como resultado del conflicto, y millones de ellas corren ahora el riesgo de sufrir hambruna. Mientras tanto, España ha ganado 1.700 millones de euros con las exportaciones de armas a los miembros de la coalición liderada por Arabia Saudita, y se ha convertido en el cuarto y quinto exportador de armas a Arabia Saudita y a los Emiratos Árabes Unidos respectivamente.

Arabia Saudita y la guerra en Yemen

Las exportaciones españolas a Arabia Saudita al inicio de la guerra del Yemen en 2015 alcanzaron los 546 millones de euros. Esto incluía armas pequeñas, municiones, bombas, torpedos, cohetes, misiles, sistemas de dirección de incendios y dos aviones de reabastecimiento en vuelo, siendo elementos que se convirtieron en herramientas esenciales en la campaña de bombardeo a Yemen. Aunque las exportaciones se redujeron ligeramente en 2016 a 116,2 millones de euros, el material de defensa exportado incluía granadas de mortero, munición de artillería y munición de calibre medio. Según informes gubernamentales, todas las licencias relativas a la munición iban acompañadas de certificados de destino final con cláusulas estrictas contra su uso fuera del territorio de Arabia Saudita. No obstante, los Servicios de Investigación sobre Armamento identificaron un lanzacohetes C90-CR español adquirido por Arabia Saudita en territorio yemení. A pesar de este incidente, las exportaciones españolas a Arabia Saudita en munición se triplicaron en 2017, pasando de 34,7 millones de euros en 2016 a 90,1 millones de euros en 2017.

El siguiente gráfico muestra las exportaciones de armas de España a Arabia Saudita. Refleja el aumento de las exportaciones de armas tras el inicio de la guerra del Yemen y el aumento de las exportaciones en 2017, a pesar de que en 2016 se encontró en territorio yemení un lanzacohetes C90-CR español comprado por Arabia Saudita.

En 2018, Arabia Saudita firmó un acuerdo con la empresa española de armamento Navantia para la venta de cinco corbetas, pequeños buques de guerra navales. Según el Centre Delàs, “hay una alta probabilidad de que las corbetas se utilicen para llevar a cabo un bloqueo naval”. El hecho de que el gobierno aprobará dicha venta cuando había razones evidentes para creer que dichas corbetas podían ser utilizadas en acciones que contribuyeran a la muerte de miles de civiles, convierte al gobierno español en cómplice y responsable. 

Además, en 2018, España experimentó un cambio de gobierno: pasó de  conservador a socialista. En este contexto, tras una protesta internacional por un ataque aéreo en un autobús escolar en Yemen que mató a 40 niños, el gobierno español anunció que cancelaría la venta de 400 bombas guiadas por láser a Arabia Saudita. Aunque al principio esta medida parecía positiva, semanas más tarde el gobierno español la revocó, alegando la necesidad de “cumplir un contrato”. Amnistía Internacional criticó esta decisión alegando que las bombas guiadas por láser que España planeaba vender a Arabia Saudita ya habían sido usadas en Yemen con anterioridad. Esta munición impactó en hoteles, hospitales, pozos de agua, edificios residenciales, fábricas y el autobús escolar, causando numerosas víctimas civiles y, por tanto, constituyendo crímenes de guerra. Con su decisión, el Gobierno español ha incumplido de nuevo  la Ley de Comercio de Armas de España, en la que se especifíca que no está permitido exportar armas que puedan contribuir a la violación de los derechos humanos.

Sin embargo, en el primer semestre de 2019, España siguió vendiendo 23,5 millones de euros en exportaciones de defensa a Arabia Saudí. Sin embargo, el gobierno todavía no ha publicado datos sobre las exportaciones de armas durante el segundo semestre de 2019, por lo que las exportaciones realizadas a Arabia Saudí podrían ser en realidad mucho más elevadas. El gobierno tampoco ha publicado datos sobre las exportaciones de armas durante el segundo semestre de 2018.

Los Emiratos Árabes Unidos y la guerra en Yemen

Los Emiratos Árabes Unidos y España han disfrutado de una estrecha relación comercial con respecto a la importación y exportación de armas militares y lo que se ve en el suministro de armas a los Emiratos Árabes Unidos durante la guerra del Yemen. Esto se debe al hecho de que España sigue siendo el quinto mayor proveedor de armas a los Emiratos Árabes Unidos. Este armamento consiste principalmente en aviones cisterna/de transporte A-330, que fueron entregados en 2013 por las instalaciones españolas de Airbus por un valor de 730 millones de euros. Los Emiratos Árabes Unidos pueden entonces reabastecer de combustible a los aviones de combate Mirage y F-16 en vuelo, que son aviones de uso común en la guerra del Yemen. En los primeros 6 meses de 2019, hay pruebas claras de que España vendió a los EAU material de defensa por valor de 94 millones de euros. Este material incluía aviones, municiones y equipos electrónicos que se emplearon en los bombardeos de los EAU durante la guerra del Yemen.

Amnistía Internacional informa de que “Entre 2015 y 2017 el Gobierno español autorizó 40 licencias de exportación de material de defensa a los Emiratos Árabes Unidos por valor de 102,4 millones de euros, y realizó exportaciones de armas por valor de 83,6 millones de euros”.  En 2018, el Gobierno también autorizó otras 10 licencias de exportación de material de defensa por valor de 239 millones de euros. En total, los Emiratos pagaron 3 millones de euros en municiones y 236 millones de euros “en aviones, incluidos cinco aviones de transporte militar” “Las exportaciones (867.623 euros), fueron de material de la categoría de aviones para las Fuerzas Armadas”.

El siguiente gráfico muestra la evolución de las exportaciones españolas de armas a los EAU. Además, ofrece una comparación entre las exportaciones de armas españolas a Arabia Saudí y las realizadas a los EAU. Mientras que el principal exportador de España en la región del Golfo sigue siendo Arabia Saudí, los EAU se sitúan en segundo lugar con muy poca diferencia. 

Según la coalición de ONG Armas bajo Control (Amnistía Internacional, Greenpeace, FundiPau y Oxfam Intermón), hay pruebas sólidas que vinculan la compra de armas de los Emiratos Árabes Unidos y de Arabia Saudita con docenas de ataques ilegítimos en Yemen. De hecho, se informó de que “las tropas de los Emiratos Árabes Unidos y las milicias respaldadas por los Emiratos que operan en el sur del Yemen llevaron a cabo desapariciones forzadas y torturas”. Esto demuestra que las autoridades saudíes y emiratíes cometen y agravan claras violaciones de los derechos humanos internacionales y del derecho internacional humanitario, y que España facilita en parte estas travesías mediante la venta de armas a estos países beligerantes.

Bahrein la Primavera Árabe y la Guerra del Yemen

España y Bahrein han disfrutado de una fructífera relación comercial en lo que se refiere a la venta de armas. Durante muchos años, Bahrein ha dependido de las ventas de armas de su socio comercial y España ha proporcionado las licencias apropiadas para hacerlo. Sin embargo, España carece de un escrutinio oficial sobre la forma en que estas armas se emplean realmente, incluyendo si han sido utilizadas por Bahrein para violar los derechos humanos. Aunque no se ha informado de ninguna exportación de armas a Bahrein desde 2017, en los dos últimos años el Gobierno español ha autorizado nuevas exportaciones de armas al país. En 2019, las licencias de exportación de España tenían un valor de 14.520 euros y en 2018 de 812.181 euros.

Durante la Primavera Árabe, Bahrein siguió siendo parte en muchos acuerdos de comercio de armas con diferentes países, incluida España. En 2011, España vendió a Bahrein armas por valor de 6,3 millones de euros. En 2012, esta cantidad aumentó a 21,1 millones de euros. Esto refleja cómo España no sólo continuó, sino que aumentó sus exportaciones de armas y material de defensa a Bahrein después de que el país reprimiera violentamente las protestas pacíficas en favor de la democracia en 2011. El gobierno español debería haber sido consciente de que estas armas estaban siendo utilizadas contra manifestantes pacíficos que se alzaban para proteger sus derechos humanos. Su decisión de no actuar contra la exportación de sus armas hace que España sea cómplice de la brutal represión de las autoridades bahreiníes contra los manifestantes pacíficos.

El siguiente gráfico refleja el mencionado aumento de las exportaciones de armas españolas a Bahrein tras las protestas pro democracia de 2011.

En lo que respecta a la participación de Bahrein en la guerra del Yemen y la contribución de España mediante la venta de armas, como puede verse en el gráfico, las exportaciones a Bahrein disminuyeron en 2015, ya que sólo se exportaron 3,2 millones de euros a Bahrein en 2015. En 2016 se produjo un aumento de las exportaciones a Bahrein, las armas que se exportaron en la categoría de vehículos terrestres (19 millones de euros), entre las que se incluían 14 morteros integrados en vehículos militares valorados en casi 13 millones de euros. En 2017, España vendió armas por valor de más de 361 millones de euros a países que participan activamente en la coalición internacional encabezada por Arabia Saudita involucrada en la guerra del Yemen. Concretamente en esta venta, España exportó 270,2 millones de euros a Arabia Saudita; estas armas se distribuyeron después a países como Bahrein. Esto incluía un avión de transporte, piezas de aviones, aviones teledirigidos, plataformas de mortero, granadas de mortero, munición de artillería, equipo de detección y cámaras de infrarrojos. Bahrein recibió en total armas por valor de 33.550 euros para participar en la guerra del Yemen.

Es preocupante que España venda armas pequeñas, municiones y vehículos terrestres a las Fuerzas Armadas de Bahrein, debido al riesgo de que se utilicen para exacerbar la guerra en el Yemen. En 2017, las ONG de la campaña Armas bajo control (Amnistía Internacional, Greenpeace, FundiPau y Oxfam Intermón) denunciaron la venta de armas españolas a Bahrein (entre otros países) a pesar del “riesgo de su uso en la represión de la disidencia y el conflicto en el Yemen”. Esto se debe a que había pruebas claras de que muchas de esas armas de fuego se estaban utilizando contra los ciudadanos de Bahrein para exigir pacíficamente la democracia en su país. Además, se identificó en territorio yemení una granada Alhambra española comprada por Bahrein, lo que prueba todavía más la participación de armas españolas en dicha guerra.

Según el artículo 8 de la Ley de Control del Comercio Exterior de Material de Defensa y Bienes de Doble Uso de 2007, en España no se deben vender armas si se trata de artículos de doble uso que puedan ser utilizados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad mundial o regional, o que puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes. En este caso, Arabia Saudita está utilizando esas ventas para liderar una coalición internacional que está bombardeando Yemen. Por ello, las armas que España está suministrando pueden servir para perturbar la paz regional, exacerbar conflictos latentes y pueden ser utilizadas contra el respeto y la dignidad inherente del ser humano todo lo que vaya en contra de la ley establecida en España. Las exportaciones a Arabia Saudita y a los Emiratos Árabes Unidos mencionadas anteriormente tendrían que considerarse ilegales si nos atenemos a la legislación española y europea sobre el comercio de armas, dada la inestabilidad en la región del Oriente Medio creada por estos países, y su pertenencia a la coalición que actúa militarmente en Yemen

Los informes muestran que las leyes establecidas por el gobierno español para regular las condiciones de la venta de armas no se están aplicando. Se ha identificado que el lanzacohetes C90-CR, comprado por Arabia Saudita, o las granadas Alhambra, compradas por Bahrein, se emplean en territorio yemení. Por lo tanto, esto demuestra una vez más que las armas españolas están contribuyendo a las violaciones de los derechos humanos y a los crímenes de guerra. Sin embargo, el Gobierno español sostuvo que no tenía conocimiento del desvío de armas a los rebeldes en Yemen. Ello a pesar de los informes generalizados presentados por una coalición de ONG en el sentido de que se habían producido daños humanitarios generalizados por las mismas armas que se habían transferido en esos tratos. Acciones como estas socavan los compromisos del gobierno español en el Tratado de Armas de la ONU.

En conclusión, España mantiene fuertes relaciones económicas con países como Bahrein, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Se sabe que estos países utilizan las armas importadas de España en la guerra del Yemen, donde son responsables de perpetrar graves violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. Las exportaciones de armas militares de España a estas naciones beligerantes se utilizan sin duda para la ejecución de estas violaciones, más que para la protección de civiles. A pesar de que el Gobierno español declaró que no tenía conocimiento del uso maligno de estas armas, es evidente que está más interesado en el beneficio económico de estos negocios de armas que en los daños incalculables que se han perpetrado contra civiles inocentes.